946048_643763188971437_108801822_nSabemos también que, con el propósito de mantenerse a sí mismo, uno necesita matar y alimentarse de otros seres, tales como las plantas. En la literatura védica se dice: “En este mundo material todas las entidades vivientes conservan su vida alimentándose de otras entidades vivientes”. Así, lamentablemente uno necesita causar dolor a otra entidad viviente. Y en esta confusa situación es muy difícil entender cómo poder vivir y trabajar para el beneficio de todos los demás, pero para aquel que entiende la vida desde un punto de vista espiritual, conoce las cosas tal como son; su visión se transforma e inmediatamente se transforma también su relación con los otros seres vivientesUna vez determinado el tipo corporal, la medicina Ayurveda propone la desintoxicación del cuerpo.  Para ello, es necesario ayunar o llevar adelante una alimentación mucho más liviana que la acostumbrada. El concepto de salud en el ayurveda es de un estado dinámico, la cual está normalmente autorregulándose y en constante aumento. Si su salud no mejora, quizás deba ver más de cerca otros aspectos del ayurveda que podrían beneficiarlo. Siempre debemos aceptar dónde estamos ahora y luego buscar activamente el equilibrio de nuestras mentes a través de pacíficas y agradables actividades, a la vez que equilibramos nuestros cuerpos con una buena nutrición.
Su salud está en sus manos. Si Ud. hace sólo un cambio, comprometerse, por ejemplo, a rechazar la carga química, los alimentos procesados y nutricionalmente muertos, notará un cambio en su calidad de vida. Estos alimentos no sólo promueven la obesidad y comprometen su nivel adecuado de energía, también enferman.  Demande productos orgánicos en su supermercado. Rechace también la carne y los lácteos que han sido envenenados con hormonas y antibióticos. Haciendo esto contribuirá a su salud así como a la proliferación de pequeñas granjas orgánicas y pequeñas empresas que las vendan y transporten. La libertad es de elección,  aprendiendo a ignorar las manipulaciones del mercado.  .
El estado de nuestra salud es más alarmante cuando notamos que la obesidad entre nuestros niños ha aumentado un 54% en los últimos treinta y ocho años, y que la mitad de todos los niños entre 7 y 12 años tienen colesterol elevado. Cerca del 98% de los niños de 2 a 18 años tienen al menos un factor de riesgo para las enfermedades del corazón. La noticia empeora cuando sabemos que el 67% de ellos tiene tres o más factores de riesgo. La Asociación Americana del Corazón ve la presencia de tres o más factores de riesgo como una condición altamente favorable para la artereoesclerosis. Si los libros sobre dietas se encuentran entre los más vendidos y además funcionan, ¿por qué la gente en general está cada vez más gorda y menos saludable?, ¿por qué la incidencia de muertes por enfermedades al corazón no baja? ¿Por qué el 60% de los estadounidenses están gastando 27 mil millones de dólares en tratamientos médicos alternativos cada año para prevenir enfermedades o mantener su actual estado de salud?
El mayor problema, es que la industria alimentaria está totalmente orientada a la ganancia económica. Esta industria está apoyada por la industria farmacéutica cuyo interés también son las ganancias económicas. Ambas tienen a su doctor atrapado de ambos brazos. Desafortunadamente, un segmento de la profesión médica también está motivado por el dinero, ayudando a nuestra inconciencia acerca de la nutrición y la salud. Algunos doctores ganan dinero al prescribir medicamentos de algunas compañías farmacéuticas, a modo de premio, sin el conocimiento del paciente, por supuesto. El afán de ganar dinero en forma inescrupulosa está controlando nuestra salud y causando su deterioro.
La segunda razón de por qué nuestra nutrición es tan pobre, radica en el hecho de que nuestro sistema médico actual estudia los sistemas vivos fuera de su contexto original. Ya sea una célula alimenticia o bien, un tejido del cuerpo, estos son sacados de su hábitat original y observados en un tubo de ensayo o bajo un microscopio. Este método no toma en cuenta la interrelación de las sustancias con los organismos vivos. Su ambiente original esta completamente alterado o bien es inexistente. La ciencia moderna, en general, está basada en el estudio de objetos muertos, sustancias no vivas que interactúan en su medio ambiente habitual. El ayurveda, por otra parte, trabaja con personas, observando los efectos de los alimentos y la nutrición en el cuerpo, la mente y las emociones.

“Come sólo lo que es beneficioso para ti y satisface tu hambre. Piensa en tu digestión como también en la reacción por causar sufrimientos innecesarios a otros, y no arriesgues tu salud ni física ni espiritual”. Pancatantra
LA INTOXICACIÓN INTESTINAL EN RELACIÓN CON EL CÁNCER

El alimento es la gasolina del motor humano, el que abastece hasta a la más diminuta célula.
Cualquiera que se distancie de los hábitos de su sociedad es considerado un excéntrico. No puede existir la menor duda de que la alimentación de la civilización es completamente equivocada, y no hace falta ser muy juicioso para aceptar que nuestros modernos métodos de cocinar y preparar nuestro alimento no son en modo alguno compatibles con las leyes de la naturaleza.

La falta de alimentos naturales el mínimo fenómeno carencial tiene graves repercusiones durante mucho tiempo en el metabolismo general. Para que el tracto intestinal esté limpio, se necesitan ciertos organismos, y éstos sólo pueden existir si se los alimenta correctamente.
Las bacterias limpiadoras del intestino son las lacto bacterias, que mediante el ácido que producen inhiben los procesos de putrefacción y se encargan de que los excrementos estén sanos y relativamente estériles. Para este proceso tiene una gran importancia el almidón, ya que el azúcar o el azúcar y el almidón, son necesarios en el intestino para desencadenar este proceso. La alimentación media incluye muy poco almidón. Al cocer, hacemos disminuir aún más la escasa cantidad existente, ya que la cocción destruye la envoltura celular y produce una hidrólisis parcial de los hidratos de carbono, de manera que en el intestino ciego domina una desesperada carencia de azúcares, con lo que se inhiben las reacciones ácidas.
En la actualidad tomamos en exceso proteínas de origen animal, que pueden generar con facilidad sustancias tóxicas.  La comparación de las heces de personas que llevan una alimentación media con las de las que ingieren gran cantidad de comida cruda aportó resultados muy interesantes y sorprendentes.
El color normal de las deposiciones es marrón oscuro, aunque debería ser marrón claro. El olor normal se describe como “nauseabundo”, aunque en realidad debería ser inodoro, o a lo sumo presentar un ligero olor a leche agria. En los libros de texto, la reacción normal se describe como una reacción alcalina, aunque debería ser ácida. Desde el punto de vista químico faltan la mayoría de las bacterias putrescentes como Scatol o Indol, y, en último término, el contenido bacteriano del intestino presenta grandes diferencias en cuanto a estos dos grupos. Las bacterias más normales las constituyen las del grupo coli, estreptococos, bacilos esporíferos y bacterias anormales, mientras que los únicos organismos presentes en una deposición sana son las lactobacerias y las bacterias coli.
El intestino alcalino es un nido de incubación excelente para la mayoría de las bacterias patógenas, como ha podido comprobarse en los laboratorios durante años. En el único lugar que las bacterias no pueden producir venenos es en un medio sano.  Además, los organismos naturales limpiadores del intestino prácticamente se extinguen cuando el medio intestinal es alcalino.  Vayamos ahora a las bacterias anormales que son las principales responsables de la intoxicación intestinal. Estos organismos se encuentran en la práctica totalidad de las civilizaciones. Se trata de bacterias gram–negativas que no son capaces de producir la fermentación del ácido láctico. Estos organismos no son tan patógenos en el sentido estricto del término y no producen ninguna enfermedad, aunque ocasionalmente pueden ser responsables de trastornos locales del tracto intestinal. Su peligro radica más bien en sus efectos duraderos y continuados y en las sustancias venenosas que producen paulatinamente durante toda su vida, que van minando lenta y subrepticiamente la vitalidad del hombre, aumentando su sensibilidad tanto para las enfermedades agudas como para las crónicas. El tiempo que tardan en manifestarse los síntomas depende de la virulencia de la intoxicación y, lo que es más importante, de la capacidad de resistencia del afectado. En la mayoría de los casos, la infección aparece muy temprano, y es bastante frecuente encontrar estos organismos no sólo en los adultos, sino también en los niños, por lo que más o menos se les considera habitantes normales del tracto intestinal, opinión que predominaría incluso en algunos laboratorios si no existieran los sorprendentes resultados conseguidos en el tratamiento de las enfermedades crónicas cuando se eliminan esos organismos.

Una vez que estos organismos se han desarrollado en el cuerpo, perece ser que viven en la zona de la vesícula y los conductos biliares, y los americanos lo han demostrado con profusión extrayendo gran cantidad de estos organismos después de haber introducido un instrumento en el duodeno a través de la boca y del estómago. Si se continua manteniendo esta alimentación, se llega a eliminar finalmente todas las bacterias patógenas, pero, por desgracia, la mayoría de los pacientes necesitan años para conseguirlo, pues parece ser que las toxinas son muy pertinaces; sobre todo en la vesícula biliar y en los conductos biliares, y del mismo modo a como se ha observado con tanta frecuencia en los transmisores del tifus. Por lo tanto, la eliminación de estos organismos no es una tarea sencilla.

Los antisépticos intestinales tienen éxito durante un cierto tiempo, pero no tienen un efecto duradero.. Los mejores resultados parecen obtenerlos las terapias de vacunación. Para ello, las vacunas hay que administrarlas con el máximo cuidado ya que tienen profundos efectos sobre todo el organismo y pueden acarrear daños si no se aplican científicamente.  Después de administrar las dosis, utilizando siempre la mínima posible siempre que mantenga su eficacia, debería producirse un empeoramiento de todos los síntomas, que en condiciones ideales debería durar uno o dos días, pero que en casos graves puede llegar a durar hasta un mes. A este empeoramiento inicial debería seguir una mejoría, y mientras dure ésta, aun cuando se alargue un año entero, no debería administrarse ninguna dosis más. A este respecto es extraordinario el hecho de que unas pocas dosis pueden producir la curación, incluso tratándose de enfermedades crónicas graves.  La diferencia entre las heces normales y las excreciones limpias y sanas de una alimentación natural, que no llevan asociados olores ni putrefacción, debe tener una gran influencia sobre el hombre, al igual que tiene que resultar convincente la flora intestinal totalmente diferente, que se encuentra en una alimentación sana muchas enfermedades crónicas, en las que el objetivo del tratamiento original consiste en mejorar el estado de salud del paciente, después de lo cual se cura la enfermedad local mediante un proceso de autocuración. Uno de los métodos más seguros para aumentar a capacidad de resistencia y producir una mejora del estado de salud consiste en limpiar el intestino y liberar el cuerpo de todos los venenos que con tanta frecuencia se producen en dicho órgano.
El objetivo no consiste en curar el cáncer, sino en impedirlo.
La alimentación de la civilización es antinatural, no presenta las cualidades que necesita la salud y no garantiza al tracto intestinal un estado sano y limpio. Las condiciones que a consecuencia de ello predominan en tracto intestinal conducen a la formación de una flora anormal, a la falta de organismos limpiadores y a la existencia de bacterias productoras de toxinas, por lo que las secreciones no dejan de ser peligrosas. La supresión de este estado y la limpieza del intestino es causa de una notable mejoría del estado general de salud, y habitualmente la mejoría se produce también con las enfermedades crónicas sin que se realice ningún tratamiento local.
LA PROBLEMÁTICA DE LA ENFERMEDAD CRÓNICA.526547_413652848731229_346215150_n

El conducto digestivo: Su superficie es mayor que la superficie epitelial de nuestro cuerpo, está capacitado para absorber líquidos, una facultad que nuestra piel no posee en la misma medida. Podemos bañarnos en cianuro potásico sin enfermar por ello. Sin embargo, la más mínima cantidad de cianuro potásico en el estómago podría ser letal.
El contenido del tracto intestinal es el medio en el que vivimos y del que obtenemos nuestros líquidos y nuestro alimento. Es similar al agua en que vive la ameba unicelular. Es de una importancia capital que se halle limpio y que contenga las sustancias necesarias para la vida, y además no puede contener ninguna sustancia que al ser absorbida pudiera producir daños al organismo por no haber mecanismo de defensa contra ella.

Es un auténtico misterio de la naturaleza el hecho de que sea capaz de eliminar los contenidos intestinales más variados, algo que se desprende del hecho de que se ha demostrado la capacidad de adaptación de todas las razas. Hasta ahora el castigo por una mala alimentación no es la muerte, sino la enfermedad; no la extinción del hombre, sino su degeneración. Cuando una raza vive de una alimentación contra–natural, el contenido intestinal se modifica tanto química como física o bacteriológicamente. Todos estos factores juegan su papel, pero en las personas con las que tenemos que tratar, la alteración bacteriológica es la más decisiva.

El ácido está relacionado con el crecimiento del bacilo de la fermentación del ácido láctico, y este organismo necesita a su vez hidratos de carbono para poder multiplicarse.
El almidón normal se transforma  en azúcar bastante antes de alcanzar el intestino grueso, pero la avena cruda, o, mejor aún, las nueces molidas, son excepcionales para dotar al cuerpo de un almidón que apenas se transforma en azúcar en el tracto superior del intestino.
Estas bacterias que no fermentan el ácido láctico se clasifican en los seis grupos siguientes:
Disentería                         Gaertner
Faecalis alcaligenes          Morgan
Proteus                             Colis mutable

Se agrupan en función de su capacidad de producir la fermentación de diferentes clases de azúcares, para lo cual se han utilizado pocas clases para mantener lo más reducido posible el número de grupos.

Cuando se utiliza una vacuna autógena carece de importancia para el tratamiento definir con precisión el organismo, y el organismo polivalente se extiende por un amplio espectro que contiene muchos representantes de cada subgrupo. Por lo tanto, se trata de bacterias que la mayoría de las veces se consideran inofensivas, pero que en realidad son un síntoma de una enfermedad crónica, y, cuando se utilizan correctamente, un remedio contra la misma.
Examinando a diario las heces de un paciente, y registrando en una tabla los porcentajes de organismos existentes, puede establecerse la relación existente entre su estado de salud y la cantidad de bacterias encontradas(relación entre el número de organismos anormales que no fermentan la lactosa y el número de bacilos coli presentes). En términos generales, se considera normal que sólo existan bacterias coli, pero estas bacterias anormales pueden encontrarse en cualquier porcentaje (desde 1 a 100%) en las colonias.
Los bacilos anormales pueden alcanzar el 100% al cabo de sólo 36 horas. Todavía no sabemos cómo se produce este fenómeno. Aún debe investigarse minuciosamente si estos organismos destruyen las bacterias coli normales, si las bacterias coli sufren mutaciones o si es una alteración del medio intestinal del paciente la que provoca la transformación, pero cuando el problema esté resuelto habremos dado un paso muy importante hacia la compresión de la causa de la enfermedad.  Pero sea cual sea la explicación, lo que está demostrado es que la cantidad de estas bacterias presentes en el intestino del paciente está directamente relacionada, desde el punto de vista médico, con su estado de salud en diferentes fases.  Otra característica peculiar es la estabilidad de un determinado bacilo del intestino de un determinado paciente.

Independientemente de la frecuencia con que sea examinado el paciente y de cuál sea su estado de salud, se encuentra durante años el mismo tipo de bacteria. Además, es bastante raro encontrar más de un tipo de bacteria en el mismo paciente, aunque puede ocurrir en un pequeño porcentaje. Hay determinados síntomas que se presentan con mayor frecuencia en un tipo de bacteria que en otro, y no es improbable que cuando se emprendan ulteriores investigaciones se detecte una estrecha relación entre determinados síntomas morbosos y especies concretas de estos organismos. Poco importa que estos organismos sean la causa o la consecuencia: se hallan ligados a la enfermedad crónica, y nosotros podemos sacar gran provecho de las vacunas que se obtienen a partir de ellos.

Existen dos tipos de estas potencias curativas: autógenas y polivalentes.
Un medio autógeno significa que se potencia el bacilo de un determinado paciente y que al paciente se le trata con ese mismo medio. Un medio polivalente significa que se extraen organismos de cientos de pacientes, que después se mezclan y potencian. El remedio autógeno se utiliza sólo con el paciente del que se han extraído las bacterias, o posiblemente con un paciente que padece una infección idéntica. La polivalente, por el contrario, se fabrica con el fin de tratar al mayor número de pacientes posible. Para calibrar la utilidad relativa de ambos remedios necesitamos aún mucha experiencia antes de que podamos sacar conclusiones concretas; atención sobre los detalles precisos de fabricación del medicamento, de manera que cualquier bacteriólogo competente pueda elaborar esas potencias. Después de un período de incubación de 16 horas se toman muestras de heces. Tras ese período de incubación, los organismos se multiplican en forma de colonias rojas o blancas. Cuando producen la fermentación del ácido láctico mediante la producción de ácido, el ácido reacciona al rojo neutro del medio, con lo que se forma una colonia roja. Si el ácido láctico no fermenta, no se produce ácido, no se produce reacción alguna con el rojo neutro y las colonias son blancas. De ahí que, después del período de incubación las únicas colonias que tienen interés son las blancas.  De las colonias blancas se sacan cultivos, de los cuales se eliminan los pigmentados, y al cabo de 15 horas se producen las reacciones de los azúcares, a partir de las que se pueden clasificar los organismos. Un cultivo se rellena con 2 cc. de agua destilada, se sella y se calienta 30 minutos a 60º C, de forma que se destruyen las bacterias. El líquido se mezcla con lactosa en una proporción de 1:9 gramos o 1:99 gramos de lactosa. Esto produce la primera potencia decimal o centesimal dependiendo de la cantidad de lactosa que se utilice.  Otras potencias se obtienen mezclando en la proporción 1:6 ó 1:12, mezclando una parte de la sustancia original con 6 ó 12 partes de la dilución. Es necesario prestar un cuidado muy especial en la esterilización de los aparatos, que deben someterse a calor seco de una temperatura mínima de 140º C durante 15 minutos, que es más efectivo que el vapor o el calor húmedo. Los nosodas polivalentes se elaboran mezclando cultivos procedentes de cientos de pacientes, con los que se llena una botella estéril y después se repite todo el proceso de la potenciación ya descrito

Este nosoda es un eslabón que une la alopatía y la homeopatía. Fue descubierto por un representante de la alopatía, y se comprobó que puede armonizarse con los principios homeopáticos.
Ama (toxinas)

El ayurveda proclama que ciertas comidas no son adecuadas para una correcta digestión, asimilación y nutrición del organismo. Esto se traduce en la acumulación de sustancias tóxicas llamadas “ama”, que entorpecen los canales y sistemas del organismo ( srotas, dathus).

Las comidas que producen ama suelen ser pesadas, grasosas, rancias, viejas. Se citan algunas como la manteca, queso, yogur, azúcar blanco, carne de chancho, derivados de harinas blancas. La mayoría de las comidas que producen ama son del grupo kapha, por lo que se indica suprimir las comidas de ese dosha cuando se quiere limpiar ama.

La acumulación de ama por tiempo prolongado lleva a enfermar el organismo y a agravar e impedir la curación de muchas dolencias. Los canales o srotas que pueden obstruirse pueden ser físicos, como el intestino, vasos linfáticos, venas, tracto genital o urinario, senos paranasales. En otros casos son canales sutiles, los nadis.

Las causas de acumulación de ama

1.    insuficiente fuego digestivo. La absorción se vuelve lenta, la comida queda retenida en el intestino por largo tiempo y se forman toxinas.
2.    insuficiente fuego tisular. Cuando la energía tisular es baja en el hígado u otro canal, la utilización de las sustancias es incompleta y aparece el ama a ese nivel. En los diabéticos, la grasa y el tejido muscular se forman como tejido ama por bajo fuego tisular
3.    acumulación de deshechos. Conviene recordar que los productos de la digestión pasan por la linfa a los tejidos, donde son incorporados para luego ser reutilizados. La incorporación recibe el nombre de anabolismo. Su almacenamiento se llama anfibolismo y su desintegración es el catabolismo. En estos procesos químicos, donde se gasta o se almacena energía, surgen productos de deshecho metabólico. En ayurveda se consideran unos productos  suitiles llamados kleda. Estos son indispensables para un correcto funcionamiento del metabolismo, pero pueden producirse en exceso y deberían ser excretados. Si la excreción es ineficiente o hay un grado de acumulación alto, se transforman en ama.
4.    interacción entre doshas desequilibrados. Cada dosha tiene atributos propios que son contrapuntos con otras doshas. Por ejemplo, vemos que vata tiene los atributos o gunas de sequedad y liviandad, opuestos u  antagónicos a la pesadez y grasitud de kapha. Pitta es caliente, mientras vata y kapha son fríos, etc. Cuando los doshas se desbalancean severamente, interaccionan entre si. El resultado es que esos atributos opuestos se descompensan y forman ama.
5.    Toxinas bacterianas. Cuando hay una infección bacteriana La producción de ama en este caso es inevitable.

1011143_539369709445782_55840372_n

Con el ayurveda se obtienen los beneficios del sistema médico más antiguo del mundo, y de la contribución de innumerables doctores y pacientes por miles de años. Como una cultura de salud pobre, necesitamos cuestionarnos algunos hechos básicos acerca de nuestra nutrición y de nuestros alimentos. Se estima que un 40% de los adultos en Occidente tienen sobrepeso. El asesino número uno en los Estados Unidos, así como en mucho otros países del mundo, es el ataque al corazón, que se puede prevenir mucho mejor con un cambio en la dieta y en el estilo de vida, que con medicamentos. Al determinar su tipo metabólico único, su Dosha, aprenderá a apoyar las elecciones nutricionales y de vida que benefician su tipo y a evitar aquellas que le desequilibran. A la medicina se le da un lugar secundario comparado con estos dos pilares de la salud, por medio de la correcta alimentación para su tipo metabólico y creando una vida que incorpore el ejercicio, la creatividad, el gozo, las metas y los desafíos y una rutina que optimice su desarrollo personal y la habilidad creativa.
Una vez que aprenda qué alimentos son mejores para su constitución, Ud. puede comer ocasionalmente alimentos que no son tan beneficiosos, porque en conjunto, su digestión y su metabolismo, trabajarán a su máxima eficiencia. Esto significa que no es necesario que le diga adiós para siempre a un vaso de vino o a un helado.
Las 10 pautas del Yogui Bhajan, podemos integrarla a nuestra estrategia de salud:
1. Come para vivir, no vivas para comer.
2. Evita los consumos entre las comidas principales.
3. Come sólo con hambre.
4. Mastica bien, el estómago no tiene dientes.
5. Termina de comer cuando estés 3/4 satisfecho.
6. Descansa después de comer.
7. No comas después de la puesta de sol o al menos 2 horas antes de acostarte.
8. Come sólo lo que puedas eliminar dentro de las 24 horas.
9. Una vez por semana, dale a tu sistema digestivo un descanzo.
10. Si no puedes digerir y eliminar un alimento, no lo comas.

Tres principales clases de nutrientes

las proteínas,

las grasas y
En general se recomienda que la ingestión de grasa se reduzca a un 30 por ciento o menos del total de calorías ingeridas, y que las grasas saturadas no excedan del 10 por ciento de dicho total.

los carbohidratos

Los alimentos pueden clasificarse segun los tipos y cantidades que contienen. Los siguientes datos, permiten equilibrar la ingestión diaria de proteínas, minerales, y fibra vegetal y limitar la de grasas, carbohidratos y sodio cuyo exceso perjudica la salud.

•    Cereales: trigo sarraceno, mijo, centeno, trigo integral, arroz yamaní, cebada, maíz.
•    Frutas: manzana, frutilla, castaña, cereza, aceituna, durazno, avellana, maní, almendra, pera, melón, dátil, higo, banana, cítricos, piña.
•    Verduras: diente de león, ortiga, zanahoria, coliflor, zapallo, perejil, cebolla, nabo, achicoria, lechuga, repollo, remolacha, lenteja, guisante, ajo, hongo, pepino, espinaca, espárrago, tomate, arveja
•    Productos lácteos: queso de cabra, edad, cheddar, leche, manteca, crema, yogurt.
•    Aceites: de sésamo, de maíz, girasol, oliva, soja.
•    Bebidas: té ginseng, ban-cha, zumo de frutas.
•    Ácido: incrementa el Dosha Pitta y el Dosha Kapha y reduce el Vata
•    Astringente y Amargo:  incrementan el Vata y reducen el Kapha y el Pitta
•    Picante: reduce el Kapha e incrementa Pitta y Vata
•    Salado: reduce el Dosha Vata e incrementa el Kapha y el Vita.
Imagen