¿Que Significa “Merkaba”?

La palabra Mer-Ka-Ba esta compuesta de tres palabras: Mer, Ka y Ba. Que provienen del antiguo Egipto. Existen diversas formas de pronunciación de Mer-Ka-Ba tales como Merkabah, Merkava, y Merkavah.

Mer se refiere a un tipo específico de luz que era comprendido en Egipto, durante la 18a Dinastía que siguió a la reorientación de la religión hacia la adoración de un Dios de toda la creación. “Mer” era visto como dos campos contra rotatorios de luz girando en el mismo espacio. Estos campos son generados cuando una persona realiza unos patrones de respiración específicos.

Ka se refiere al espíritu individual de una persona.

Ba se refiere a la interpretación del espíritu de su realidad particular. En la realidad humana Ba se define generalmente como el cuerpo o la realidad fisica. En otras realidades en donde los espíritus no tienen cuerpos, Ba se refiere a sus conceptos o a su interpretación de la realidad en el reino en donde ellos existen.

Mer-Ka-Ba es un campo contra rotatorio de luz cristalina, generado por el movimiento de formas de la geometría sagrada especificas, que afecta simultáneamente a nuestro espíritu y a nuestro cuerpo, alineando la mente, el cuerpo y el corazón. Es un campo de luz o vehiculo de luz o vehiculo de ascensión (como prefiera llamarlo), que puede ayudar a la mente, al cuerpo y al espíritu, a acceder y a experimentar otros planos de realidad o potenciales de vida. Mer-Ka-Ba nos permite experimentar la conciencia expandida, nos conecta con potenciales elevados de conciencia, y restaura el acceso y la memoria hacia las posibilidades infinitas de nuestro ser. Estos campos de energía giran normalmente alrededor de nuestros cuerpos a una velocidad cercana a la de la luz, pero en la mayoría de nosotros se han vuelto mas lentos o han dejado de girar completamente, debido a una falta de atención y de uso. Mer-Ka-Ba completamente activado se ve como la estructura de una galaxia o de un OVNI .

Cuando la meditación Mer-Ka-Ba se realiza correctamente, se integra fluidamente los aspectos femeninos (intuitivos, receptivos) y los masculinos (activos, dinámicos) de nuestra mente y espíritu.

Cuando aprendas sobre Mer-Ka-Ba, no solo comprenderás intelectualmente los campos geométricos, sino que los experimentaras personalmente y los sentirás tangiblemente alrededor de tu cuerpo. Estos campos de energía geométricos alrededor de nuestros cuerpos, pueden ser puestos en marcha de una forma particular, que esta conectada con nuestra respiración.  Activar el Mer-Ka-Ba, dará como resultado un contacto mas profundo con tu Ser Superior y fortalecerá cada aspecto de tu vida. Lo más importante, es que vas a experimentar y a recordar tu conexión intima con Dios.

Los  ejercicios vivenciales de la meditación Merkaba, tienen dos objetivos básicos:

Abrir el corazón: El amor universal es requisito fundamental para activar el cuerpo de luz Merkaba.

¿Quien no se ha sentido emocionado viendo un atardecer? ¿ quien no ha disfrutado viendo las estrellas o siguiendo las nubes? ¿Quien no se ha divertido con alguna mascota? ¿Quien no se ha conmovido con los logros de sus hijos, su familia, sus amigos? ¿Quien no ha vivido con asombro algún milagro?

Abrir el corazón es regresar a ser niño, es justamente eso rememorar los sentimientos mas hermosos que nos reconcilian con Dios, con la vida. Es absolutamente imprescindible sanar y equilibrar el cuerpo emocional para que participe activamente en este proceso, el no hacerlo daría un resultado contraproducente

Contacto con el Yo Superior: El Yo Superior es la parte sabia que todos tenemos, es decir es el que tiene la perspectiva total de quienes somos.

Generalmente miramos la realidad desde la perspectiva del ego y este se encuentra limitado por los paradigmas. El Yo Superior va mas allá de esas creencias.

El Yo Superior se manifiesta de muchas formas, puede ser a través de presentimientos, de sueños, de coincidencias, de personas, de libros, de animales, de señales etc. El lenguaje del Yo Superior es particular, cada quien tiene su manera de percibirlo. ¿Quien soy yo?, tiene una respuesta.

Como la furia implacable de las olas que rompen en el océano infinito del samsara.

_ Verás, la cosa es así, cuando el pensamiento pasado ya ha pasado y el pensamiento futuro aún no ha surgido, ¿ no hay un intervalo?

– Sí-, reconoció Apa Pant- pues bien, prolongalo, eso es la meditación

“cuando duermo, duermo, cuando como, como”

” Meditar significa darse cuenta interiormente de la imperturbabilidad de la mente”

hui-Neng

Las técnicas son útiles porque son científicas.

Meditación es presenciar. Meditar significa volverse un espectador.

En última instancia, la meditación no es una técnica; la meditación es una comprensión, es conciencia. Pero necesitas técnicas porque esa comprensión final está muy lejos tuyo. En este preciso momento la puedes tener, pero no la vas a tener porque tu mente sigue. Este preciso momento es posible y sin embargo, imposible…

Las técnicas van a tender un puente sobre la brecha; están solamente para tender un puente sobre la brecha.

Entonces, al principio, las técnicas son meditaciones. Al final, vas a reirte: las técnicas no son la meditación. La meditación es una cualidad de ser totalmente distinta…No tiene nada que ver con nada. Pero va a pasar recién al final; no pienses al principio que ya pasó porque sino la brecha no se va a poder unir.

Dejando a un lado las complejidades del condicionamiento, la conciencia espiritual lograda a través de la meditación puede ser observada de manera mucho más simple.

A veces, durante la reflexión profunda, nos cuestionamos quiénes somos. Nuestra mente inquiere la pregunta fundamental de qué es la Conciencia. El entendimiento contemplativo de que poseemos “Conciencia” es un misterio sin resolver para nosotros. Como el físico que examina la base de la materia, la mente despejada contempla la base de la conciencia humana.

Sin embargo, raras veces nos alcanza este pensamiento ya que estamos ocupados viviendo nuestras vidas y sumergidos en la interminable tarea de satisfacer tanto nuestras necesidades físicas y mentales, como las de los demás. Gradualmente somos bloqueados ante la idea de Conciencia, que simplemente damos por supuesta.

La meditación viene a ser como un alivio, un tiempo en que podemos de nuevo hacer contacto con nuestra propia conciencia.. es una oportunidad para penetrar la superficialidad de nuestros procesos mentales cotidianos y profundizar dentro de nuestras mentes, de manera que cuando retornemos a nuestra existencia diaria, le encontremos un nuevo sentido y significado.

En la meditación, la mente ya no es más objetivada o absorbida por el mundo fenomenal; es concentrada en la Conciencia que introduce otra perspectiva para ser considerada por nosotros.

  1. Haciendo una meditación como la dinámica, la kundalini o la whirling. De repente, un día la meditación va a seguir pero vos no vas a estar identificado Meditación: dirigiendo el flujo de Conciencia

Con frecuencia la meditación se entiende como sentarse tranquilamente, contemplar pensamientos o analizar problemas personales. Otros creen que es una práctica para forzar a la mente a no pensar, a no pensar en nada, ofreciendo así una paz asociada con el escape a los problemas cotidianos. Pero ninguna de estas imágenes encaja exactamente con el concepto yóguico de meditación.

En la terminología yóguica, la meditación se denomina “dhayána”, que significa literalmente “el fluir de la mente.” Es un estado de pura concentración en el que la mente fluye sin obstrucciones hacia la Conciencia Cósmica. Al principio el meditador puede concentrarse solamente por algunos segundos, pero con cada esfuerzo aumenta su habilidad para dirigir la energía mental.

Cuando la meditación llega a ser tan profunda que todos los sentimientos de individualidad se consumen en un solo pensamiento de la Conciencia Cósmica, el aspirante logra la total absorción mental, conocida como “Sama’dhi”. En este estado, se siente el éxtasis trascendental de unión con la Conciencia Cósmica.

Los yoguis se refieren a esta bienaventuranza Cósmica como “A’nandam”. Aquí se libera la mente de todas las ataduras y se sumerge en la realización bienaventurada de la Conciencia Universal.

Práctica  regular

Para que la meditación sea efectiva, debe ser practicada regularmente. Entonces, una vez iniciado, se aconseja al aspirante espiritual meditar dos veces diarias, empezando de 15 a 30 minutos cada vez. Las mejores horas para meditar son al amanecer y a la puesta del sol, antes del desayuno y de la cena, cuando las vibraciones naturales conducen a la prácticas espirituales.

La meditación de la mañana ayuda a comenzar el día con una manera correcta de pensar y con la ideación del Infinito. La meditación por la noche ayuda a limpiar la mente de las actividades mundanas del día, enfocándola de nuevo en el Infinito. Mantener una ideación correcta trae una nueva perspectiva; elimina el estrés emocional negativo y la ansiedad, y crea una calma y contentamiento internos.

Beneficios  prácticos

Aunque la meditación sólo puede ser apreciada a través de una experiencia personal directa, los esfuerzos de la ciencia moderna por comprender los estados elevados de meditación están dando resultados útiles. En la investigación de los cambios fisiológicos que ocurren durante las prácticas meditativas, se han encontrado aplicaciones concretas de la meditación.

Por ejemplo, se ha demostrado que su práctica regular baja la presión de la sangre en pacientes con hipertensión definida, a través de la activación del estímulo de una respuesta hipotalámica integrada, conocida como la “respuesta del relajamiento.” Esta actividad de meditación puede también extenderse a períodos del día durante los cuales no se medita.

Otros efectos incluyen: aumento en la distribución de oxígeno, que reduce la producción y acumulación de ácido láctico en los músculos, reduciendo la fatiga muscular; disminución significativa del ritmo cardíaco, considerando que las grabaciones de los electrocardiogramas han demostrado una disminución de ocho latidos por minuto; aumento en la resistencia de la piel; incremento en la capacidad de percepción auditiva y en el desempeño de la percepción motora; cambios drásticos en las grabaciones del EEG (electroencefalo grama) han demostrado que el ritmo  aumenta su amplitud, disminuye en frecuencia, y se extiende a canales interiores del cerebro, lo cual tiene un profundo efecto en el tratamiento positivo de ciertas enfermedades.

“La espiritualidad proporciona a la humanidad un poder tremendo y sutil, con el cual ningún otro poder puede ser comparado. Por lo tanto, con la espiritualidad como base, se debe desarrollar una filosofía racionar para enfrentar los problemas físicos, psicológicos y socio-filosóficos del día.” S Perspectiva histórica

La meditación es una práctica espiritual que ha evolucionado a través de millares de años, siendo conocidas sus primeras raíces en la práctica del Tantra, implantado por primera vez en la India hace 7,000 años por Sadashiva, un gran yogui que vivió en y alrededor de los Himalayas.

Incluso en estos tiempos antiguos el Tantra era una ciencia integral de la vida, abarcando muchos aspectos del desarrollo personal y social. La filosofía no fue limitada a una meditación subjetiva, sino que se extendió a los campos de la literatura, el arte, la danza y la medicina; era un enfoque integral de la existencia.

Con el curso de los años, se formaron muchas ramas y subdivisiones del Tantra. Estas formaron disciplinas más especializadas conocidas como los diferentes tipos de Yoga.

¿Qué es la meditación?

Muchas personas creen, por error, que la meditación es un producto instantáneo; tan solo sentarse y el proceso funciona mágicamente, arrullando al meditador en un mundo sin pensamiento, lleno de bienaventuranza, tranquilidad y luces brillantes. Cuando estas experiencias no ocurren en las primeras semanas de meditación, los nuevos practicantes suponen que están haciendo algo errado o que sus técnicas son defectuosas. Consecuentemente descontinúan la práctica debido a un simple malentendido.

Entonces, ¿qué se debe esperar en las primeras semanas de meditación? “La mente es como un mono loco picado por un escorpión”, dijo el gran yogui Ramakrishna, y todos los que comienzan a meditar e intentan concentrarse, saben que esto es cierto. Especialmente al comienzo, la mente es incontrolable y revoltosa. Al sentarse surgen muchos pensamientos; uno comienza a viajar mentalmente pensando en algo diferente, sonidos y ruidos desde afuera desvían su concentración interna, el cuerpo no quiere permanecer quieto, y al final, uno se levanta pensando que nada ha sucedido.

¡Pero ciertamente ha sucedido! Por medio de la práctica constante, la capacidad para  mantener fija la mente se aumenta. Así como el cuerpo de un atleta en entrenamiento adquiere fortaleza física y resistencia, así también el meditador que se esfuerza, desarrolla fortaleza mental y la capacidad para concentrarse. Es tan solo hasta después de algún tiempo que llega la etapa en que podemos verdaderamente fijar nuestra mente en el objeto de la meditación y mantenerla allí, es hasta entonces que se realiza la meditación verdadera.

Otra experiencia enigmática para algunos es que la mente parece aún más inestable después de comenzar la meditación. Surgen más pensamientos de lo normal y esto es tomado como si el proceso no estuviera siendo llevado a cabo correctamente. Pero es exactamente contrario a la verdad. La función de la meditación es trabajar internamente en la mente, eliminando todas las deformaciones e impresiones que nuestras acciones pasadas han registrado en nuestra mente subconsciente. Es como limpiar la casa: en medio del proceso, podría parecer peor que cuando empezamos, pero perseverando y no rindiéndonos a la mitad del camino, logramos limpiarla. Entonces, a medida que continuamos meditando, la mente se torna más y más clara.

Meditación es el esfuerzo por controlar y desarrollar la mente para realizar nuestra verdadera naturaleza. Es el medio a través del cual podemos desarrollar totalmente nuestro potencial en todos los niveles de la existencia. físico, mental y espiritual.

Las prácticas meditativas del Tantra ayudan sistemáticamente a controlar y dirigir la energía mental.

MEDITACIÓN CON KUNZITA

Siéntate en tu lugar preferido para la meditación. Mantén la espalda recta, y sujeta una piedra de kunzita a la altura del corazón, en el centro del pecho. Al inhalar, llena el corazón de la energía purificadora de la kunzita. Aguanta la respiración, visualizando un rayo rosado que apunte directamente al centro del tercer ojo. Cuando llegue a la frente, exhala y proyecta mentalmente un rayo púrpura y rosado que alcance el corazón. Prosigue con el ejercicio durante un mínimo de once minutos. Sus efectos son extraordinaros. La meditación habrá purificado la mente y canalizado las emociones sumiéndote en un estado de equilibrio y serenidad.

Ajuste  interno

A medida que se hace evidente que la meta fundamental de la realización no es tan fácilmente asequible, es necesario que el aspirante desarrolle un fuerte sentido de devoción y determinación, libre de apegos.

se necesita tiempo para perfeccionar las técnicas y prácticas tendientes a desarrollar el poder de concentración, purificar los niveles de la mente (Kos’as) y armoniosamente ganar control de los centros de energía psíquica (Cha kras).

Estos poderes son perfectamente naturales, no sobrenaturales, y existen en forma potencial en todos. De ahí que no se debe temer si se manifiestan.

Los poderes ocultos no son dañinos en sí, pero sólo pueden ser usados de un modo segu-ro y beneficioso por alguien que ha sobrepasado completamente la posibilidad de degradación y es perfectamente adepto a las ciencias espirituales, esto es, una persona liberada o completamente realizada.

Cuando el aspirante alcanza finalmente el estado de unión sin dualismo con la Conciencia Cósmica, se conoce como auto–realización; a máxima experiencia con el Ser Cósmico. Si la persona permanece para siempre en este estado después de la muerte, se llama liberación. Sin embargo, un ser auto realizado puede renunciar a la liberación para servir a la humanidad, en cuyo caso, después de la muerte, toma un cuerpo humano por medio del proceso de la reencarnación.

Auto análisis

“El enfoque sobre la espiritualidad debe ser psicológico y racional y debe atraer los sentimientos

psíquicos más profundos del género humano.

Por medio de un análisis racional cada uno debe apreciar su relación con Dios y reconocer la

más benevolente bondad de la más amada Entidad. La espiritualidad debe conducir a todos a

esa única Verdad Cósmica de Quien han surgido sus almas y Quien es el destino final de cada

individuo.”

Shrii Shrii Anandamurti

Así el orfebre remueve las impurezas para obtener oro puro, así también un espiritualista debe remover sus cualidades limitantes para alcanzar el estado de Conciencia pura. También en la vida social una persona se puede relacionar con otras de una manera armoniosa sólo si tiene una visión objetiva y libre del dominio de los mezquinos intereses del ego.

Una forma de desarrollar una visión objetiva es por medio del auto-análisis. Al final del día, uno reflexiona honesta y sinceramente sobre sus acciones con el propósito de identificar cualquier falla u omisión. Haciendo esto con regularidad, eventualmente uno se torna más consciente de las tendencias negativas antes de que éstas sean expresadas, y se puedan dar los pasos necesarios para superarlas.

Practicar el auto–análisis de una manera sistemática, como por ejemplo, con la ayuda de un cuadro o planilla (ver a continuación), puede ser también un medio muy efectivo de desarrollar fuerza de voluntad.

Aplicaciones útiles de una planilla:

Nos recuerda los puntos esenciales que normalmente paramos por alto u olvidamos. Nos ayuda a practicar el Yoga regularmente. Fomenta el progreso continuo en contraste con el falso sentimiento de satisfacción que el ego trae a menudo aún después de un esfuerzo mínimo.

Ayuda a mantener todo en perspectiva para que la meta espiritual de la vida no sea olvidada nunca.

Los puntos del 1 al 6 de la siguiente planilla contienen las prácticas básicas del Yoga. El  punto 7 es un ejemplo de puntos personales en donde cada quien podría añadir otros fácilmente. Todas las noches antes de acostarse, o antes del desayuno, se marcan los puntos que se han cumplido ese día con una “V”; se escribe una “T” si se está tratando, y una “X” cuando se considera que se ha fallado.

PLANILLA   DIARIA   DE   AUTO ANÁLISIS

       DÍA           ACTIVIDAD
         1  Medio baño antes de la meditación
         2  Meditación:  mañana  y  noche
         3  A’sanas
         4  Comida sutil
         5  Ética Yoga:  * ver abajo
         6  Puntos personales  (ver abajo, ejemplos)
         7y así sucesivamente  Y así sucesivamente.

Desarrollar una actitud de ayuda y no de crítica,

No perder la calma con los niños,

Limpieza de la casa,

Tratar de inspirar alegría a otro,

Ser más hospitalario y generoso.

La meditación mejora las capacidades cognitivas en cuatro días

La mente es fácilmente modificable con esta técnica, según un estudio

Un equipo de psicólogos norteamericanos ha constatado en un experimento que la técnica de la meditación puede mejorar las capacidades cognitivas, en tan sólo cuatro días de práctica. Más de 60 personas participaron en el experimento, que consistió en meditar durante breves periodos de tiempo. Los tests que se les realizaron a los participantes posteriormente demostraron que éstos habían mejorado de manera significativa sus capacidades de procesamiento visual del espacio, su memoria de trabajo y sus funciones ejecutivas. Los científicos sugieren que estos resultados demuestran que nuestra mente puede ser modificada con facilidad. Por Yaiza Martínez.

Fuente: Everystockphoto.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte (UNCC), Estados Unidos, ha revelado que tan sólo un rato corto de meditación durante pocos días los seres humanos podemos aumentar nuestras capacidades cognitivas.

En investigaciones previas realizadas con tecnología de registro de imágenes de la actividad neuronal se había demostrado ya que la meditación puede producir cambios significativos en áreas del cerebro relacionadas con la concentración

Sin embargo, hasta el momento se creía que, para conseguir estos cambios, se necesitaba un entrenamiento severo en las técnicas meditativas.

Rápido y sencillo

Según publica la UNCC en un comunicado, la presente investigación, realizada por el psicólogo de dicha universidad, Fadel Zeidan, y sus colaboradores, sugiere que la mente puede ser entrenada cognitivamente de forma rápida y sencilla.

Los investigadores analizaron los efectos de una técnica de meditación conocida como “mindfulness”, que consiste en tomar una actitud de atención y conciencia plena, de presencia atenta y reflexiva. La meditación mindfulness consiste, por tanto, en el esfuerzo por centrarse en el momento presente de forma activa y reflexiva.

Los participantes en el estudio practicaron este tipo de meditación durante sólo cuatro días, y durante 20 minutos cada uno de estos días. Tras este periodo de tiempo se constató un significativo aumento en sus habilidades cognitivas clave: los participantes puntuaron mucho más alto en tests de cognición que otras personas de un grupo de control que no había meditado.

Según Zeidan, los resultados de estos tests fueron similares a los documentados en otras investigaciones, en las que los participantes habían estado meditando durante más tiempo.

Zeidan señala que la profunda mejoría cognitiva constatada en los participantes tras sólo cuatro días de entrenamiento en la meditación resultó realmente sorprendente y sugiere que la mente es, de hecho, fácilmente transformable e influenciable, especialmente con esta técnica de concentración.

Artículos relacionados

·         La crisis financiera aumentará la religiosidad

·         La meditación ayuda a contener el avance del SIDA

·         Querer es poder

·         Meditación en las escuelas

Mejora sorprendente

En el experimento realizado participaron 63 estudiantes, 49 de los cuales completaron la investigación.

Los participantes fueron organizados de forma aleatoria y equivalente en dos grupos. Uno de ellos, se dedicó a meditar, mientras que al otro grupo se le pidió que escuchara durante periodos equivalentes de tiempo la lectura de un libro, El Hobbit, de J.R.R. Tolkein.

Según explican los investigadores en un artículo
aparecido en la revista Pub.Med, antes y después de las sesiones de meditación y de lectura, los estudiantes fueron sometidos a una gran cantidad de tests, con los que se evaluaron su estado de ánimo, su fluidez verbal, su procesamiento visual y su memoria de trabajo.

Ambos grupos presentaron resultados similares en estos tests al inicio del experimento, y ambos mejoraron sus resultados en lo que a estado de ánimo se refiere, después de los ejercicios de meditación y de los de lectura.

Sin embargo, el grupo que se dedicó a la meditación puntuó mucho más alto como media que el otro grupo en los tets sobre capacidades cognitivas, y hasta diez veces más alto que dicho grupo en tareas en las que los participantes tenían que procesar información bajo la presión de hacerlo en un tiempo limitado (capacidad de concentración cuando se tiene otra información en la mente).

En las pruebas se demostró, en concreto, que los participantes que habían practicado la meditación durante cuatro días habían mejorado notablemente sus capacidades de procesamiento visual del espacio, su memoria de trabajo y sus funciones ejecutivas (conjunto de habilidades cognitivas que permiten la anticipación y el establecimiento de metas, la formación de planes y programas, el inicio de las actividades y operaciones mentales, la autorregulación de las tareas y la habilidad de llevarlas a cabo eficientemente).

Capacidad de modificar la mente

Zeidan señala que habrá que hacer más estudios en adelante para confirmar los cambios cerebrales a raíz de estos breves periodos de meditación que los tests han indicado.

Aún así, el investigador considera que los resultados obtenidos en el experimento evidencian ya con claridad nuestra capacidad para modificar nuestra propia mente y mejorar nuestra cognición en unos pocos días.

Los participantes practicaron la meditación mindfulness con la ayuda de un entrenador, que les enseñó a relajarse, con los ojos cerrados, y a centrar al mismo tiempo su atención en el movimiento de sus respiraciones. Si algún pensamiento llegaba a los estudiantes durante este proceso, el entrenador les indicó que sólo debían dejarlo pasar, sin concentrarse en él, y luego volver a las sensaciones de la respiración.

Los beneficios inmediatos de la meditación para nuestras habilidades cognitivas han sido también demostrados por científicos de la Universidad Tecnológica de Dalian, en China, que en 2009 publicaron los resultados de una investigación en la que se demostró que otra técnica meditativa, conocida como “integrative body-mind training” (IBMT) puede producir cambios mensurables en la atención y reducir los niveles de estrés, en tan sólo cinco días de práctica, 20 minutos cada día.

En este estudio participaron 86 estudiantes de dicha universidad, y se aplicaron diversas tecnologías (como exploraciones de resonancia magnética funcional del cerebro), que permitieron demostrar que la IBMT potencia las relaciones entre la estructura del sistema nervioso central, la corteza cingulada anterior del cerebro y el sistema nervioso parasimpático, lo que a su vez potencia la conexión mente-cerebro.

Las imágenes tomadas del cerebro de aquéllos que habían practicado la IBMT mostraron diferencias radicales con respecto a otro grupo de participantes que había realizado otras prácticas de relajación.

Yaiza Martínez

El objetivo de la meditación consiste en que el hombre comprenda el aspecto egoico y que la naturaleza inferior sea controlada por ese aspecto. Tal es la meta inmediata para el hombre común. De allí la práctica de la meditación, pues tiende a la abstracción y al despertar las emociones y la mente para adquirir conciencia abstracta.

Alineamiento y vibración.

Recuerdesé que todo es cuestión de materia y vibración, en su mayor parte, el Universo es vibración.

La constitución del hombre, es básicamente triple.

I. La Mónada o Espíritu puro, el Padre en el Cielo.

Este aspecto refleja los tres aspectos de la Deidad:

1. Voluntad o Poder………………….El Padre.

2. Amor-Sabiduría…………………….El Hijo.

3. Inteligencia activa………………….El Espíritu Santo.

II. El Ego, Yo superior o Individualidad.

Potencialmente este aspecto es:

1. Voluntad espiritual…………………………Atma.

2. Intuición…….Budi, Amor-Sabiduría, el principio Crístico.

3. Mente superior o abstracta……………Manas superior.

El ego se refleja en:

III. La Personalidad o yo inferior, el hombre en el plano físico.

Este aspecto es también triple:

1. El cuerpo mental…………………….manas inferior.

2. El cuerpo emocional………………….cuerpo astral.

3. El cuerpo físico………el físico denso y el cuerpo etérico.

El acorde del Ego. Alineamiento micro y macrocósmico.

Cada vida tiende a adquirir una mayor estabilidad, pero rara  vez se encuentra la triple personalidad alineada (sí así se puede decir) con la conciencia causal. Esto ocurre momentáneamente (en caso de elevada aspiración y para fines altruistas) en que lo superior y lo inferior forman una línea recta. Comúnmente, el cuerpo emocional, debido a la violenta vibración y emoción o a alguna inquietud fluctuante, está constantemente fuera de alineamiento. Cuando el cuerpo emocional está momentáneamente alineado, el mental actúa como una obstrucción, impidiendo que la influencia de lo superior descienda a lo inferior, a fin de llegar al cerebro físico. Son necesarias muchas vidas de paciente esfuerzo antes de poder aquietar el cuerpo emocional y construir un cuerpo mental que actúe como filtro y no como impedimento. Después de haber obtenido esto hasta cierto punto, cuando el cuerpo emocional se ha estabilizado y llega a ser un reflector puro y cuando el cuerpo mental actúa como placa sensible, capaz de discernir y explicar inteligentemente la verdad superior, aún entonces son necesarias gran disciplina y muchas vidas de esfuerzo para poder alinearse ambos al mismo tiempo. Una vez conseguido esto, debe adquirirse el control del cerebro físico y su alineamiento final, a fin de que actúe como receptor directo y transmisor de la enseñanza impartida y que refleje fielmente la conciencia superior. Por lo tanto ¿dónde se halla, la correspondencia macrocósmica? ¿Dónde está la analogía en el sistema solar?  El alineamiento Logoico divino se produce cuando existe el alineamiento directo y recíproco con ciertos planetas y con el Sol y durante el proceso de evolución del sistema. Reflexionen sobre esto; pero quiero hacer una advertencia. No traten de formular hipótesis sobre el alineamiento, basándolas en los planetas físicos. La verdad no reside allí. Únicamente tres de los planetas físicos (y los tres en materia etérica) entran en el alineamiento final que señala la adquisición por parte del Logos, de una conciencia logoica cósmica, que constituye Su meta. De esos tres planetas, la Tierra no es uno de ellos, pero Venus ocupa el lugar correspondiente al átomo emocional permanente. El alineamiento puede aún extenderse más allá: en el alineamiento de nuestro sistema solar con el sistema de Sirio subyace una meta aún más remota; es un acontecimiento muy distante, pero encierra el secreto del ciclo mayor.

LA IMPORTANCIA DE LA MEDITACIÓN

1. Establece contacto egoico y alineamiento.

2. Produce un estado de equilibrio.

3. Estabiliza la vibración.

4. Ayuda a transferir la polarización.

Los beneficios principales de la meditación son: tranquilidad de la mente, alivio de tensiones y ansiedades, desarrollo de los poderes mentales, memoria aguda, poder de convicción, autorrealización, y descubrimiento de nuestras potencias y placeres internos. Existen muchas formas de meditar. En el pasado, los yogis se alejaban de la sociedad y se internaban en las montañas para lograr así una mejor meditación. Este distanciamiento nos enseña que en el proceso de meditación no debemos prestar atención a objetos mundanos. Estar saludable hace la vida más feliz. Nadie quiere enfermarse, aunque en verdad somos culpables de muchas de nuestras enfermedades, debido a la falta de cuidado de nuestro cuerpo.

Es mucho mejor dar los siguientes cinco pasos para poner en práctica la ley de la intención y el deseo. Cuando sigamos estos cinco pasos para cumplir nuestros deseos, la intención generará su propio poder.

1) Entremos en el espacio de la conciencia pura. Eso significa ubicarnos en medio de ese espacio silencioso que hay entre los pensamientos, entrar en el silencio – ese nivel de sólo ser que es nuestro estado esencial.

2) Una vez establecidos en ese estado de sólo Ser, liberemos nuestras intenciones y nuestros deseos. Cuando uno está realmente en ese espacio, no hay pensamiento, no hay intención; pero en cuanto sale de él – en esa unión entre el espacio silencioso y un pensamiento – es posible introducir la intención. Si tenemos una serie de metas, escribámoslas y concentremos nuestra intención en ellas antes de entrar en el espacio silencioso. Si deseamos una carrera de éxito, por ejemplo, debemos entrar en el espacio silencioso con esa intención, y así la intención ya estará allí como una tenue llama vacilante en nuestra conciencia. Liberar las intenciones y los deseos en este espacio significa sembrarlos en el suelo fértil de la potencialidad pura y esperar a que florezcan en el momento propicio. No es conveniente desenterrar las semillas de los deseos para ver si están creciendo, o aferrarse rígidamente a la manera como deberán desarrollarse. Lo único que hay que hacer es dejarlas libres.

3) Permanezcamos en el estado de auto-referencia. Esto significa permanecer establecidos en la conciencia de nuestro verdadero yo – nuestro espíritu, nuestra conexión con el campo de la potencialidad pura. También significa no vernos a nosotros mismos a través de los ojos del mundo, o dejarnos influir por las opiniones y las críticas de los demás. Una buena manera de mantener el estado de auto-referencia es no divulgar nuestros deseos; no compartirlos con nadie, a menos que la otra persona tenga exactamente los mismos deseos que nosotros y entre los dos exista una unión fuerte.

4) Renunciemos a nuestro apego al resultado. Esto significa renunciar a nuestro rígido interés por un resultado específico y vivir en la sabiduría de la incertidumbre. Significa disfrutar cada momento de la jornada de la vida, aunque desconozcamos el desenlace.

5) Dejemos que el universo se encargue de los detalles. Nuestras intenciones y nuestros deseos, una vez liberados en el espacio silencioso, tienen un infinito poder organizador. Confiemos en que ese infinito poder organizador de la intención orquestará todos los detalles por nosotros. Recordemos que nuestra verdadera naturaleza es el espíritu puro. Llevemos la conciencia de este espíritu a donde quiera que vayamos, liberemos suavemente nuestros deseos, y el universo manejará los detalles por nosotros.

Consejos Prácticos Para Meditar

1-  El estado mental de la mañana es ideal para meditar. Lo mismo sucede al atardecer. La temperatura ambiental y la energía a esas horas es ideal para sumergirse en el estado de serenidad y contemplación que requiere la meditación. La hora de la meditación debe ser seleccionada con cuidado, debes seleccionar una hora en la que tengas tiempo para hacerlo, recuerda la meditación requiere que estemos tranquilas.

2- Es importante establecer una rutina de meditación. Para esto hay que seleccionar un lugar especial (un sofá, la cama o cualquier otro lugar) y una determinada hora. Se debe meditar siempre a la misma hora y en el mismo lugar. De esa manera estamos aprendiendo a que a esa hora vamos a entrar en un periodo de calma para nosotras mismas. Recuerda el habito hace al monje.
3- Antes de comenzar un periodo de meditación es importante mentalmente decirle a nuestro cuerpo y nuestro ser: calma, olvida el pasado, olvida el presente, olvida el futuro. Esto hace que nos condicionemos para concentrarnos. No es fácil al principio pero con un poquito de practica se logra.

4- Si te sientas para meditar trata de sentarte con la cara al norte o al este. Esta es una practica yoga para beneficiarse de la energía en esas direcciones. Siéntate cómoda en una posición en la estés relajada.
5- Si te es posible debes tener un cuarto especial para meditar. De esta manera puedes usar ese espacio para crear un ambiento bonito, lleno de calma y tranquilidad, poner flores frescas, incienso y mantenerlo fresco y ordenado. Este será tu refugio.
6- La primera actividad a la hora de meditar es respirar profundo, debes estar conciente de tu respiración. La respiración puede ser rítmica: primero inhalas, luego sostienes el aire y finalmente exhalas, trata de mantener en mismo tiempo en cada actividad. Recuerda la respiración mantiene el flujo de prana (energía vital).
7- No es fuerces la mente a pensar en algo rígidamente, respira y trata de concentrarte en la respiración deja que la mente se tranquilize poco a poco.

8-  Selecciona un punto focal en el cual concentrarte, puede ser el punto medio entre tus cejas o el corazón. El punto focal debe siempre ser el mismo. Este punto tiene la función de hacer que tu mente se concentre sin esforzarte. Trata de enfocar tus pensamientos en ese punto, imaginariamente visualízalo.

9- Si deseas puedes usar un mantra (la palabra que se repite constantemente) si tienes un mantra personal úsalo de lo contrario puedes usar cualquier mantra. Uno de los mantras más usados es OM.

10- La practica perfecciona, si practicas estos pasos u otras técnicas de meditación veras como esto brinda tranquilidad a tu vida. No esperes resultados inmediatos, la meditación toma tiempo. Empieza con unos minutos e incrementa el tiempo paulatinamente.

La meditación es una experiencia que no puede ser descrita, del mismo modo que no se pueden describir los colores a un ciego. Toda experiencia ordinaria está limitada por el tiempo, el espacio y las leyes de causa-efecto. Nuestra conciencia y nuestro entendimiento normales no trascienden estos límites.

La experiencia finita, medida en términos de pasado, presente y futuro, no puede ser trascendental. Estos conceptos del tiempo son ilusorios puesto que no tienen permanencia. El presente, inconmensurablemente efímero y fugaz, no podemos asirlo. El pasado y el futuro no existen en el presente. Vivimos, por tanto, en una ilusión.

El estado meditativo trasciende todas estas limitaciones. En él no hay ni pasado ni futuro, sino solamente la conciencia de YO SOY en el eterno AHORA. Esto sólo se hace posible cuando todas las modificaciones mentales se han apaciguado y la mente se ha diluido.

El estado más análogo que podemos experimentar es el sueño profundo, en el cual no hay tiempo ni espacio. La meditación, sin embargo, difiere del sueño profundo porque ocasiona profundos cambios en la psique. Refrenando y apaciguando las oscilaciones de la mente se alcanza la paz mental.

En el plano físico, la meditación ayuda a prolongar el proceso anabólico del cuerpo o de crecimiento y restitución, y a reducir el proceso catabólico o de decadencia. Generalmente, el proceso anabólico predomina hasta los dieciocho años. Desde los dieciocho a los treinta y cinco hay un equilibrio entre ambos, y después de los treinta y cinco años se establece el proceso catabólico. La meditación puede reducir considerablemente la decadencia catabólica. Ocurre así por la innata receptividad de las células del cuerpo.

Cada una de las células de nuestro cuerpo es gobernada por la mente instintiva o subconsciente. Poseen, a la vez, una conciencia individual y colectiva. Cuando fluyen al cuerpo los pensamientos y deseos, las células se activan y obedecen siempre la orden en grupo. Se ha probado científicamente que los positivos tienen resultados positivos en las células. Por tanto, puesto que la meditación mantiene un estado de mente positivo prolongadamente, rejuvenece las células del cuerpo y retrasa la decadencia de éste.

No se puede aprender a meditar, como tampoco se puede aprender a dormir. Simplemente, uno se sume en ambos estados.
Hay ciertos puntos que recordar, sin embargo, con respecto a las técnicas y a los grados de la meditación.

  • Antes de empezar, ordenad a la mente que permanezca calmada durante un espacio determinado de tiempo. Olvidad el pasado, el presente y el futuro.
  • Sentaos en una postura confortable e inmóvil, con la espalda y el cuello erguidos. La postura con las piernas cruzadas forma un camino triangular para el fluido de energía, la cual es necesario conservar, en lugar de dispersarla en todas direcciones. El metabolismo, las ondas mentales y la respiración se irán ralentizando progresivamente.
  • Regulad conscientemente la respiración. Comenzad respirando profundamente durante cinco minutos para oxigenar el cerebro. Ralentizarla después hasta que resulte casi imperceptible.
  • Mantened vuestra respiración rítmica. Inspirad y espirad durante tres segundos. La regulación de la respiración regula, también, el fluido del prana.
  • Al principio, dejad correr la mente. Saltará de una cosa a otra, pero acabará por concentrarse finalmente junto con la concentración del prana.
  • No forcéis la mente tratando de calmarla. Si lo hacéis, surgirán ondas mentales adicionales que obstaculizarán la meditación.
  •   Seleccionad un punto focal en el que reposar la mente cuando se canse. Puede ser el Ajna Chakra (en el entrecejo) para aquellas personas predominantemente intelectuales o el Anahata Chakra (en el corazón) para aquellos que son más emocionales. Nunca cambiéis este punto focal.
  • Repetid vuestro mantra mental y oralmente. Si no tenéis un mantra propio, podéis usar “OM”. Quienes prefieran una Deidad personalizada pueden usar “RAM” o “SHYAM”. La repetición mental es más poderosa. Recurrid a la repetición oral si os adormecéis. Jamás cambiéis vuestro mantra.
  • La repetición os conducirá al Pensamiento Puro, en el que se funden el pensamiento y el sonido, y en el que no queda ninguna conciencia del significado. La repetición oral evoluciona a través de la repetición mental hasta el lenguaje telepático y de éste al Pensamiento Puro.
  • Este es el estado sutil de dicha trascendental, aún con dualidad.
  • Cuando la dualidad desaparece, se alcanza el Samadhi.
  • El Conocedor, el Conocimiento y lo Conocido se convierte en Uso sólo.

Comenzad la práctica de la meditación con períodos de veinte minutos y aumentarlos hasta una hora. No forcéis vuestra mente en la práctica, si deseáis evitar que se revuelva.

La sensación de elevarse durante la meditación es signo de que se está trascendiendo la conciencia física. No os alarméis por esto. A veces, se oirán diversos tipos de sonidos tales como conchas, campanas, flauta, tambores, truenos, etc. Incluso veréis brillantes luces de colores en el entrecejo, como puntos de luz, estrellas, de luna o el sol. A veces, también se producirán visiones de la deidad personal, de entidades astrales, de un bello paisaje, etc. Puede que sintáis como si flotaseis en el aire al desprenderse el cuerpo astral del cuerpo físico y al moveros en el mundo astral.

No os asustéis al tener un destello de iluminación. Será ésta una nueva experiencia de inmensa dicha. Estos destellos son vislumbres de la Verdad. Pero no constituyen el Todo ni la más elevada experiencia. Pueden transcurrir muchos años, incluso muchas vidas, hasta que brille la Luz Absoluta.

Al practicar la meditación estáis sujetos a obtener diversos poderes, tales como clarividencia, clariaudiencia, etc. Estos son obstáculos en el camino yóguico. No los utilicéis equivocadamente con fines materiales o egoístas, pues tendríais una caída sin esperanzas. Sed conscientes de que no existe tal cosa como un milagro. Pues, al conocer su causa, todo milagro se convierte en un hecho ordinario.

Si meditáis diariamente durante una hora, os encontraréis capacitados para encarar la vida con paz y fortaleza espiritual. La meditación es el más poderoso tónico mental y nervioso. La energía divina fluye libremente hacia el adepto durante la meditación y ejerce una influencia benigna en la mente, los nervios, los órganos sensoriales y en todo el cuerpo. Abre la puerta hacia el conocimiento intuitivo y hacia los reinos de la dicha eterna. La mente se hace calmada y firme.

 LA POSTURA

La postura ha de ser cómoda, ya que centrar la mente se hace más difícil si hay molestia o dolor.
Sobre uno o más almohadones duros (no sirven los blandos, pero una manta plegada y enrrollada puede servirnos transitoriamente) colocados sobre moqueta, una manta o cualquier superficie sua- ve se sienta uno en la postura del cuarto de loto (pie derecho sobre pantorrilla izquierda) de forma que las rodillas se apoyen firmemente en el suelo.

La columna vertebral recta, la pelvis hacia adelante, la cabeza alta con la nariz levemente hacia abajo .Todo esto es muy importante ya que facilita la circulación del chi o energia vital a traves de la espalda, optimizando así todas las funciones vitales.(Esta cuestión sera ampliamente tratada en el apartado El Yoga Integral )

La mano izquierda sobre la derecha y los pulgares tocándose, todo reposando sobre el regazo.

Los hombros han de estar relajados y “caídos” ( los codos mas hacia las costillas que en el dibujo, también esta bien).

Los ojos cerrados y la lengua contra el paladar, con el rostro distendido.

Hemos de sentirnos sólidamente sentados…como una montaña, plantados aquí y ahora, en la eternidad.

LA RESPIRACIÓN

Respiramos siempre por la nariz!.

La respiración en esta técnica no es espontánea sino voluntaria, lo que nos obliga a controlar el ritmo respiratorio y esto “ata” la mente al “poste” de la respiración.

Esto nos facilita el controlar la mente ya que es mucho mas fácil advertir que esta se ha descentra- do cuando percibimos el cambio en el ritmo respiratorio,(que se hara mas corto y se acelerará ) porque como dicen los tibetanos la mente es el jinete y la respiración el caballo, y como vaya el uno ira el otro.

La inspiración ha de ser a “velocidad normal” aunque más profunda que la espontanea, y luego ex- piramos silenciosamente de un modo algo mas lento en la expiración “espontanea”..

CONCENTRANDO LA MENTE

Meditación 4-8-8

Inspiramos profundamente mientras contamos hasta 4, (aprox. 4 segundos), retenemos contando hasta 8, (aprox. 8 segundos) y exhalamos contando hasta 8, (aprox. 8 segundos).

Esta técnica puede mejorarse gradualmente con un 6-12-12 como evolución de la práctica 4-8-8 y finalmente podemos hacer 8-16-16 (esta última solo la haremos cuando dominemos las anteriores y seamos dhyana yoguis avanzados).

Existe también otra forma de concentración muy efectiva que consiste en concentrar la atención en el tan- tien, también llamado punto hara y que es un punto ubicado tres dedos y medio debajo del ombligo justo detras de la piel.

Mientras estamos sentados en la postura correcta y contamos controlando la respiración pode- mos visualizar  un punto de luz pequeño pero muy brillante, como un sol en el punto hara, lo visualizamos y lo sentimos focalizando en el nuestra atención.

Las técnicas respiratorias pueden efectuarse como técnicas únicas o combinarse con la concen- tración en el Hara, quedando esta decisión en manos del practicante, que haría bien en probar las diferentes posibilidades y decidir por si mismo.

Pero tras enunciar lo que se debe hacer (la respiración y la postura), y lo que se puede hacer (con- centrarse en el punto hara), debemos decir lo que no se puede hacer:

Tan importante como todo esto es el no emitir juicios, con lo cual quedan descartados el bien y el mal, el deseo o el rechazo, el ¿será así? o ¿no será así?, el “que lindo es esto” y el “esto no es pa- ra mi”, etc., siempre ignorando las preferencias y sin espiritu de beneficio (esto es muy importante y la única actitud verdaderamente correcta) abandonando toda expectativa de beneficio y en completa aceptación.

Este espacio interior de contemplación serena, en perfecta aceptación, es Eso.

Ante los pensamientos solo volvemos a la técnica, sin juzgarlos ni rechazarlos. Estrictamente ha- blando, podemos sentirnos satisfechos y nuestra meditación será efectiva conque solo consiga- mos volver a la técnica cada vez que nos sorprendamos pensando. Este esfuerzo no es tan grande y sus resultados vendrán indefectiblemente si lo practicamos, aunque alguna vez cre- amos que nuestra meditación ha sido mala porque nuestra mente se ha movido mucho.

Dice Swami Sivananda que si una ciudad bulle al atardecer, se va calmando conforme se acerca la medianoche y se silencia en la madrugada, y que igual sucede con la mente durante la meditación.

Cuando recién nos sentamos puede que los pensamientos sean muy poderosos, pero a medida que permanezcamos sentados practicando la técnica, nuestra mente al igual que la ciudad se ira calmando, y cuando consigamos un relativo silencio de los pensamientos y las distracciones en be- neficio d e una mejor concentración, experimentaremos un bienestar y una calma diferentes a todo lo conocido hasta entonces, aunque el bienestar durante la meditación no es el fin último de la misma y sus beneficios mas importantes, inclasificables aunque evidentes, llegaran por si mis- mos a su debido tiempo.

Sin embargo, como decíamos al principio, con la mente calma o con la mente agitada la medita- ción es siempre beneficiosa, y por lo tanto si nos distraemos frecuentemente hemos de evitar juz- gar lo que esta pasando mientras nos ocupamos de volver incansablemente a la técnica y nunca de “pelearnos” con los pensamientos, ya que el solo no pensar no es el verdadero el fin de la me- ditación.

CUANTO Y CUANDO

Antes de explicar este punto diremos que quien quiera multiplicar por 100 el beneficio de la medi- tación (que ya es casi infinito) y sobre todo la rapidez con que estos beneficios se hagan evidentes, haria bien en adoptar la práctica que denominamos “sesión matinal” y que se explica en la sección “Yoga Físico yEnergético” del apartado “El Yoga Integral”. aunque la meditación por si misma y sin otras prácticas,(aparte de Sila y Prajña) es suficiente para transformar la vida de cualquiera de mo- do inimaginable.

Se puede empezar con veinte minutos diarios, aunque media hora es el tiempo diario razonable para una práctica adecuada, y cuarenta minutos diarios serían aun mas adecuados (si se hace una segunda meditación al atardecer o antes de acostarse, aunque sea mas corta,la experiencia se multiplica).

Cuanto mas tiempo diario se medite mejor será, siempre y cuando se trabajen también simul- táneamente los otros aspectos de la sadhana comprendidos en Sila y Prajña, de no ser así y si so- lo se practica la meditación, media hora diaria es un limite prudente.

Respecto del cuando diremos que si bien esto depende de la persona y sus disponibilidades, la primera hora de la mañana es un momento excelente.

No obstante otras horas c omo al atardecer o antes de acostarse también pueden ser buenas de- pendiendo de la persona, sus horarios, sus preferencias, etc., pero alejando la meditación de las comidas de modo que la digestión nunca coincida con la meditación.

Un truco Taoista

Aquellos que mediten al levantarse pueden beneficiarse de un”truco” muy efectivo para centrar la mente y es el “ponerse” en respiración yóguica (inspiración mas profunda y expiración algo mas lenta que la espontanea) apenas cobramos conciencia al despertar.

De este modo nos levantamos y pasamos por el baño sin abandonar la respiración yóguica hasta que nos sentamos a meditar, donde la continuamos como parte de nuestra técnica, lo cual hara la meditación mas fácil porque la empezaremos con la mente ya centrada. (La sesión matinal des- crita en “Yoga Físico y energético” es una alternativa aún mucho mejor)

Hemos de señalar finalmente que existe un período llamado brahmamuhurta que se extiende entre las 4.00 y las 6.00AM (hora solar que en invierno sería de 5.00 a 7.00 y en verano de 6.00 a 8.00 hora española) durante el cual la meditación es especialmente efectiva, ya que el esfuerzo de con- centración es notablemente menor, con lo cual conseguimos mejores meditaciones con menor es- fuerzo.

La razón de esta diferencia nos es desconocida pero quien pruebe se asombrará, por lo que recomendamos a quien pueda que utilice este período.

Nuestro intelecto está en constante actividad, tratando de resolver y coordinar, millones de cosas, relativas al propio mundo psíquico y su adecuado funcionamiento. Sumado a esto, los estímulos externos que captan nuestros sentidos y la gran variedad de información que debe procesar nuestra memoria. La mente nunca descansa, ni siquiera cuando dormimos, ya que durante ese periodo, también tenemos actividad psíquica, con lo que soñamos y lo que escuchamos del medio ambiente.

La Meditación es un descanso para la mente. Es una oportunidad para permitir, que nuestra psiquis se pueda relajar y liberar de las tensiones, del agotamiento y el estrés.  Una vez que hemos aprendido a calmarnos, esta técnica puede servir para acceder a niveles más profundos en nuestro “Ser”, de manera directa y concreta, vivenciando aspectos sutiles que al común de las personas, les pasan desapercibidos.

Lograr darnos cuenta de nuestra naturaleza profunda y original, directamente y sin intermediarios, es el objetivo de la meditación. Esto, trae como consecuencia inmediata: buena salud y autorrealización.
La Meditación se puede entender de tres maneras

1- Las técnicas para cultivar la meditación 

Pratyahara: 
interiorización y percepción interior, relajación profunda y consciente (no confundir con introspección ni con introversión).

Dharana:
Concentración interior .
Dichas técnicas son de muchos tipos, como las siguientes:
– con rotación de la conciencia por diferentes partes, sensaciones y percepciones del organismo (yoga nidra).
– con sonidos (mantras)
– con objetos preferidos (yantras)
– con dibujos circulares (mandalas)
– con los centros de energía vital (chakras)

2- Actitutud de vida 

Cultivando una conciencia testigo de auto-observación neutra y atenta (Sakshi) en todo momento y especialmente en los periodos de crisis o dificultades. Esta conciencia testigo debe estar precedida por una actitud positiva y saludable que prepare el camino.
3- Estado existencial de felicidad profunda “Samadhi” 

Plena consciencia, presencia y dicha. Se da en la mayoría de los casos ante un hermoso paisaje de la naturaleza; ante un nuevo y bello lugar; el nacimiento de un bebé; el reencuentro con alguien muy querido; en la creación artística;, etc. También como resultado de la práctica prolongada de las técnicas del yoga. Normalmente, estos estados son solo ocasionales y por momentos muy breves, pero con el tiempo, la  práctica, la firme persistencia y confianza, puede ser cada vez más frecuente, hasta llegar a ser permanente,  como en el caso de los grandes yoguis que viven en estado de Samadhí, sin necesidad de ningún soporte que produzca ese estado (Kaivalya). Estos seres se llaman “Jivan-Mukta” yoguis autorrealizados.

    La atención da energía, y la intención transforma. La intención, dirigida sobre el cam­po fértil de la atención, tiene un infinito poder organizador. La intención, combinada con el desapego, lle­va a una conciencia del momento presente cen­trada en la vida.

  Cuando la acción se realiza te­niendo conciencia del momento presente, su eficacia es máxima. La intención mira hacia el futuro, pero la atención está en el presente. Mien­tras la atención esté en el presente, la intención hacia el futuro se cumplirá porque el futuro se crea en el presente. Debemos aceptar el presente tal como es. Aceptemos el presente y proyectemos el futuro. El futuro es algo que siempre podemos crear por medio de la intención desapegada, pero nunca debemos luchar contra el presente. El pasado, el presente y el futuro son propie­dades de la conciencia. El pasado es recuerdo, memoria; el futuro es expectación; el presente es conciencia. Por consiguiente, el tiempo es el movimiento del pensamiento. Tanto el pasado como el futuro nacen en la imaginación; solamen­te el presente, que es conciencia, es real y es eter­no. Lo es. Es la potencialidad para el mundo del espacio y el tiempo, la materia y la energía. Es un campo eterno de posibilidades que se experimen­ta a sí mismo en forma de fuerzas abstractas, trá­tese de la luz, el calor, la electricidad, el magne­tismo o la gravedad. Estas fuerzas no están ni en el pasado ni en el futuro; sencillamente son.

 

Tengamos la experiencia de los fenómenos concretos. Si tenemos conciencia del momento presen­te centrada en la vida, entonces los obstáculos imaginarios – los cuales constituyen más del no­venta por ciento de los obstáculos percibidos – se desintegran y desaparecen.

 

 

Pondré a funcionar la ley de la intención y el deseo comprometiéndome a hacer lo siguien­te:

 

1) Haré una lista de todos mis deseos, y la lle­varé a donde quiera que vaya. Miraré la lista antes de entrar en mi silencio y mi medita­ción. La miraré antes de dormir por la no­che. La miraré al despertar por la mañana.

 

2) Liberaré esta lista de mis deseos y la entrega­ré al seno de la creación, confiando en que cuando parezca que las cosas no están salien­do bien, hay una razón, y en que el plan cós­mico tiene para mí unos designios mucho más importantes que los que yo he concebido.

 

3) Recordaré practicar la conciencia del mo­mento presente en todos mis actos. No per­mitiré que los obstáculos consuman o disi­pen la concentración de mi atención en el momento presente. Aceptaré el presente tal como es, y proyectaré el futuro a través de mis intenciones y mis deseos más profundos y queridos.

La sabiduría de la incertidumbre reside en el desapego… en la sabiduría de la incertidumbre reside la liberación del pasado, de lo conocido, que es la prisión del condicionamiento anterior. Y en nuestro deseo de ir hacia lo desconocido, el campo de todas las posibilidades, nos entregamos a la mente creativa, que orquesta la danza del universo. Como dos aves doradas posadas en el mismo árbol, el ego y el yo, íntimos amigos, viven en el mismo cuerpo.

La Presencia del Yo Soy el que Yo Soy

Esta técnica para conectarse con la Presencia Divina (o nuestro origen natural) en nuestro interior se puede llevar a cabo cuando nos conectamos con el Cuerpo Mental Superior. Pero puede comenzar a entrenarse “viajando” mentalmente. Cierre los ojos por unos instantes. Concéntrese y -siempre con los ojos cerrados- trate de “ver” otro ambiente de su casa, por ejemplo, su habitación. Deténgase en los detalles, “vea” cada mueble, adorno, objeto de su dormitorio. Usted no se ha movido del lugar en el que estaba, pero ha “ido” a su habitación. Todo el tiempo su mente estaba allí. Durante el ejercicio, realizó un viaje mental hasta su dormitorio. Comience a practicar estos pequeños viajes de un sitio a otro y luego pruebe ir un poco más lejos. La Presencia Yo Soy lo orientara. Los viajes y ejercicios espirituales deben ser una forma de relajarse y disfrutar. Pídale a su Divina Presencia que envuelva su cuerpo de luz en su manto de protección. Pídale también que le permita recordar y comprender lo que va a aprender en cada viaje. Muchos de los electrones, orbitando alrededor de un núcleo central, conforman un átomo, están ya sea expandiendo su luz o siendo encerrados por la discordia y la sustancia de los ámbitos psíquico y astral, lo cual es como incrustar cuñas entre estos puntos de luz. Ahora cuando sus pensamientos, sus sentimientos y sus memorias etéricas, se espacian sobre la imperfección, ustedes desaceleran la actividad vibratoria de sus electrones y entonces la sustancia de los ámbitos siquico y astral los rodea, bajando la vibración total de sus cuatro cuerpos inferiores. Es así como ustedes se convierten en presa fácil para la depresión, la pobreza, la mala salud o cualquier otra cantidad de diversos aspectos negativos que la humanidad en general refleja y proyecta hoy.  Metafísica (más allá de la física)

MEDITACIONES PARA CANALIZAR A LOS GUIAS ESPIRITUALES Y LA SABIDURIA DEL YO SOY

Proceder simplemente, sentándonos y visualizando el Honshazeshonen sobre el chakra corona de nuestro cuerpo.
Dirigir nuestra oración a los Guias Reiki para que nos ilustren o se manifiesten en nuestra consciencia, si deseamos, a partir de determinada cuestión o interrogante.
Mantener una actitud abierta y receptiva. Y meditar con la atención a la Luz/Reiki sobre la cabeza.
Otro método es utilizando la relajación y llevando a cabo un recorrido imaginario, para lo cual tendremos que emplear una grabación que nos vaya indicando las etapas, o la ayuda de un asistente que nos lleve en el proceso visualizante.
Al final podemos haber pasado diversas fases de clarificación, aumento de nuestra percepción espiritual y utilización vibracional, hasta llegar a la presencia de un ser divino, masculino, femenino o andrógino, y que es uno de nuestros Guías.
Podremos conocerle y comunicarnos con El/Ella.

Como meditaciones esenciales para abrir nuestro tercer ojo recomiendo las siguientes:
Meditación Craneal.
Es la respiración meditativa entre el Chakra Frontal y el Chakra Coronilla (Ajña / Bindu). El aire viene del espacio delante de nosotros, y atravesando el cerebro sale al espacio de nuevo por la parte posterior de la cabeza. Los símbolos Reiki presiden el horizonte frente a nosotros, exactamente al modo en que Mikao Usui fue iniciado en su retiro de montaña. Aspiramos con el aire una y otra vez los símbolos hacia el interior de nuestro cerebro, percutiendo en los dos chakras de control de la actividad psícomental.

Meditación Dorje.
Para ella es beneficioso haber sido iniciados en las tres letras-símbolo fundamentales del Budismo Tántrico, las sílabas OM, AH y HUNG, que representan el cuerpo inmortal, la palabra verdadera y la mente iluminada de todos los Budas, seres completamente realizados. El procedimiento es inhalar con OM, descansar con AH y exhalar con HUNG, mentalizando estas sílabas y sus formas con sus correspondientes colores: blanco, rojo y azul respectivamente. Ambas prácticas son enormemente potenciadas si previamente realizamos un pranayama purificador de nuestras emociones y el Yoga del Bum Chum (Pequeño Vaso). Esto concentra la energía en nuestro sistema y aumenta los beneficios de las meditaciones o de los tratamientos Reiki.

Complementariamente hay un trabajo nocturno con los sueños, para volverlos lúcidos, que puede ser el idóneo para atraer los Guías espirituales a la consciencia. Esta actividad de Yoga de los Sueños la podemos potenciar con los símbolos Reiki. Llevar un cuaderno de notas donde los Guías puedan reclamarnos la atención y dejarnos mensajes a lo largo del día. Al comienzo pueden ser frases o palabras muy ocasionales, pero con el paso del tiempo generaremos una poderosa corriente de atención hacia los mensajes del Yo Soy y de los Guías. Y las comunicaciones afluirán de tal manera a nuestra mente que tendremos que correr a escribirlas. Por eso mejor tener a mano el cuaderno, y usarlo sólo a este fin.