Los alimentos ingeridos, una vez digeridos y asimilados, se separan en tres partes. La parte macroscópica se convierte en excremento. La parte intermedia se convierte en nuestro cuerpo. La parte sutil se convierte en mente.”
Dr. David Frawley.