Category: AROMATERAPIA


Esencias- aceites

001 002 003 004 005 006 007 008 009 010 011 012 013 014 015 016 017 018 019 020 021 022 023 024 025 026 027 028 029 030 031 032 033 034 035 036 037 038 039 040 041 042 043 044 045 046 047 048 049 050 051 052 053 054 055 056 057 058 059

La Aromaterapia se basa en el uso de los aceites esenciales naturales extraídos de árboles, arbustos, hierbas y flores de todo el mundo. A través de ella se busca que afloren los procesos de curación innatos en cada persona, como respuesta  a cada aroma- Cuando usamos ese aceite nos activa las defensas comunicando a nivel energético y físico esa información recogida de una cantidad grande de plantas de la misma especie y lugar, nuestro sistema la entiende y reacciona en consecuencia.

Los aceites actúan por dos vías:

 SIMM

A través del olfato: al inspirar las pequeñas moléculas del aceite esencial que se encuentran en el aire (evaporación mediante hornillos, o inhalación directa), son llevadas a los pulmones, donde se produce el intercambio gaseoso, proceso por el cual pasan al sistema circulatorio. Por inhalación: mediante la aspiración directa de los aromas, a través del sentido del olfato llegando al cerebro. La región olfativa es el único lugar de nuestro cuerpo donde el sistema nervioso central esta relacionado estrechamente con el mundo exterior, en esta forma, los estímulos olfativos llegan directamente a las centrales de conexión internas, las neuronas de la región olfatoria son neuronas sensitivas primarias y forman parte de las neuronas cerebrales, los mensajes olfatorios atraviesan la corteza cerebral por medio de fibras nerviosas que llegan a las neuronas centrales de control superior del cerebro. Nuestro bienestar general depende mucho más de nuestro olfato de lo que se suponía. El olfato no solo controla funciones corporales que no están sometidas a nuestra voluntad consiente, sino que influyen en nuestro mundo emotivo, esto se explica analizando las funciones de varias estructuras cerebrales como el sistema límbico, el hipotálamo y el tálamo que se ocupan tanto de procesos emocionales como físicos y están relacionados con el sentido del olfato.

 

A través de la piel: mediante la aplicación de cremas, lociones, aceites, baños aromáticos, compresas (frías o calientes). Las minúsculas moléculas del aceite esencial atraviesan la piel (epidermis) y alcanzan la capa más profunda (dermis), donde los numerosos capilares que se encuentran en ella las absorben, transportándolas al sistema circulatorio.

Posibilidades de Aromaterapia: La aromaterapia es un recurso en situaciones relacionadas a la salud, encarándolas desde lo físico, lo emocional y lo espiritual, acompañando y armonizando nuestro ser. Debemos recordar que una enfermedad que se manifiesta deberá ser tratada por un profesional de la medicina, pero nuestro estado emocional influye absolutamente en el resultado del tratamiento. La aromaterapia mediante hornillo, baños, masajes etc. mejora nuestra capacidad de recuperación de una forma agradable. La prevención de enfermedades y contagios son un terreno óptimo para la aromaterapia, que previene y ayuda a la mejoría en la misma aplicación, pues favorece la acción del sistema inmunológico que está íntimamente relacionado con el sistema nervioso y endócrino, en los que nuestras emociones influyen notablemente.

Un aceite esencial aplicado adecuadamente puede aliviar dolores, reducir hematomas e inflamaciones, impedir la proliferación de bacterias, ayudar a la reconstitución de tejidos, etc. por lo que sostiene la fuerza vital.

 

Los aceites esenciales pueden ser usados a muchos niveles -físico, emocional, mental, espiritual- y son ideales en combinación con otras terapias. La eficacia y rapidez de las terapias con aromaterapia dependen de la pureza y calidad de los aceites esenciales. Los aceites esenciales pueden ser usados individualmente o mezclados entre sí para crear tu propia combinación. Hay muchas formas de disfrutar de sus beneficios: con masaje, en el agua del baño, mediante vaporización y/o inhalación, para perfumar habitaciones, a través de compresas, etc.

La vaporización de aceites esenciales puede crear diferentes ambientes en tu hogar y lograr los efectos deseados. Colocar agua tibia y 4 o 5 gotas del aceite esencial. Los efectos duran hasta 12 horas más..

También actúan, Fisiológicamente, al llegar por el olfato al cerebro, interactúan con el funcionamiento del organismo. Los Aceites Esenciales  son “el alma de la planta”, y constituyen el medio por el cual se transmiten sus propiedades naturales; ellas tienen un alcance fundamental para el tratamiento de las distonías neuro-vegetativas y los desequilibrios psicofísicos, pues actúan directamente en el plano emocional y fisiológico del ser humano. Su facilidad de absorción en la piel permite que los componentes activos penetren directamente en el organismo, equilibrando y armonizando todo el sistema, a través de los meridianos energéticos, la circulación sanguínea y linfática, las células, los tejidos, los órganos, los aparatos y los sistemas. El olfato está conectado con el sistema límbico, que se estimula con los diferentes aromas, lo que permite al cerebro incrementar la secreción de ciertas sustancias, que alivian dolencias especificas.Por lo tanto la Aromaterapia es un método curativo holístico que puede actuar sobre procesos físicos, mentales y emocionales con efectos muy armonizantes. Para ello se basa en el uso de aceites esenciales (obsérvese que la palabra aceite no debe prestarse a equivocación, ya que precisamente la mayoría de estas substancias no son grasas precisamente).Si bien el término aromaterapia es relativamente moderno el uso de los aceites esenciales se remonta a la antigüedad, encontrándose los Egipcios, los Griegos, Chinos, ente aquellos que según hallazgos arqueológico pudieron haber utilizado los aceites esenciales como forma de combatir enfermedades, curar heridas o aliviar dolores.Todos estamos de acuerdo en que ciertos olores nos son agradables, mientras que otros son completamente repulsivos, atentando además, hasta lo más profundo de nuestras entrañas y pudiendo conseguir todo tipo de efectos fisiológicos y psicológicos en casos determinados.

Los aceites esenciales son sustancias que contienen los compuestos volátiles del metabolismo de las plantas que guardan el aroma, son obtenidos generalmente por destilación de vapor, se caracterizan por ser muy ligeros y de textura muy fina, su composición química es muy rica, variada y compleja, por lo que son potentes antisépticos, bactericidas y analgésicos entre otras propiedades terapéuticas los aceites esenciales representan la energía vital de las plantas, es el pulso de su mundo y quizá la sustancia de la vida, este pulso fue creado para entregar a cada célula del organismo humano la energía y los nutrientes para reforzar la habilidad de regeneración, fuerza y protección.La eficiencia de los tratamientos aromaterapéuticos depende de la pureza y calidad de los aceites esenciales y de la manera de usarlos.

 

 

Por uso tópico a través de la piel: (percutáneo) por la finura y la composición orgánica de las moléculas de los aceites esenciales, estas son absorbidas por la piel de donde acceden por medio de los capilares del torrente sanguíneo, para llevar sus efectos a todo el organismo, al mismo tiempo estimulan la regeneración celular de los tejidos, y la salud de la piel matando gérmenes y bacterias nocivas. Cuando el cuerpo recibe masaje con aceites esenciales los efectos tanto fisiológicos como psicológicos son asombrosos, el masaje actúa en las terminaciones nerviosas del cuerpo, al mismo tiempo produce calma y estimula el flujo energético que alivia la tensión, elimina toxinas y a la vez crea tejidos sanos, disminuyendo el proceso de envejecimiento.

Es un hecho científico que la aromaterapia contribuye a generar atmósferas determinadas y a influir en nuestros estados anímicos, cosa que la aromaterapia siempre ha sostenido, y que la ciencia recientemente comprobó. Respecto a la sensación de temor, la aromaterapia contribuye a eliminarla. Se cree que fragancias como el pepino o la manzana ayudan a reducir las palpitaciones en casos en los que la persona sufre de miedo. Las implicancias de esto son muy positivas, puesto que permite realizar diversas actividades a aquellas personas que padecen problemas de, por ejemplo, claustrofobia.Con ciertos aromas, además, nuestros niveles de energía aumentan. La menta y la hierba buena, por ejemplo, ayudan a que lleguemos a niveles de rendimiento muy altos en el trabajo o cualquier tipo de actividad. Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Pittsburgh ha arrojado la conclusión de que los aromas fuertes ayudan a superar los antojos y las tentaciones. Experimentando con personas fumadoras, concluyeron que tras haber olido aromas fuertes disminuyó su necesidad de fumar. Como puede verse, los olores tienen influencias sobre varios aspectos de nuestra mente, y pueden utilizarse con fines diversos para cumplir nuestros objetivos de forma más eficaz.

 

Armoniza rápidamente problemas emocionales pero si el desequilibrio se manifiesta en lo físico se necesita más tiempo. En caso de enfermedad manifiesta debe completarse con un tratamiento médico. De todas maneras, sabemos que el tratamiento energético desarrollado en la esfera de lo emocional ó espiritual lleva salud a todo el ser por lo que esa armonía que se logra se manifiesta, mas tarde ó más temprano en una mejoría en la salud física. La aromaterapia permite que veamos la atmósfera de otro color y los problemas desde otro punto de vista. Este tratamiento no reemplaza la medicina tradicional sino que la acompaña y hace que sus efectos sean más rápidos y duraderos porque llegan a la raíz emocional despertando nuestras propias energías de curación. Ayuda a eliminar los efectos desagradables ó tóxicos de tratamientos los alopáticos que son necesarios. Nos armoniza y nos fortalece para poner “de nuestra parte” la energía necesaria para la curación.

La Aromaterapia no es nueva, los aceites esenciales se han usado hace miles de años, los antiguos egipcios estaban altamente especializados en las mezclas de aceites aromáticos. Los Romanos eran particularmente aficionados al aceite de rosas. En la civilización griega, Hipócrates, el padre de la medicina, reconoció el poder de curación de las plantas. Se conoce, a través de la historia, que durante las epidemias de peste, se quemaban maderas como Junípero y Pino, por sus propiedades antisépticas. En la Biblia encontramos directas referencias al uso de inciensos, esencias y aceites para perfumar, purificar, hacer unciones y aún con fines médicos (Ezequiel, Isaías, Moisés y Salomón). La perfumería es un antiguo arte, y podemos sorprendernos al saber que el perfume como actualmente lo conocemos, fué creado por primera vez en Tierra Santa, cuando la reina de Saba, hace 3000 años, al visitar al rey Salomón le obsequió vástagos de nísperos, de esta planta se extraía un bálsamo muy apreciado, los vástagos fueron trasplantados al Oasis Ein-Gedi, en las orillas del Mar Muerto, de estas plantas los perfumistas de la época obtuvieron una esencia del bálsamo para crear un perfume muy codiciado.

En el siguiente milenio, a causa de las guerras en Jerusalem y Tierra Santa, la industria de la perfumería se extinguió, hoy después de 2000 años, un perfumista internacional ha redescubierto el antiguo arte usando las esencias aromáticas de unas 90 plantas diferentes, nativas de Jerusalem, y ha producido exquisitos perfumes. Las velas con aceites esenciales también pueden influenciar en el ambiente y las personas. Las velas perfumadas al arder propagan su fragancia rápidamente en el ambiente, llenando de su aroma todo el lugar donde se encuentran, para crear una atmósfera placentera de tranquilidad, y el que llega a ese lugar inmediatamente sentirá una sensación de agrado.Por ello se han empleado en Aromaterapia. También loa Aceites esenciales naturales colocados en sacheteros se emplean

Los olores son procesados por áreas del cerebro bastante antiguas (bulbo olfatorio) que están relacionadas también con las respuestas emocionales. Por eso el sentido del olfato está asociado a las emociones y por eso también los olores “nunca se olvidan”: el “olor” de la casa de la abuela nos transportará de inmediato al lugar en donde lo percibimos por primera vez. Podemos utilizar esta propiedad del olfato para despertar emociones positivas, utilizando la fragancia adecuada para cada ocasión.

La vida ayuda a la vida

 

Los aromas contenidos en los aceites esenciales son los productos mas elaborados del reino vegetal, cada planta o árbol guarda en si el conocimiento acumulado durante millones de años, adaptándose a los cambios que ha sufrido el planeta. Los aromas actúan sobre nuestro sistema nervioso, nos hacen recordar sucesos o a contecimientos asociados a ese perfume u olor, inclusive estimulan las distintas funciones del organismo a nivel sensorial y extrasensorial.

Las mujeres no pueden resistirse al aroma de los caramelos, los pepinillos y el talco para bebé (Neurólogo y psiquiatra norteamericano Alan Hirsch expuso a varias mujeres a diferentes olores mientras controlaba su flujo vaginal, determinando que cuando olían estos tres productos, el flujo aumentaba un trece por ciento más de lo normal, los niveles descendían notablemente cuando se les acercaba el aroma a carne, colonias o perfumes masculinas y  cerezas).

Siete de cada diez hombres, considera el aroma como una de las principales armas de seducción. El informe revela que el apetito sexual se potencia más con olores suaves, aunque los más jóvenes prefieren los aromas intensos. En hombres éstos prefieren el aroma a pastel de calabaza por sobre otro alimento. Siempre se ha considerado al olfato como un sentido menor, pero a la hora del sexo es vital su presencia. “El olfato puede responder con una intensa excitación sexual sin ser consciente de la causa que lo produjo.

“Se debe a las feromonas, partículas que se desprenden de la piel y penetran por la nariz estimulando cierta parte del cerebro que reacciona con una respuesta sexual inmediata e intensa”

La historia del perfume, esa exquisita fragancia de origen natural o sintético, es tan antigua como la humanidad. Desde las más antiguas civilizaciones, los perfumes han servido de ofrendas a los dioses, poción mágica, …La historia del perfume es tan antigua como la propia humanidad. El perfume siempre ha sido un objeto de deseo y sensualidad desde las más antiguas civilizaciones. Sus usos también han sido múltiples y han servido en infinidad de ocasiones para ceremonias religiosas, diversos rituales tribales, ofrendas religiosas (como en el Antiguo Egipto, Mesopotamia, Grecia) o incluso para curar determinadas afecciones o patologías así como elemento capital en el apasionante mundo de la seducción.El pe rfume también ha sido utilizado por diversas culturas como elemento de intercambio y normalmente era considerado un signo de la aristocracia y de las clases altas, como elemento de poder y status social. Además, un buen perfume ha sido siempre un objeto probado de deseo y un elemento característico de una determinada cultura social. Durante la Edad Media y muy relacionado con la monarquía y la corte francesa, los perfumes adquirieron su significado más sensual; momento en el que proliferan los baños con fragancias entre las altas clases sociales. Con el paso del tiempo, la cosmética francesa se ha ido asentando como una de las más variadas y cotizadas del orbe. Hoy en día, el perfume es uno de los elementos más ligados a la atracción sexual y resulta imprescindible en todo lo que tenga que ver con la higiene y el aseo personal. Así, las firmas de cosmética guardan secreta y sigilosamente sus miles de pócimas y aromas para conseguir los perfumes más codiciados. De ahí que existan en el mercado más de 3000 fragancias, con las tonalidades y olores, más diversos.

 Perfume y seducción

images

El perfume es considerado como un arma perfecta de la seducción, en ambos sexos. Belleza y spa. Hoy en día, en la recámara de cualquier alquimista dedicado a la perfumería se almacenan más de tres mil fragancias distintas, entre las que son de origen natural y las que son de procedencia sintética. Cualquier tienda de perfumería almacena más de dos mil fragancias diferentes en su trastienda y, las hay, tanto de origen natural, como de procedencia sintética. Lo importante de esto es que puede haber tantos tipos de aromas como personas, porque cada individuo puede manifestar una determinada predilección por un determinado tipo de aroma que, como norma, suele diferir del gusto o la predilección de otro individuo, por mil factores diferentes. Hay muchos tipos de perfumes. Verdes y boscosos, helechos que recuerdan al césped recién cortado; los chipres que reflejan el aroma a musgo, pachuli o bergamota; los refrescantes que se agrupan en dos acordes olfativos románticos; los hesperidados, frescos y frutados; los florales, elaborados con esencia de flores; los cálidos y especiados que se caracterizan por su sensualidad y se inspiran en los aromas de Oriente y en la combinación de especias (vainilla, canela…); los maderas que reflejan el olor vegetal de los bosques y las especias; los ambarinos que son los orientales y dulces o los cueros que huelen a tabaco, madera y papel. Los grandes clásicos del aroma se enmarcan dentro de los perfumes de las flores, aunque esto siempre va en gustos. Actualmente, destacan las fragancias orientales, consideradas como las más sensuales, evocadoras y místicas o los perfumes que proceden de la lavanda, el romero o la artemisa. Las afrutadas también tienen una gran aceptación entre la población más joven y, es que, unos toques de manzana, albaricoque, fresa, cereza en el olor corporal imprimen carácter. De todas formas, elegir un perfume no es fácil pero una vez encontrado hemos conseguido obtener nuestro propio aroma personal que nos distingue del resto y que nos convierte en únicos porque se genera un sello personal y particular. Por ello, hemos de tener en cuenta que los perfumes son una cuestión muy personal y que, generalmente, el mismo perfume no desprende el mismo aroma en dos personas distintas; razón por la que comprar un perfume, únicamente porque su aroma en otra persona nos parece estupendo, no deja de ser un error muy habitual y, muy caro, ya que los perfumes no suelen ser baratos.

Perfumes Orientales

La tradición en los países árabes respecto al aroma y a la perfumería es conocida desde siempre. Grandes especialistas en la mezcla y la composición por escalas de las diferentes variedades de aceites aromáticos y esencias de flores, especias, tierras, maderas y demás componentes, algunos de ellos guardados con esmero y secreto durante cientos de años, hacen de estos perfumes unas exquisitas mezclas de frescura y sofisticamiento. Elaborados en Arabia y Egipto, grandes maestros por excelencia del arte de la perfumería, su olor nos transporta, quizás, a la época de las mil y unas noches, en las que los aromas envolventes de sus jardines nos envuelven y nos hacen sentir su elegancia en la sencillez de sus elaboraciones. Están vehiculizados en aceites, para evitar su evaporación, al igual que llevan un sistema de roll-on para su mejor aplicación . Se presentan en formato de 3 ml. cada uno. Dada su alta concentración, es recomendable aplicarse primero una pequeña cantidad en la base de la muñeca para ver la intensidad que cada persona requiere. No hay que olvidarse que son perfumes, y que su grado de concentración es alto. Los hemos clasificado en perfumes de hombre y perfumes de mujer en atención a sus componentes más evidentes. Es, quizás, una cuestión de gustos en cuanto a su composición y su aroma. Ustedes eligen.

El origen de la fragancia de la albahaca

Descubren el secreto del aroma de la albahaca. Podríamos decir que finalmente se ha descubierto el secreto del dulce y suavemente cálido aroma que desprende la albahaca. Podríamos decir que finalmente se ha descubierto el secreto del dulce y suavemente cálido aroma que desprende la albahaca. Una diminuta e insignificante molécula, concretamente una enzima denominada sintasa eugenol, es la causante de una fragancia con reminiscencias de clavo y canela. Al menos así lo aseguran los científicos de un centro de estudios biológicos de Michigan, en Estados Unidos, quienes además añaden que dicha enzima no sólo cumple funciones fragantes en la albahaca, sino que además le otorgan propiedades analgésicas y antimicrobióticas.

Al parecer, la enzima sintasa eugenol es el producto de la evolución de una familia de enzimas cuya función era, en un principio, de las denominadas “domésticas”, en concreto la de los precursores biosintéticos de la lignina polímera de la planta –que conforman lo que conocemos como la madera de los árboles-. La selección evolutiva de esta enzima la ha derivado hasta una molécula tremendamente volátil, casi etérea, con funciones aromáticas. Descubrimientos como éste han sido posibles gracias al creciente resurgimiento de la investigación en el campo de la bioquímica de las plantas, debido principalmente al interés cada día más generalizado que las sociedades occidentales muestran hacia la alimentación natural en general y hacia las propiedades de las plantas en particular. Esta nueva tendencia ha hecho posible que se esté relanzando de una manera inequívoca el uso generalizado de las plantas en multitud de ámbitos del consumo, como la alimentación y la medicina, lo que por otra parte permite el desarrollo de disciplinas relacionadas directa e indirectamente con dichos usos que, hace tan sólo unos años, habían caído en el más completo ostracismo.

Cómo hacer perfumes

 

La fórmula secreta del perfume. El arte del perfumista. ¿Qué se esconde detrás de un frasco de perfume?… El arte del perfume es toda una ciencia que procede desde tiempos inmemoriales. Desde la recolección de la flor y se armonizan los aromas hasta que se envasa el perfume ocurre un azaroso proceso de elaboración que sólo los más sabios saben conjugar. Conseguir el equilibrio de las esencias es todo un arte hasta alcanzar el perfume deseado. Conseguirlo no es tarea fácil y sólo los más avezados lo consiguen. Además, el perfume ya es todo un símbolo social que distingue a las clases sociales, muestran la personalidad individual de cada persona y además hacen aflorar los sentimientos de cada individuo y de las personas del entorno. Actualmente, vuelven los aromas más clásicos y tradicionales, aderezados con sutiles toques orientales que resultan sugerentes y que hacen referencia a las emociones y al bienestar espiritual. Se trata de conseguir todo un corolario de aromas que atrapen al prójimo y que estimulen los sentidos y esto no es tarea fácil. De hecho, la elaboración de una nueva fragancia puede costar años de trabajo y es un proceso muy laborioso, según los más prestigiosos perfumistas. De hecho, en la actualidad y a pesar del gran desarrollo de los aromas sintéticos, la calidad de un perfume se equipara a la riqueza de los componentes naturales que lo integran. Así, notas que proceden del mundo vegetal como bergamota, limón, mandarina, pomelo, naranja amarga, jazmín, nardo, rosa, ciclamen, violeta, verbena, manzanilla, clavo, pimienta, vainilla, canela, pino y palo de rosa, son todo un clásico en el perfume que se precie. El éxito radica en saber conjugar estos elementos que la naturaleza pone a nuestra disposición. También se utilizan materias animales que suelen aportar sensualidad, como el ámbar gris, el almizcle–musk, civeta y otras secreciones que proceden de distintas especies del mundo animal. Los complejos procesos de laboratorio permiten conjugar todos los elementos creando auténticas fragancias que no desentonan y que permiten cientos de combinaciones.

Cómo utilizar el perfume para aumentar el atractivo

Cautiva con tu aroma. Si te das tiempo y sigues los consejos de los expertos, seguro que tu perfume te dará placer y encantará a quienes están de cerca de ti…El arte de la seducción utiliza el olor corporal como una de sus herramientas más poderosas. La elección de un perfume y cómo usarlo constituye una estrategia que conviene cuidar al detalle. En primer lugar, no debe usarse más de un perfume el mismo día, ya que en caso contrario corremos el peligro de enmascarar y, por lo tanto, reducir el efecto de aquél que ha de servir para cautivar a nuestra pareja. La elección de un perfume es algo muy personal, por lo que nunca debemos pensar en una fragancia por el mero hecho de que nos haya gustado utilizado por otra persona. Si nos dejamos llevar por esa creencia, la decepción es casi segura. Un mismo perfume no huele igual en dos personas diferentes. Ya en la perfumería, es aconsejable probar las fragancias en la muñeca –si lo queremos hacer sobre la piel- o espolvoreándolo en el aire para olfatearlo a cierta distancia. Nunca se debe oler directamente en el envase ni demasiado cerca. La sesión de pruebas en la perfumería suele perder su eficacia a partir del cuarto perfume o fragancia, debido a que el olfato pierde un tanto su “capacidad de concentración” y comienza a recibir sensaciones confusas. Un truco muy útil para evitar esto es llevar en un bolsillo, envueltos en un pañuelo, algunos granos de café para olfatearlos para después continuar probando nuevas fragancias. Y, por fin, la decisión final. La elección del perfume que finalmente va a ayudarnos a seducir, ha de basarse en el conocimiento de uno/a mismo/a. La fragancia no debe transformar de forma radical nuestro olor corporal, sino adornarlo como una nueva “piel invisible” que vaya, en cierto modo, en consonancia no sólo con nuestro cuerpo sino sobre todo con nuestra personalidad.

Obtención del perfume
Métodos de obtención del perfume en el antiguo Egipto. Exprimido, enfleurage, maceración, exprimido:
Consistìa en exprimir las flores y plantas aromáticas envueltas en una tela, ayudándose de dos palos que se giraban en dirección opuesta, copiando el sistema del vino y del aceite. Esta era una opción no muy usada por trabajosa y escasa de beneficio, ya que, aunque obtenían una especie de “jugo”, no lograban aprovechar todos los elementos aromáticos de las plantas.

“Enfleurage”
Consistía en intercalar flores sobre capas de grasa entre dos tablas. Estas flores, o pétalos se cambiaban una vez perdían su aroma (más o menos 24 horas) y se sustituían por otras frescas hasta que la grasa estaba saturada de perfume. Con esta grasa perfumada hacían pomadas y los famosos conos que vemos en las fiestas tebanas del Reino Nuevo, y que veremos más adelante.

Maceracion: Sumergían flores, hierbas aromáticas y semillas en grasas o aceites calentados a 65º C, luego lo ponían en un mortero y las seguían removiendo mientras el aceite o la grasa aún estaba al fuego (este sistema está descrito en algunas tumbas). Luego se filtraba y se dejaba enfriar. Si el producto obtenido era líquido (aceite) se ponía en frascos, y si resultaba sólido (grasa) se hacían bolas o conos.  Una alternativa a este sistema era cocer las flores y plantas en agua tapando el recipiente con una tela saturada de grasa. Dejaban evaporar toda el agua y luego rascaban la grasa de la tela, que habría quedado perfumada. Este sistema aún

 

Los aromas conseguidos por medio de estos procedimientos solían mezclarse con gomas o resinas para fijar otros ingredientes y conseguir así algo parecido a los actuales “potpourris,” o mezclas de aromas.
En cuanto a las gomas y resinas, solían utilizar:

– Incienso- Mirra- Bdelia- Resina de abeto- Gálbano- Terebinto- Resina de pino

Aunque usaban diversas variedades de incienso, el más común era el denominado Boswellia o Comniphora pedunculata, originario de Sudan y Etiopía. La mirra eran las “lágrimas” amarillentas.rojizas de la Comniphora En el Reino Nuevo el incienso y la mirra dejaron de ser materiales de importación tras la expedición de la reina Hatshepsut al Pais del Punt (Somalia). En dicha expedición se trajeron árboles con sus raíces y tierra, y luego ya los cultivaron en Egipto donde crecieron perfectamente. Antes de esta expedición Egipto importaba grandes cantidades de mirra para el culto diario en los templos. Para mayor claridad, he de decir que cuando nos referimos a incienso, no tenemos muy claro a qué nos estamos refiriendo, si bien en los textos jeroglíficos se mencionan dos clases de ellos. Uno sería el sntr y el otro el antyw. Tradicionalmente se ha traducido sntr por incienso, sin entrar en más averiguaciones. Pero en realidad incienso no es un nombre específico, sino genérico para algo que se quema. Sntr significaría “hacer divino” por lo tanto la palabra jeroglífica solo nos indica el fin a que fue destinado. Lise Manniche apunta la Boswellia Thurifera como el arbol del incienso. Pero estudios botánicos posteriores demuestran que los árboles representados en las paredes de la expedición al Punt no se ajustan a las características de la Boswellia. El hecho de que algunos autores identifiquen el incienso con la palabra árabe Olibano (Aceite del Libano) nos da pie a pensar que pudiera tratarse de otra planta de resina, la Styrax Bensoina. Como verán, los datos son confusos en lo que se refiere al incienso, y los estudiosos del tema no acaban de ponerse de acuerdo. Son más claros en cuanto a la mirra, llamada antyw por los antiguos egipcios. Era obtenida del arbol de la mirra o Comniphora Pedunculata. Los elementos secos como las resinas y las raíces, cortezas, maderas y semillas viajan bien y conservan su olor, por ello eran muy apreciadas.

Fabricación y conservación

 

En la fabricación de los perfumes egipcios, vemos que no sólo eran importantes los ingredientes, sino que era vital la proporción entre los elementos y el momento exacto de la mezcla… Para la preparación de perfumes se seguían cinco pasos genéricos:

  1. Preparación del vehículo (pasta, líquido, etc)

2. Hacer el vehículo astringente
3. Preparar lo líquido ( unos 2 l. y medio)
4. Preparar lo seco ( unos 2 Kg y medio)
5. Añadir resinas y cocer

Con estas cantidades saldría alrededor de medio litro de perfume. En la fabricación de los perfumes egipcios, vemos que no sólo eran importantes los ingredientes, sino que era vital la proporción entre los elementos y el momento exacto de la mezcla. Si no se tenía esto en cuenta, los perfumes no hubieran diferido mucho unos de otros, y, por ejemplo, olores como el de la canela o la resina hubieran predominado sobre todos ellos. No solían colorear los perfumes, ya que sin los pigmentos se conservaban mejor. Pero algunas variedades si que fueron coloreadas, quizás para darles mejor apariencia y hacer que fueran más apreciados. Si acaso con el tiempo, los olores se hacían demasiado intensos les añadían vino de palma para aligerarlos. En esto ya intuían que el alcohol aligeraba y refrescaba los perfumes, si bien como dijimos, no llegaron a destilar sus perfumes. Los perfumes bien almacenados podían durar bastante tiempo.. Se guardaban en alabastro o cristal, protegidos del sol y del calor. Sabemos que el perfume de mirra duraba unos diez años, y el de la casia y canela algo menos. Normalmente los florales eran más efímeros, si exceptuamos el de iris, que podía durar unos seis años, y si se almacena adecuadamente llega hasta los 20. Al parecer los aromas más duraderos eran los preferidos por los egipcios, y sobre todo, por las egipcias.

Perfumes más conocidos

 

 

Algunos de los perfumes más conocidos en el antiguo Egipto

Entre los perfumes más populares de Egipto encontramos

–          Metopion- Megallion- El Real- El Egipcio- El Mendesiano- Kyphi- Tyriac

También había otros sin nombre, solo conocidos por el ingrediente dominante en su composición

–          Lirio- Iris- Henna- Mejorana- Canela- Mirto- Rosa- Salvia- Mirra- Loto- Mandrágora

Los perfumes profanos

Todos hemos visto en infinidad de representaciones de fiestas y banquetes como los egipcios llevaban en lo alto de la cabeza lo que denominamos conos de perfume… Todos hemos visto en infinidad de representaciones de fiestas y banquetes como los egipcios llevaban en lo alto de la cabeza lo que denominamos conos de perfume. Lo usaban tanto los hombres como las mujeres. Los textos también nos hablan de estos conos, y una canción de arpista dice “Coloca resina antyw sobre tu cabeza”. Estos conos estaban hechos de grasa de buey impregnada de diversos perfumes. De todos modos, no parece probable que el único ingrediente fuera la resina antyw, es decir, mirra, ya que en estado natural tiene muy poco aroma, y si le extraían el aceite, el producto sería líquido y no apto para fabricar conos. Por lo tanto la grasa debía estar perfumada con otras fragancias, además de la mirra. Pero ellos empleaban la palabra antyw de manera simbólica al estar considerada la mirra como la fragancia más exquisita que se pudiera imaginar. A esta grasa animal quizás se le añadiera cera de abejas, que previamente había sido saturada en perfume. Observaremos que estos conos tienen un color más amarillento o anaranjado en la cúspide. Esto puede tratarse de una simple sedimentación del perfume en la grasa. No olvidemos que se fabricaban en moldes y que se desmoldaban como hoy en día hacemos con un flan. Por tanto, la sedimentación quedaría en la parte alta al invertir el producto, y la evaporación del aroma sería más fácil. Los artistas egipcios, tan minuciosos en sus detalles nos muestran esa sustancia amarillenta derritiéndose por los laterales de los conos, y a veces empapando y manchando las sutiles vestiduras de los asistentes a las fiestas. Efectivamente estos conos estaban pensados para que la grasa se derritiera, ya que empleaban mezclas que se derretían a los 37ªC, es decir, el mero contacto con el cuerpo, o simplemente a la temperatura ambiente de Egipto, sería suficiente para que los conos se derritieran. Hemos visto alguna representación en la que los conos ya no tienen esa forma tan puntiaguda, sino que son más planos, casi como una boina, lo cual nos indica que la fiesta ya estaba muy avanzada. Al parecer el sistema de que la grasa perfumada les cayera por el cuerpo y las ropas no sólo no les molestaba, sino que para ellos era importante la hidratación de la piel que les proporcionaba la grasa, y también el que sus vestidos conservaran un buen aroma, aunque por ello tuvieran que mancharse. El hecho de que un personaje apareciera con las ropas manchadas de perfume era un signo de riqueza. Estos conos eran utilizados tanto por hombres como por mujeres, y su uso alcanzó su momento álgido a partir del Reino Nuevo.

El perfume te identifica ante los demás

 

El aroma es tu sello personal: Clases. Románticas, aventureras, elegantes o sexys, el perfume te identifica ante los demás…. El aroma que desprendemos es uno de nuestros sellos más personal y suele ser una carta de presentación ante los demás. El perfume que utilizamos indica muchas cuestiones sobre nuestra personalidad. Se podría decir que según el perfume que elijamos, nuestra imagen ante los demás cambiará de una u otra manera; así ser romántico/a, elegante, provocador/a, dependerá en muchas ocasiones de la fragancia que utilicemos, sobre todo si pretendemos sorprender en un primer encuentro. Existen cientos de fragancias y entre ellas destacan las florales que se identifican con personalidades románticas y jóvenes. Se utilizan durante el día, preferentemente. Por su parte, la familia de las fragancias de helecho suelen identificarse con el signo masculino y tratan de evocar el ambiente de un bosque, con notas de lavanda, musgo y madera, siendo utilizadas indistintamente tanto por la noche como por el día. Otras fragancias más específicas que son utilizadas para determinados momentos especiales son las denominadas Chipres, a base de musgo de roble, pachulí o sándalo que se suelen emplear en perfumes de signo femenino, evocando gratos momentos e invitando a la sensualidad. Otros perfumes recuerdan a esencias de madera de sándalo, cedro, ciprés y se identifican con aromas frescos, con cierto tinte de sensualidad, pero que suelen utilizarse más por los hombres que por las mujeres. Son fragancias recomendables para ser utilizadas durante la noche y preferiblemente durantes periodos de frío intenso. Pero si lo que buscamos es un aroma sugerente y sensual basta con acercarse a una mujer que desprenda fragancias de corte oriental, basadas en notas de vainilla, ámbar y almizcle que suelen embaucar al más reacio. Por su parte, el hombre de porte más tradicional que utiliza las lociones y colonias por una simple cuestión de higiene suele decantarse por unos aromas en los que predominan las notas de cuero, humo, abedul y madera quemada. Son más intensos, se utilizan durante el día y tienen una duración más prolongada.

 

Composición de los perfumes el perfume es una mezcla de aceites esenciales aromáticos, alcohol y fijador. ..

El uso de los perfumes ha trascendido más allá de su objetivo funcional, como es proporcionar un olor agradable a nuestro cuerpo, llegando a constituir todo un lenguaje corporal cuyo origen se encuentra en el proceso amoroso. Pero, ¿cómo se consiguen los perfumes? El perfume constituye quizás el medio más sutil de alcanzar una belleza más allá de la apariencia física. El estímulo del olfato, tan presente en gran parte de nuestras reacciones, es algo tan sutil como determinante a la hora de provocar atracción o rechazo en otras personas. Además de parte importante de toda una ceremonia, el uso del perfume es un modo de conseguir afecto y aceptación socialmente hablando. El hombre usa perfume desde mucho antes de lo que se piensa. Como ocurre en los animales y las plantas, nuestro olor corporal también tiene connotaciones sociales, aunque en nuestro caso, su efectividad haya sido minimizada por otros elementos de efectos mucho más directos. Quizás precisamente por nuestra merma en esa capacidad de atracción mediante la emisión de fragancias, el hombre buscó en la naturaleza aquellas que le ayudaran a potenciarla, encontrándolas en los aceites esenciales presentes en las plantas. Básicamente, el perfume está formado por uno o varios de estos aceites esenciales, además de alcohol y fijador. Así como no hay dos plantas iguales, no hay dos aceites esenciales iguales ni, por supuesto, dos perfumes iguales. Esto nos lleva a una gran verdad: cada perfume es adecuado para un determinado tipo de personas, situaciones y objetivos.

Existen dos grandes familias de fragancias, según el Comité Francés del Perfume: las cítricas, en las que se usan aceites de limón, naranja, mandarina y otros cítricos y las florales, elaboradas con extractos de flores. De las primeras se sabe que aportan un tono fresco y extrovertido, por lo que son más recomendadas para la primavera y el verano. En cuanto a las segundas se puede decir que constituyen la base de más de la mitad de los perfumes comercializados hoy en día, y ofrecen tal variedad en intensidad, tono y duración, que hay prácticamente un perfume para cada tipo de personalidad, y para cada situación.Perfumes y aromas, el lenguaje corporal El perfume, parte de ti. Los aromas cítricos y frescos ceden el paso a una nueva generación de fragancias orientales, elaboradas con notas florales y ambarinas… Cada persona utiliza un perfume diferente que lo clasifica de alguna manera y que le dota de su propia personalidad, que difiere del resto. Actualmente, los aromas cítricos y frescos ceden paso a una nueva generación de fragancias orientales, elaboradas con notas florales y ambarinas. Esta mezcla proporciona un aroma que denota un estilo o personalidad depurada, elegante, sensual y muy femenina. El nuevo lenguaje del perfume se basa en la utilización de flores exóticas, de especias, de notas de madera y ámbar que nos arrastra con un aroma intenso y evocador. Hoy en día, la fragancia es el atuendo de moda más importante de las personas a la hora de potenciar la personalidad, aumentar el atractivo y dotarnos de una mayor sensualidad, capaz de seducir a los más exigentes. Las firmas más relevantes del panorama internacional optan por incluir en sus nuevas fragancias, aromas cálidos, suaves, vibrantes y sensuales, en las que predominan las notas potentes a jazmín, almizcle, ámbar, azahar, rosa, frutos rojos del bosque, violeta, vainilla o incluso el chocolate blanco. Un buen perfume, nuevos aromas y fragancias que tienen el poder de transportarnos a lugares desconocidos, lejanos y exóticos. Las firmas de prestigio luchan, día a día, pro crear una fragancia que permanezca, que deje huella, que se convierta en una novedad de alcance internacional y que, sobre todo, llegue a las personas por su capacidad de atracción.

IMPORTANCIA DEL PERFUME EN EL ANTIGUO EGIPTO

Historia:

 

 

Los ungüentos y perfumes les resultaron imprescindibles. No olvidemos que Egipto es un país extremadamente caluroso y seco, por tanto las grasas que hidrataban y suavizaban su piel eran una necesidad,… Los ungüentos y perfumes les resultaron imprescindibles. No olvidemos que Egipto es un país extremadamente caluroso y seco, por tanto las grasas que hidrataban y suavizaban su piel eran una necesidad, que ellos a lo largo de su historia fueron convirtiendo en lujo. Es más, parece lógico que añadieran elementos aromáticos a estos ungüentos, en parte por placer, y en parte para disimular el olor a rancio que, sin duda, tendrían los aceites y grasas. Así, los perfumes jugaron un importante papel a la hora de mitigar los olores corporales y ambientales derivados del calor.

Desde las primeras dinastías, los perfumes y ungüentos formaron parte del ajuar funerario (recordemos los 7 aceites sagrados) y resultaron indispensables en los ritos de los templos. La calidad y el exotismo de los perfumes egipcios hizo que fueran conocidos en todo el mundo antiguo, de manera que en el IM ya se comerciaba con todo el Norte de Africa y con Creta. Así, los perfumes y las materias para su elaboración viajaron con profusión por el Mediterráneo. Encontramos referencias a este comercio en naufragios, yacimientos, en tablillas asirias, en Turquia en Creta y en Grecia. Incluso en Arabia (país famoso por su devoción a los perfumes) buscaron cosas nuevas en Egipto. La evidencia más clara de esta afirmación la constituye el naufragio en la costa sur de Turquia de un barco de carga que había estado haciendo la ruta por diversos puntos del Mediterráneo cargando mercancías. Entre ellas había una partida de resinas. La fecha aproximada de este hecho nos viene dada por un sello de oro con el cartucho de Nefertiti, es decir, alrededor del 1350 a.C. Dicho cargamento constaba de cerca de cien vasijas de resina identificada como Pistacia terebinthus, un árbol que crece en Chipre, en Kios y en Palestina, y destinadas a Egipto para elaborar perfumes. Abundando en estas referencias, en un fragmento de vasija hallado en Amarna encontramos la siguiente inscripción:

“Resina fresca perteneciente al capitán Ini, purificada para el fabricante de ungüentos Jaemuaset”

El tal capitán Ini pudo muy bien haber sido patrón de un barco similar al del naufragio de Turquía al que antes nos referíamos. Lo cual no hace más que darnos pistas sobre el constante comercio de sustancias aromáticas por el Mediterráneo. El clima de Egipto favorece el crecimiento de multitud de flores y plantas aromáticas silvestres. Pero además, los egipcios cultivaron otras muchas especies en sus jardines, a veces traídas al Valle del Nilo desde otros países. Ellos se sentían orgullosos de sus jardines, que les proporcionaban frescor, sombra, frutos y flores, y que constituían un lugar muy apreciado de la casa. Vemos con frecuencia pinturas en las que aparecen los jardines, y en las que especifican cada una de las especies que allí aparecen. Eran jardines ordenados, y casi siempre rodeaban un lago. Para ilustrar el tamaño de algunos jardines, baste el ejemplo del jardín de Nebamun en el que había:

–          170 palmeras datileras- 120 palmeras dum- 5 higueras- 2 moringas- 12 viñas- 5 granados- 16 algarrobos- 5 espinos- 8 sauces- 10 tamarindos- 5 acacias- 2 mirtos- 5 árboles desconocidos

Sabemos que los egipcios contaban con dioses para casi todos los aspectos de su vida cotidiana y para el Mas Allá. En el caso de los perfumes, tambien tenían sus patrones. El dios que habitualmente se tiene como patrón de los perfumes es Nefertum, dios habitualmente representado como un niño, o un joven surgiendo de una flor de loto, en clara referencia al ciclo solar puesto que esta flor se abre al amanecer orientada al este y se cierra y desaparece bajo el agua en la oscuridad. Su nombre significa simplemente “El Loto”, y ya aparece citado en los TT.PP. como “el que no tiene igual” y “la flor de loto perfumada en la nariz de Ra”. Todos estos aspectos lo convirtieron en el dios de los aromas y los ungüentos. Pero aún tenemos otro dios relacionado con los perfumes, se trata de Shesmu, que ya aparece en los TT.PP.. Es este un dios de figura antropomorfa, que a veces aparece como dos halcones que retuercen una red en la prensa. Lleva el título de “Maestro de los Perfumes” en los templos de Edfú y Dendera, por lo que aquí tendríamos al dios de los perfumistas. Quizás este patronazgo se debiera a su cualidad de “prensador”, ya que prensaba los cuerpos de los pecadores para obtener vino que dar a los difuntos y otorgarles fuerza. Por esto también se consideraba dios de las bodegas y del vino. Por tanto, pensamos que sea esta característica de manejar la prensa lo que le hace dios de todo cuanto se obtiene a traves de prensa. Era un dios beneficioso en general, aunque maligno para los pecadores. Su contrapartida femenina es la diosa Shesmetet.

Los Perfumes en el Cristianismo
Los animales no estuvieron ajenos a la simbología de los perfumes, y su entrada al mundo aromático se efectuó de la mano del Bestiario. Los perfumes dedicados a los Dioses no tienen precio a escala humana, nada es lo suficientemente bueno o valioso para deleitarlos. El hombre ha recurrido a la ofrenda de aromas para ser aceptado y escuchado en sus plegarias por sus divinidades. Los objetos mediadores entre Dios y el hombre se revisten de sacralidad (Croatto, 2002:54) y como tales, los perfumes adquieren valor sagrado. Los perfumes pertenecen al Dios y no al hombre (Albert, 1990:218), pero con la llegada del cristianismo, Dios permitió al hombre compartir su agrado divino por los perfumes, y por ello, marca a sus elegidos con fragancias deliciosas: María, Pablo, Magdalena, Marcos. Les otorga la gracia de “morir en olor de santidad”, de transformarse ellos mismos en objetos mediadores revestidos de sacralidad.

El aura de misticismo religioso que rodea a los perfumes no es casual. No es casual que se les atribuyan tantas y variadas propiedades, algunas auténticas, otras mera expresión de deseo de una humanidad que busca consuelo en sus divinidades. Es que los aromas tienen el poder de transportarnos a un mundo ya conocido de emociones y sentimientos profundos, no sólo religiosos. Porque de los sentidos, el del olfato es el único que le permite al hombre vivir dos veces el mismo instante. Los perfumes amados, conocidos, dormidos en nuestra memoria, son tan verídicos y reales como los sueños mientras los soñamos. No se narran ni se evocan: se viven.

Almizcle (Musk), Estimulante Sexual.

El almizcle, musk, es utilizado en el tantra sexual. Conozca sus propiedades.

Es una substancia marrón, amarga, volátil, extraída de una glándula excretoria cercana a los genitales de una especie de ciervo ( almizclero, moschus mosquiferus, musk-deer ) originario de Asia Central (vive en montañas de Siberia, China, Tibet, Persia). Los homeópatas le dan el nombre latino de Moschus. El órgano que lo contiene es una bolsa peluda, larga, de 9 a 10 cm. situada debajo del vientre del macho, cerca de las partes genitales (prepucio) y el producto que lo contiene es un humor graso, negro-amarronado. Las bolsas de almizcle son exportadas encerradas en capas de plomo para conservar sus propiedades odoríficas.

Hay 3 clases:

De China, proveniente del Tibet y de Tongking.

De Siberia, cerca de la zona polar.

De Bengala, en la húmeda selva de la India.

El mejor es el primero, se lo recibe en bolsas del grosor de un huevo de paloma, más o menos redondas, cubiertas de pelos, que contienen cada una de 15 a 20 gr. Tiene el aspecto de sangre coagulada, y consiste en pequeños gramos marrón oscuro, suaves y untuosos al tacto, ligeramente húmedo. En Persia y Tibet el almizcle es usado en comidas por sus propiedades eróticas. En Occidente y Oriente tiene una amplia utilización en perfumes (también se emplea el extracto sintético); se supone que sus efectos se deben a la presencia de un alto contenido de feromonas en las glándulas sexuales que la producen.

El almizcle en la literatura:

Un escritor árabe comenta la importancia de perfumarse a sí mismo con musk como una ayuda antes de involucrarse en un acto sexual. De acuerdo al Kama Sutra, el olor del musk es asociado con la mujer ideal, la más erótica y sensual. Frecuentemente aparece en historias chinas como un factor de seducción y atracción sexual. Los más antiguos libros de Medicina relatan casos de varones que en sus 80 años fueron revitalizados en su poder sexual gracias a esta valiosa sustancia.

Musk o Moschus en homeopatía:

Para Kent -el gran Maestro Homeopático– este remedio estaría indicado en mujeres cuya afección principal es la histeria, pero en la modalidad de la obstinación, donde los síntomas variados están siempre al servicio de obtener lo que ella quiere: conseguir su voluntad, bajo el imperio de una poderosa represión sexual, que este remedio suele levantar, devolviendo a la paciente el impulso sexual reprimido. Actúa también sobre varones con tendencia al dramatismo, a la expresividad desmesurada de su padecer, con los síntomas más “terribles” que prontamente se disuelven como un tipo de “histeria de conversión” freudiana que tiene su origen en vagos temores sexuales del tipo de miedo a la enfermedad, al contagio genital, al embarazo y a la vagina femenina en general.

Funciona como excitante en la sexualidad reprimida por motivos histéricos.

En aromoterapia se usa en los rituales tántricos (yoga sexual) y mágicos como poderoso estimulante olfativo que produce estados de arrobamiento y poderoso deseo erótico. Es el perfume de mayor poder erótico y atractivo: una onza de musk guarda su poder olfatorio durante decenas de años y un solo gramo es capaz de llenar una habitación de un aroma penetrante que tarda días en evaporarse pudiendo resultar sumamente alérgico, motivo por el cual debe diluirse decenas de veces y usarse con sumo cuidado y en manos de especialistas. La Medicina antigua lo usaba también como estimulante difuso en los estados asténicos. Es uno de los elementos más caros de la industria del perfume, junto al esperma de ballena y al ámbar gris (es de destacar que también poseen feromonas)

“Todo parece exhalar el olor de una mujer.”
Emile Zola

“¡Que dulce goce el olor del que me nutre mi amada, con su cuerpo untado de almizcle y mirra!”
Harum Al-Ferez, poeta árabe, siglo I a. de C.

 

Los perfumes sagrados

El perfume Sagrado en el Antiguo Egipto: kyphi, Incienso, Dios. Los perfumes sagrados en el Antiguo Egipto.

Uno de los principales usos que tuvieron los perfumes fue en los cultos diarios de los templos. La naturaleza de los aromas, su sutileza, su volatilidad, parece que los convierte en el vehículo adecuado para entrar en contacto con lo divino Se decía que el perfume era de “origen divino – salía de los huesos de los dioses y de sus ojos” y se los asociaba al ojo de Horus. Así, cuando el sacerdote mojaba el dedo meñique en el ungüento y ungía la estatua del dios, Thot le devolvía el ojo sano. Hay muchas inscripciones que nos muestran la importancia que dieron al incienso en el culto, como por ejemplo esta:

El Kyphi:

La palabra “kyphi” es la deformación griega de la palabra “kapet” (del verbo jeroglífico k3p,

Que significa quemar cualquier sustancia para fumigaciones, al igual que nuestra palabra “perfume” viene del latin pro-fumo que significa “Para quemar”, tambien incienso viene de incendere). El kyphi es el perfume más recordado y conocido de entre los que fabricaron los egipcios. No era uno de los ungüentos sagrados, sino que tenía dos utilidades primordiales. Una era la de servir de incienso y la otra como remedio de diferentes dolencias. E incluso si se ingería era antídoto contra la mordedura de serpientes y para tratar el asma. Tenemos varias recetas para la fabricación del kyphi, que, aunque básicamente son iguales, si que presentan alguna variación. Las citamos por orden de antigüedad:

Papiro Ebers – 1500 a.C., Ramsés III – 1200 a.C., Maneton (via Plutarco) – 300 a.C, Edfu y Filae – 200 a.C, Dioscórides – S I, Rufus de Efeso – S I, Receta Siria – S II

De las recetas para fabricar kyphi que han llegado a nuestros días, dos permanecieron en griego. Galeno en el año 200 d.C lo menciona en un ensayo titulado “De los antídotos” Luego un tal Damócrates (médico ateniense) hace referencia al kyphi diciendo que ni crece en los árboles ni en la tierra, mientras que otros fumigadores como el incienso o la mirra si lo hacen, y que constaba de más de un ingrediente.

Plutarco nos desvela en su Iside et Osiride los dieciséis ingredientes con los que se preparaba el kyphi: miel, vino, pasas, juncia, resina, mirra, palo-rosa, seseli, lentisco, brea, junco oloroso, romaza, enebro gigante y enano, cardamomo y cálamo. De todas maneras ninguna de las recetas se pone de acuerdo en cuanto a ingredientes, y algunas de ellas llegan a citar cincuenta, mientras que otras, como la de Dioscórides, solo cita once, diez de los cuales aparecen en todas las recetas, sean griegas o egipcias. Las referencias clásicas a los perfumes egipcios nos son de mucha utilidad a la hora de saber los usos que se daban a los perfumes. Por ejemplo Plutarco dice que en los templos se hacían fumigaciones tres veces al día:

Por la mañana incienso
Al mediodía mirra
Al atardecer kyphi

EL kyphi se utilizaba igualmente como inductor del sueño, por lo que podría considerarse como el precursor de la aromaterapia, que los egipcios no solo conocían, sino que dominaban y practicaban.

En tiempos anteriores a Ramses III el kyphi era también usado por la gente para perfumar sus casas y sus ropas, y para combatir el mal aliento. También se usó para aliviar el dolor de cabeza y la epilepsia, el dolor de oídos, y el dolor de estómago e hígado. El kyphi perduró a lo largo de toda la historia de Egipto, e incluso en el S VI aún se conocía y usaba este preparado. Esto lo sabemos por una receta copta en la que se prescribe kyphi mezclado con mejorana y vino para tratar una enfermedad de la piel. Suponemos que usado de modo tópico y no ingerido. La curiosidad despertada por el mítico kyphi encontró eco en nuestros días, y el día 3 de Abril de 2002, el diario francés Le Monde publicaba un reportaje en el que se daba cuenta de la investigación llevada a cabo por especialistas sufragados por una firma de cosmética, para poder revivir el aroma faraónico y presentarlo el dia 5 de Abril en El Cairo en la exposición Perfumes y Cosméticos en el Antiguo Egipto, organizada por el Museo de El Cairo, el Museo del Louvre y el Museo Arqueológico de Marsella.

El Tiryac:
Casi siempre encontramos emparejado con el kyphi otro aroma llamado Tyriac. El Tyriac no era realmente un perfume ya que solo tenía el uso medicinal, aunque era un remedio aromático. También servía como antídoto contra mordeduras venenosas, y al igual que el kyphi se usaba para relajar la ansiedad. Hacia 1574, el veneciano Próspero Alpini visitó Egipto, y a pesar de las grandes dificultades que encontró para desvelar el misterio del tiryac, logró averiguar los ingredientes, que eran nada menos que 57 plantas, más piel de serpiente y arcilla, todo mezclado con vino añejo o vino de granada y miel. Esta era la receta de 1574 preparada para el rey de Turquía y que se llamó Tiryac de Faruk. Hay otras recetas que alcanzan los 97 ingredientes. EL kyphi era uno de estos ingredientes para preparar tiryac.Este preparado aún se puede encontrar en los bazares y herbolarios egipcios, aunque suponemos que la fórmula no sea exactamente igual.

El apreciado perfume del 22 de Khoiak :

 

Este era otro de los misteriosos perfumes que se fabricaban en el AE, y que estaba destinado usarse en determinados ritos iniciáticos de Osiris, y cuyos ingredientes permanecieron ocultos, al igual que los del Perfume Secreto de Min. Todo lo relacionado con este perfume está escrito en el “laboratorio” de Edfú, en la parte interior para que ningún mortal pudiera verlo. Hoy en día, quien quiera y sepa leer jeroglíficos, tiene el misterio a su alcance.

Este perfume se empezaba a preparar todos los años exactamente el mismo día, la mezcla el día 15, la cocción entre el 15 y el 18, y el día 22 se retiraba el ungüento del fuego. EL concepto esencial de regeneración que sugería el color negro del preparado, se intensificaba con la incorporación de aroma de loto.

Se destinaba a ceremonias que tenían lugar en todos los templos donde hubiera algún miembro de Osiris. El misterio se centraba en una figurilla momiforme hecha de semillas de cebada, arena e incienso, tierra, pulpa de dátiles, incienso, resina y sustancias aromáticas, así como una pequeña porción de todos los minerales mezclados con agua del lago sagrado. Esta figurilla momiforme era sometida a ciertos ritos y luego ungida con aceite de moringa e incienso. Tras esta unción se escondía durante un año. Y en las ceremonias del año siguiente se hacia una figurilla nueva, y la que estaba escondida, se enterraba. Esto, al parecer, aseguraba una buena cosecha.

Como ajuar Funerario:

De todos es sabido lo importante que era para los egipcios tener un ajuar funerario que cubriera sus necesidades en el Mas Allá. Y por supuesto, cosméticos y perfumes formaban parte de esas necesidades. En muchos enterramientos se han encontrado preciosos estuches con todos los elementos necesarios para la ceremonia de la Apertura de la Boca de la momia del difunto, en los que no faltan diminutos vasos destinados a contener algunos de los aceites sagrados que ya hemos mencionado.
Existía una lista de siete aceites sagrados destinados al rito de la Apertura de la Boca, si bien no todos ellos tenían consistencia de aceite y podían parecerse más a ungüentos. Estos óleos eran:

El del festival:

El Sefet:

El Nejemet:

El Tuat:

El de Cedro:

El Tejenu:

El Hekenu: o bien:

Según Lise Manniche esta lista de siete óleos se debe ampliar a diez variedades. Los aceites añadidos son:

El Madjet:

El Tisheps:

El Secreto de Min

Hekenu:

La fórmula aparece en la pared E del laboratorio de Edfu junto a la cámara de la estatua del rey. La forma de escritura apenas difiere en el determinativo de la palabra “alabanza”

“Hekenu de resinas ab y antyw de primera clase, para ungir los miembros divinos”

El hekenu necesitaba 365 días para su preparación y se reducía mucho durante este tiempo. La base era la pulpa exprimida del fruto del algarrobo. Este árbol existía en Egipto y está descrito como de madera negra y fruto en vainas. EL fruto del algarrobo era el que daba nombre a la palabra “dulce” (nedjem).

Solo el determinativo de abstracto:

O de árbol

Las diferenciaba en el lenguaje escrito, aunque en el hablado debía ser lo mismo. Y es cierto que la algarroba es dulce. Esa planta era escogida en el mundo de los aromas no por su olor, sino por todo lo contrario, es decir su ausencia de aroma y a la vez su gran capacidad de absorber otros perfumes.

EL hekenu debía aplicarlo un sacerdote con ligeros toques del dedo meñique.

Tisheps:
También sus principales componentes eran las resinas ab y antyw. Estaba destinado a ungir a Hathor de Dendera antes de emprender el viaje a Edfu (177 Kms). Su preparación llevaba 241 días. El perfume predominante era la canela, Y lo encontramos mencionado en el relato de la expedición al Punt de la reina Hatshepsut.

Madjet:
Este aceite une los miembros del dios (en memoria de la desmembración de Osiris) y quita el mal olor. La fórmula que aparece en Edfú no es específica sino más bien genérica. Se sabe que existía un madjet para las fiestas y uno para diario. También se especifica el modo de aplicación. Había que aplicarlo con dos dedos, el que tocaba al dios enfundado en un dedil de oro.

La base era la grasa de buey. Pero no podía ser un buey cualquiera. Debía ser un buey cuya nariz no hubiera sido perforada nunca para ponerle una anilla y que se lavara cada mañana en el lago sagrado para estar purificado. Igualmente se le envolvían las pezuñas en fibras de palma. Después del sacrificio (corte de garganta), se separaban las patas y la cabeza y se abría en canal. Luego se limpiaba el cuchillo del matarife para quitar cualquier rastro de sangre, y con él se separaba la grasa que se ponía en un recipiente de piedra con tapadera y se almacenaba un año.

Llegado el momento se perfumaba esta grasa con resina de pino, aspálato, rizomas de junco, bayas de enebro y piñones. Quedaba una pasta rojiza de fuerte aroma que permanecía durante horas.

Secreto de Min:

 

Este era un ungüento pensado para reunir los miembros del dios y “para ungir toda estatua de madera o piedra.” La fórmula era un secreto transmitido de padres a hijos. Tan sólo el sacerdote que hacía la purificación era parte del secreto, y ningún ser humano debía acercarse:

“porque es un secreto que no debe saberse”

Aunque este secreto está registrado en las paredes de Edfú y en la actualidad, al alcance de cualquiera que sepa leer jeroglíficos. Por estos registros sabemos que era bastante parecido al tisheps, pero se le añadían minerales, concretamente 18 grs. de los siguientes minerales:

–          Oro- Plata- Laspilázuli- Jaspe rojo- Feldespato verde- Turquesa- Fayenza- Cornalina

Todos ellos molidos muy finamente. El añadir minerales a un ungüento puede parecer curioso, pero tenía un objetivo claro, puesto que se creía que los dioses estaban constituidos por una mezcla de elementos, incluyendo sustancias minerales, vegetales y resinosas, y al transferir estos ingredientes a una estatua cuando se la ungía, la estatua adquiría la divinidad. Según esta receta debía aplicarse caliente con una espátula y el sobrante debía recogerse y reutilizarse. (era un producto negro y pegajoso) Tras este tratamiento la estatua estaba lista para la apertura de la boca. El aspecto de la estatua tras la aplicación de esta pasta debía ser la misma que presentaban las famosas estatuas negras de Tutankhamon, que seguramente serían tratadas asi, o bien representaron que lo habían sido como rito de regeneración. En los enterramientos normalmente sólo aparecían cuatro o cinco de estos ungüentos. Las vasijas que los contenían solían ser de alabastro o piedra. Ahora bien, si el personaje no tenía tantos posibles, la terracota también era válida. Pero lo habitual entre personajes no reales eran las “tablillas” para unciones que eran unas placas planas de alabastro en las que había unos pequeños huecos cóncavos para verter solo unas pocas gotas de cada óleo.

Un texto en siete columnas nos decía el aceite que contenía cada hueco. Pero tambien el simple hecho de pintarlos en las paredes y relacionarlos cumplía la función mágica de ofrenda funeraria. En las tumbas de personajes importantes podían aparecer grandes jarras como las que tenía Tutankhamon en su tumba y que contenían “Perfume del Festival”, de cedro y el de Libia o tejenu .En la tumba de un personaje llamado Amenemhat, mayordomo del visir User, de época de Tutmosis III hay una procesión de ofrendas de perfume, cuyo texto dice: Ofrenda del mejor aceite de cedro, el mejor Tejenu, ungüento de antyu, aceite de moringa, tisheps, para los 1000 años que tu señor Amón ha decretado para ti en la casa de los vivos, donde tienes vida, salud y justificación y la alegría de la música para siempre. Por otra parte, justo antes de la Fiesta del Año Nuevo se celebraban los cinco días epagómenos añadidos a cada año de 12 meses de 30 días para que el calendario fuera acorde con la astronomía. Estos cinco días estaban dedicados a Osiris, por lo que era muy apropiado que los familiares honraran a sus difuntos con una ceremonia especial presidida por un sacerdote funerario, o un familiar que oficiara como tal. Esta ceremonia consistía en entrar por la noche en la tumba, encender un fuego y quemar incienso al tiempo que presentaban el ungüento madjet y recitaban una oración para que el ojo de Horus (el ungüento) estuviera vigilante e iluminara el camino del difunto en el Más Allá.

se usa en Egipto en la actualidad.

Por ejemplo, el aceite de Lavanda es destilado de las flores, el aceite de Eucalipto proviene de las hojas del árbol. Bajo la forma de aceites esenciales ejercen influencias positivas creando un ambiente agradable, sereno y relajante, mediante el calor se liberan pequeñas moléculas que al ser aspiradas pasan a los pulmones y de aquí son transportadas por la sangre a todos los órganos del cuerpo, actuando sobre determinado órgano, según las propiedades del aceite esencial natural utilizado. Este efecto es lo que ha aplicado en Aromaterapia, un método de curación mediante el empleo de aceites esenciales naturales. La Aromaterapia no es nueva, los aceites esenciales se han usado hace miles de años, los antiguos egipcios estaban altamente especializados en las mezclas de aceites aromáticos. Los Romanos eran particularmente aficionados al aceite de rosas. En la civilización griega, Hipócrates, el padre de la medicina, reconoció el poder de curación de las plantas. Se conoce, a través de la historia, que durante las epidemias de peste, se quemaban maderas como Junípero y Pino, por sus propiedades antisépticas.

En la Biblia encontramos directas referencias al uso de inciensos, esencias y aceites para perfumar, purificar, hacer unciones y aún con fines médicos (Ezequiel, Isaías, Moisés y Salomón). La perfumería es un antiguo arte, y podemos sorprendernos al saber que el perfume como actualmente lo conocemos, fué creado por primera vez en Tierra Santa, cuando la reina de Saba, hace 3000 años, al visitar al rey Salomón le obsequió vástagos de nísperos, de esta planta se extraía un bálsamo muy apreciado, los vástagos fueron trasplantados al Oasis Ein-Gedi, en las orillas del Mar Muerto, de estas plantas los perfumistas de la época obtuvieron una esencia del bálsamo para crear un perfume muy codiciado.

En el siguiente milenio, a causa de las guerras en Jerusalem y Tierra Santa, la industria de la perfumería se extinguió, hoy después de 2000 años, un perfumista internacional ha redescubierto el antiguo arte usando las esencias aromáticas de unas 90 plantas diferentes, nativas de Jerusalem, y ha producido exquisitos perfumes.Las velas con aceites esenciales también pueden influenciar en el ambiente y las personas.Las velas perfumadas al arder propagan su fragancia rápidamente en el ambiente, llenando de su aroma todo el lugar donde se encuentran, para crear una atmósfera placentera de tranquilidad, y el que llega a ese lugar inmediatamente sentirá una sensación de agrado.Por ello se han empleado en Aromaterapia. También loa Aceites esenciales naturales colocados en sacheteros se emplean con la misma finalidad.

PERFUMES ESOTERICOS Y SUS USOS

La historia del perfume, esa exquisita fragancia de origen natural o sintético, es tan antigua como la humanidad. Desde las más antiguas civilizaciones, los perfumes han servido de ofrendas a los dioses, poción mágica, …La historia del perfume es tan antigua como la propia humanidad. El perfume siempre ha sido un objeto de deseo y sensualidad desde las más antiguas civilizaciones. Sus usos también han sido múltiples y han servido en infinidad de ocasiones para ceremonias religiosas, diversos rituales tribales, ofrendas religiosas (como en el Antiguo Egipto, Mesopotamia, Grecia) o incluso para curar determinadas afecciones o patologías así como elemento capital en el apasionante mundo de la seducción.El pe rfume también ha sido utilizado por diversas culturas como elemento de intercambio y normalmente era considerado un signo de la aristocracia y de las clases altas, como elemento de poder y status social. Además, un buen perfume ha sido siempre un objeto probado de deseo y un elemento característico de una determinada cultura social.

Durante la Edad Media y muy relacionado con la monarquía y la corte francesa, los perfumes adquirieron su significado más sensual; momento en el que proliferan los baños con fragancias entre las altas clases sociales. Con el paso del tiempo, la cosmética francesa se ha ido asentando como una de las más variadas y cotizadas del orbe. Hoy en día, el perfume es uno de los elementos más ligados a la atracción sexual y resulta imprescindible en todo lo que tenga que ver con la higiene y el aseo personal. Así, las firmas de cosmética guardan secreta y sigilosamente sus miles de pócimas y aromas para conseguir los perfumes más codiciados. De ahí que existan en el mercado más de 3000 fragancias, con las tonalidades y olores, más diversos.

Las acuáticas evocan el agua del mar o el aire. El ámbar es otra de las notas cálidas de las fragancias más actuales. La lavanda, artemisa y romero componen la familia de los aromáticos. La vainilla y el benjuí entran dentro de los balsámicos. La nota de cuero se obtiene a partir del abedul y el alquitrán. Las florales utilizan la rosa, clavel, gardenia, jazmín, orquídea, geranio, petunia o azaleas, mientras que las herbáceas proceden de la albahaca, menta y mejorana. Las frutales, utilizan el melocotón, manzana, mandarina, melón o piña. La familia de las hespérides comprende los aceites esenciales de frutas como la bergamota, mandarina o limón. Las maderas son de cedro, pino, sándalo y musgo. No cualquier fragancia sino la que a uno le pertenece. Cualquier tipo de fragancia se percibe diferente en cada persona. Su estilo de vida, su hábito alimenticio y su entorno serán los que determinarán qué tipo de aroma es apto para el pH de su piel.

Cada persona tiene su propia fragancia o aroma personal que se diferencia del resto por multitud de factores, no siendo todas las fragancias adecuadas al pH de cada piel en particular o en individual. Las fragancias se perciben de forma diferente en cada persona y es que su estilo de vida, su hábito alimenticio, su entorno, sus costumbres sociales determinarán que tipo de aroma es el más apto para el pH de su piel. Así, Graciela Zárate, promotora de ventas de perfumes y cosméticos de Givenchy, señala que “existe una fragancia para cada tipo de persona”.Sin embargo, la propia especialista señala que todas las personas persiguen un aroma que perdure y les distinga del resto de los mortales, pero al parecer cada persona tiene sus propias peculiaridades que provocan determinadas variaciones en el aroma que desprende cada perfume por la propia fisonomía de cada individuo, de sus particularidades, de sus hormonas, del tipo de piel que tenga; todo ello, determina esa variación final que sufre químicamente el perfume que cada día nos aplicamos.

Según Zárate, cada persona tiene un pH de la piel particular, lo que unido al nivel de sudoración (humor) de la persona determinará la fijación final del aroma, por un proceso lógico de reacciones químicas que se producen en la piel del individuo. Sin embargo, esta especialista señala que la gran mayoría de expertos en la materia coinciden en señalar que las fragancias amaderadas son las que más perduran en la piel y, por ello, invita a las personas muy activas a que “usen fragancias frescas con una buena base a madera, porque ella es la que fijará la fragancia”, comenta.

 Perfume y seducción

El perfume es considerado como un arma perfecta de la seducción, en ambos sexos. Belleza y spa. Hoy en día, en la recámara de cualquier alquimista dedicado a la perfumería se almacenan más de tres mil fragancias distintas, entre las que son de origen natural y las que son de procedencia sintética. Cualquier tienda de perfumería almacena más de dos mil fragancias diferentes en su trastienda y, las hay, tanto de origen natural, como de procedencia sintética. Lo importante de esto es que puede haber tantos tipos de aromas como personas, porque cada individuo puede manifestar una determinada predilección por un determinado tipo de aroma que, como norma, suele diferir del gusto o la predilección de otro individuo, por mil factores diferentes.

Hay muchos tipos de perfumes. Verdes y boscosos, helechos que recuerdan al césped recién cortado; los chipres que reflejan el aroma a musgo, pachuli o bergamota; los refrescantes que se agrupan en dos acordes olfativos románticos; los hesperidados, frescos y frutados; los florales, elaborados con esencia de flores; los cálidos y especiados que se caracterizan por su sensualidad y se inspiran en los aromas de Oriente y en la combinación de especias (vainilla, canela…); los maderas que reflejan el olor vegetal de los bosques y las especias; los ambarinos que son los orientales y dulces o los cueros que huelen a tabaco, madera y papel.

Los grandes clásicos del aroma se enmarcan dentro de los perfumes de las flores, aunque esto siempre va en gustos. Actualmente, destacan las fragancias orientales, consideradas como las más sensuales, evocadoras y místicas o los perfumes que proceden de la lavanda, el romero o la artemisa. Las afrutadas también tienen una gran aceptación entre la población más joven y, es que, unos toques de manzana, albaricoque, fresa, cereza en el olor corporal imprimen carácter. De todas formas, elegir un perfume no es fácil pero una vez encontrado hemos conseguido obtener nuestro propio aroma personal que nos distingue del resto y que nos convierte en únicos porque se genera un sello personal y particular. Por ello, hemos de tener en cuenta que los perfumes son una cuestión muy personal y que, generalmente, el mismo perfume no desprende el mismo aroma en dos personas distintas; razón por la que comprar un perfume, únicamente porque su aroma en otra persona nos parece estupendo, no deja de ser un error muy habitual y, muy caro, ya que los perfumes no suelen ser baratos.

Perfumes Orientales

La tradición en los países árabes respecto al aroma y a la perfumería es conocida desde siempre. Grandes especialistas en la mezcla y la composición por escalas de las diferentes variedades de aceites aromáticos y esencias de flores, especias, tierras, maderas y demás componentes, algunos de ellos guardados con esmero y secreto durante cientos de años, hacen de estos perfumes unas exquisitas mezclas de frescura y sofisticamiento.

Elaborados en Arabia y Egipto, grandes maestros por excelencia del arte de la perfumería, su olor nos transporta, quizás, a la época de las mil y unas noches, en las que los aromas envolventes de sus jardines nos envuelven y nos hacen sentir su elegancia en la sencillez de sus elaboraciones. Están vehiculizados en aceites, para evitar su evaporación, al igual que llevan un sistema de roll-on para su mejor aplicación . Se presentan en formato de 3 ml. cada uno. Dada su alta concentración, es recomendable aplicarse primero una pequeña cantidad en la base de la muñeca para ver la intensidad que cada persona requiere. No hay que olvidarse que son perfumes, y que su grado de concentración es alto.

Los hemos clasificado en perfumes de hombre y perfumes de mujer en atención a sus componentes más evidentes. Es, quizás, una cuestión de gustos en cuanto a su composición y su aroma. Ustedes eligen.

Cómo hacer perfumes

 

La fórmula secreta del perfume. El arte del perfumista. ¿Qué se esconde detrás de un frasco de perfume?… El arte del perfume es toda una ciencia que procede desde tiempos inmemoriales. Desde la recolección de la flor y se armonizan los aromas hasta que se envasa el perfume ocurre un azaroso proceso de elaboración que sólo los más sabios saben conjugar. Conseguir el equilibrio de las esencias es todo un arte hasta alcanzar el perfume deseado. Conseguirlo no es tarea fácil y sólo los más avezados lo consiguen. Además, el perfume ya es todo un símbolo social que distingue a las clases sociales, muestran la personalidad individual de cada persona y además hacen aflorar los sentimientos de cada individuo y de las personas del entorno.

Actualmente, vuelven los aromas más clásicos y tradicionales, aderezados con sutiles toques orientales que resultan sugerentes y que hacen referencia a las emociones y al bienestar espiritual. Se trata de conseguir todo un corolario de aromas que atrapen al prójimo y que estimulen los sentidos y esto no es tarea fácil. De hecho, la elaboración de una nueva fragancia puede costar años de trabajo y es un proceso muy laborioso, según los más prestigiosos perfumistas. De hecho, en la actualidad y a pesar del gran desarrollo de los aromas sintéticos, la calidad de un perfume se equipara a la riqueza de los componentes naturales que lo integran. Así, notas que proceden del mundo vegetal como bergamota, limón, mandarina, pomelo, naranja amarga, jazmín, nardo, rosa, ciclamen, violeta, verbena, manzanilla, clavo, pimienta, vainilla, canela, pino y palo de rosa, son todo un clásico en el perfume que se precie. El éxito radica en saber conjugar estos elementos que la naturaleza pone a nuestra disposición.

También se utilizan materias animales que suelen aportar sensualidad, como el ámbar gris, el almizcle–musk, civeta y otras secreciones que proceden de distintas especies del mundo animal. Los complejos procesos de laboratorio permiten conjugar todos los elementos creando auténticas fragancias que no desentonan y que permiten cientos de combinaciones.

Cómo utilizar el perfume para aumentar el atractivo

Cautiva con tu aroma. Si te das tiempo y sigues los consejos de los expertos, seguro que tu perfume te dará placer y encantará a quienes están de cerca de ti…
El arte de la seducción utiliza el olor corporal como una de sus herramientas más poderosas. La elección de un perfume y cómo usarlo constituye una estrategia que conviene cuidar al detalle. En primer lugar, no debe usarse más de un perfume el mismo día, ya que en caso contrario corremos el peligro de enmascarar y, por lo tanto, reducir el efecto de aquél que ha de servir para cautivar a nuestra pareja. La elección de un perfume es algo muy personal, por lo que nunca debemos pensar en una fragancia por el mero hecho de que nos haya gustado utilizado por otra persona. Si nos dejamos llevar por esa creencia, la decepción es casi segura. Un mismo perfume no huele igual en dos personas diferentes.

Ya en la perfumería, es aconsejable probar las fragancias en la muñeca –si lo queremos hacer sobre la piel- o espolvoreándolo en el aire para olfatearlo a cierta distancia. Nunca se debe oler directamente en el envase ni demasiado cerca. La sesión de pruebas en la perfumería suele perder su eficacia a partir del cuarto perfume o fragancia, debido a que el olfato pierde un tanto su “capacidad de concentración” y comienza a recibir sensaciones confusas. Un truco muy útil para evitar esto es llevar en un bolsillo, envueltos en un pañuelo, algunos granos de café para olfatearlos para después continuar probando nuevas fragancias. Y, por fin, la decisión final. La elección del perfume que finalmente va a ayudarnos a seducir, ha de basarse en el conocimiento de uno/a mismo/a. La fragancia no debe transformar de forma radical nuestro olor corporal, sino adornarlo como una nueva “piel invisible” que vaya, en cierto modo, en consonancia no sólo con nuestro cuerpo sino sobre todo con nuestra personalidad.

Obtención del perfume
Métodos de obtención del perfume en el antiguo Egipto
Exprimido, enfleurage, maceración,

Exprimido:

Consistìa en exprimir las flores y plantas aromáticas envueltas en una tela, ayudándose de dos palos que se giraban en dirección opuesta, copiando el sistema del vino y del aceite. Esta era una opción no muy usada por trabajosa y escasa de beneficio, ya que, aunque obtenían una especie de “jugo”, no lograban aprovechar todos los elementos aromáticos de las plantas.

“Enfleurage”
Consistía en intercalar flores sobre capas de grasa entre dos tablas. Estas flores, o pétalos se cambiaban una vez perdían su aroma (más o menos 24 horas) y se sustituían por otras frescas hasta que la grasa estaba saturada de perfume. Con esta grasa perfumada hacían pomadas y los famosos conos que vemos en las fiestas tebanas del Reino Nuevo, y que veremos más adelante.

Maceracion: Sumergían flores, hierbas aromáticas y semillas en grasas o aceites calentados a 65º C, luego lo ponían en un mortero y las seguían removiendo mientras el aceite o la grasa aún estaba al fuego (este sistema está descrito en algunas tumbas). Luego se filtraba y se dejaba enfriar. Si el producto obtenido era líquido (aceite) se ponía en frascos, y si resultaba sólido (grasa) se hacían bolas o conos.  Una alternativa a este sistema era cocer las flores y plantas en agua tapando el recipiente con una tela saturada de grasa. Dejaban evaporar toda el agua y luego rascaban la grasa de la tela, que habría quedado perfumada. Este sistema aún se usa en Egipto en la actualidad.

Los aromas conseguidos por medio de estos procedimientos solían mezclarse con gomas o resinas para fijar otros ingredientes y conseguir así algo parecido a los actuales “potpourris,” o mezclas de aromas.
En cuanto a las gomas y resinas, solían utilizar:

Aunque usaban diversas variedades de incienso, el más común era el denominado Boswellia o Comniphora pedunculata, originario de Sudan y Etiopía. La mirra eran las “lágrimas” amarillentas.rojizas de la Comniphora En el Reino Nuevo el incienso y la mirra dejaron de ser materiales de importación tras la expedición de la reina Hatshepsut al Pais del Punt (Somalia). En dicha expedición se trajeron árboles con sus raíces y tierra, y luego ya los cultivaron en Egipto donde crecieron perfectamente. Antes de esta expedición Egipto importaba grandes cantidades de mirra para el culto diario en los templos.

Para mayor claridad, he de decir que cuando nos referimos a incienso, no tenemos muy claro a qué nos estamos refiriendo, si bien en los textos jeroglíficos se mencionan dos clases de ellos. Uno sería el sntr y el otro el antyw. Tradicionalmente se ha traducido sntr por incienso, sin entrar en más averiguaciones. Pero en realidad incienso no es un nombre específico, sino genérico para algo que se quema. Sntr significaría “hacer divino” por lo tanto la palabra jeroglífica solo nos indica el fin a que fue destinado. Lise Manniche apunta la Boswellia Thurifera como el arbol del incienso. Pero estudios botánicos posteriores demuestran que los árboles representados en las paredes de la expedición al Punt no se ajustan a las características de la Boswellia. El hecho de que algunos autores identifiquen el incienso con la palabra árabe Olibano (Aceite del Libano) nos da pie a pensar que pudiera tratarse de otra planta de resina, la Styrax Bensoina. Como verán, los datos son confusos en lo que se refiere al incienso, y los estudiosos del tema no acaban de ponerse de acuerdo.

Son más claros en cuanto a la mirra, llamada antyw por los antiguos egipcios. Era obtenida del arbol de la mirra o Comniphora Pedunculata. Los elementos secos como las resinas y las raíces, cortezas, maderas y semillas viajan bien y conservan su olor, por ello eran muy apreciadas.

Fabricación y conservación

 

En la fabricación de los perfumes egipcios, vemos que no sólo eran importantes los ingredientes, sino que era vital la proporción entre los elementos y el momento exacto de la mezcla…

Para la preparación de perfumes se seguían cinco pasos genéricos:

  1. Preparación del vehículo (pasta, líquido, etc)
  2. 2. Hacer el vehículo astringente
  3. 3. Preparar lo líquido ( unos 2 l. y medio)
  4. 4. Preparar lo seco ( unos 2 Kg y medio)
  5. 5. Añadir resinas y cocer

Con estas cantidades saldría alrededor de medio litro de perfume. En la fabricación de los perfumes egipcios, vemos que no sólo eran importantes los ingredientes, sino que era vital la proporción entre los elementos y el momento exacto de la mezcla. Si no se tenía esto en cuenta, los perfumes no hubieran diferido mucho unos de otros, y, por ejemplo, olores como el de la canela o la resina hubieran predominado sobre todos ellos. No solían colorear los perfumes, ya que sin los pigmentos se conservaban mejor. Pero algunas variedades si que fueron coloreadas, quizás para darles mejor apariencia y hacer que fueran más apreciados.

Si acaso con el tiempo, los olores se hacían demasiado intensos les añadían vino de palma para aligerarlos. En esto ya intuían que el alcohol aligeraba y refrescaba los perfumes, si bien como dijimos, no llegaron a destilar sus perfumes.

Los perfumes bien almacenados podían durar bastante tiempo.. Se guardaban en alabastro o cristal, protegidos del sol y del calor. Sabemos que el perfume de mirra duraba unos diez años, y el de la casia y canela algo menos. Normalmente los florales eran más efímeros, si exceptuamos el de iris, que podía durar unos seis años, y si se almacena adecuadamente llega hasta los 20. Al parecer los aromas más duraderos eran los preferidos por los egipcios, y sobre todo, por las egipcias.

Perfumes más conocidos

 

 

Algunos de los perfumes más conocidos en el antiguo Egipto

Los perfumes profanos

Todos hemos visto en infinidad de representaciones de fiestas y banquetes como los egipcios llevaban en lo alto de la cabeza lo que denominamos conos de perfume… Todos hemos visto en infinidad de representaciones de fiestas y banquetes como los egipcios llevaban en lo alto de la cabeza lo que denominamos conos de perfume. Lo usaban tanto los hombres como las mujeres. Los textos también nos hablan de estos conos, y una canción de arpista dice “Coloca resina antyw sobre tu cabeza”. Estos conos estaban hechos de grasa de buey impregnada de diversos perfumes. De todos modos, no parece probable que el único ingrediente fuera la resina antyw, es decir, mirra, ya que en estado natural tiene muy poco aroma, y si le extraían el aceite, el producto sería líquido y no apto para fabricar conos. Por lo tanto la grasa debía estar perfumada con otras fragancias, además de la mirra. Pero ellos empleaban la palabra antyw de manera simbólica al estar considerada la mirra como la fragancia más exquisita que se pudiera imaginar. A esta grasa animal quizás se le añadiera cera de abejas, que previamente había sido saturada en perfume. Observaremos que estos conos tienen un color más amarillento o anaranjado en la cúspide. Esto puede tratarse de una simple sedimentación del perfume en la grasa. No olvidemos que se fabricaban en moldes y que se desmoldaban como hoy en día hacemos con un flan. Por tanto, la sedimentación quedaría en la parte alta al invertir el producto, y la evaporación del aroma sería más fácil.

Los artistas egipcios, tan minuciosos en sus detalles nos muestran esa sustancia amarillenta derritiéndose por los laterales de los conos, y a veces empapando y manchando las sutiles vestiduras de los asistentes a las fiestas. Efectivamente estos conos estaban pensados para que la grasa se derritiera, ya que empleaban mezclas que se derretían a los 37ªC, es decir, el mero contacto con el cuerpo, o simplemente a la temperatura ambiente de Egipto, sería suficiente para que los conos se derritieran.

Hemos visto alguna representación en la que los conos ya no tienen esa forma tan puntiaguda, sino que son más planos, casi como una boina, lo cual nos indica que la fiesta ya estaba muy avanzada. Al parecer el sistema de que la grasa perfumada les cayera por el cuerpo y las ropas no sólo no les molestaba, sino que para ellos era importante la hidratación de la piel que les proporcionaba la grasa, y también el que sus vestidos conservaran un buen aroma, aunque por ello tuvieran que mancharse. El hecho de que un personaje apareciera con las ropas manchadas de perfume era un signo de riqueza. Estos conos eran utilizados tanto por hombres como por mujeres, y su uso alcanzó su momento álgido a partir del Reino Nuevo.

El perfume te identifica ante los demás

 

El aroma es tu sello personal: Clases. Románticas, aventureras, elegantes o sexys, el perfume te identifica ante los demás…. El aroma que desprendemos es uno de nuestros sellos más personal y suele ser una carta de presentación ante los demás. El perfume que utilizamos indica muchas cuestiones sobre nuestra personalidad. Se podría decir que según el perfume que elijamos, nuestra imagen ante los demás cambiará de una u otra manera; así ser romántico/a, elegante, provocador/a, dependerá en muchas ocasiones de la fragancia que utilicemos, sobre todo si pretendemos sorprender en un primer encuentro.

Existen cientos de fragancias y entre ellas destacan las florales que se identifican con personalidades románticas y jóvenes. Se utilizan durante el día, preferentemente. Por su parte, la familia de las fragancias de helecho suelen identificarse con el signo masculino y tratan de evocar el ambiente de un bosque, con notas de lavanda, musgo y madera, siendo utilizadas indistintamente tanto por la noche como por el día.

Otras fragancias más específicas que son utilizadas para determinados momentos especiales son las denominadas Chipres, a base de musgo de roble, pachulí o sándalo que se suelen emplear en perfumes de signo femenino, evocando gratos momentos e invitando a la sensualidad. Otros perfumes recuerdan a esencias de madera de sándalo, cedro, ciprés y se identifican con aromas frescos, con cierto tinte de sensualidad, pero que suelen utilizarse más por los hombres que por las mujeres. Son fragancias recomendables para ser utilizadas durante la noche y preferiblemente durantes periodos de frío intenso. Pero si lo que buscamos es un aroma sugerente y sensual basta con acercarse a una mujer que desprenda fragancias de corte oriental, basadas en notas de vainilla, ámbar y almizcle que suelen embaucar al más reacio. Por su parte, el hombre de porte más tradicional que utiliza las lociones y colonias por una simple cuestión de higiene suele decantarse por unos aromas en los que predominan las notas de cuero, humo, abedul y madera quemada. Son más intensos, se utilizan durante el día y tienen una duración más prolongada.

 

Composición de los perfumes el perfume es una mezcla de aceites esenciales aromáticos, alcohol y fijador. ..

El uso de los perfumes ha trascendido más allá de su objetivo funcional, como es proporcionar un olor agradable a nuestro cuerpo, llegando a constituir todo un lenguaje corporal cuyo origen se encuentra en el proceso amoroso. Pero, ¿cómo se consiguen los perfumes? El perfume constituye quizás el medio más sutil de alcanzar una belleza más allá de la apariencia física. El estímulo del olfato, tan presente en gran parte de nuestras reacciones, es algo tan sutil como determinante a la hora de provocar atracción o rechazo en otras personas. Además de parte importante de toda una ceremonia, el uso del perfume es un modo de conseguir afecto y aceptación socialmente hablando. El hombre usa perfume desde mucho antes de lo que se piensa. Como ocurre en los animales y las plantas, nuestro olor corporal también tiene connotaciones sociales, aunque en nuestro caso, su efectividad haya sido minimizada por otros elementos de efectos mucho más directos. Quizás precisamente por nuestra merma en esa capacidad de atracción mediante la emisión de fragancias, el hombre buscó en la naturaleza aquellas que le ayudaran a potenciarla, encontrándolas en los aceites esenciales presentes en las plantas. Básicamente, el perfume está formado por uno o varios de estos aceites esenciales, además de alcohol y fijador. Así como no hay dos plantas iguales, no hay dos aceites esenciales iguales ni, por supuesto, dos perfumes iguales. Esto nos lleva a una gran verdad: cada perfume es adecuado para un determinado tipo de personas, situaciones y objetivos.

Existen dos grandes familias de fragancias, según el Comité Francés del Perfume: las cítricas, en las que se usan aceites de limón, naranja, mandarina y otros cítricos y las florales, elaboradas con extractos de flores. De las primeras se sabe que aportan un tono fresco y extrovertido, por lo que son más recomendadas para la primavera y el verano. En cuanto a las segundas se puede decir que constituyen la base de más de la mitad de los perfumes comercializados hoy en día, y ofrecen tal variedad en intensidad, tono y duración, que hay prácticamente un perfume para cada tipo de personalidad, y para cada situación.Perfumes y aromas, el lenguaje corporal El perfume, parte de ti. Los aromas cítricos y frescos ceden el paso a una nueva generación de fragancias orientales, elaboradas con notas florales y ambarinas…

Cada persona utiliza un perfume diferente que lo clasifica de alguna manera y que le dota de su propia personalidad, que difiere del resto.

Actualmente, los aromas cítricos y frescos ceden paso a una nueva generación de fragancias orientales, elaboradas con notas florales y ambarinas. Esta mezcla proporciona un aroma que denota un estilo o personalidad depurada, elegante, sensual y muy femenina. El nuevo lenguaje del perfume se basa en la utilización de flores exóticas, de especias, de notas de madera y ámbar que nos arrastra con un aroma intenso y evocador. Hoy en día, la fragancia es el atuendo de moda más importante de las personas a la hora de potenciar la personalidad, aumentar el atractivo y dotarnos de una mayor sensualidad, capaz de seducir a los más exigentes. Las firmas más relevantes del panorama internacional optan por incluir en sus nuevas fragancias, aromas cálidos, suaves, vibrantes y sensuales, en las que predominan las notas potentes a jazmín, almizcle, ámbar, azahar, rosa, frutos rojos del bosque, violeta, vainilla o incluso el chocolate blanco.

Un buen perfume, nuevos aromas y fragancias que tienen el poder de transportarnos a lugares desconocidos, lejanos y exóticos. Las firmas de prestigio luchan, día a día, pro crear una fragancia que permanezca, que deje huella, que se convierta en una novedad de alcance internacional y que, sobre todo, llegue a las personas por su capacidad de atracción.

IMPORTANCIA DEL PERFUME EN EL ANTIGUO EGIPTO

Historia:

 

 

Los ungüentos y perfumes les resultaron imprescindibles. No olvidemos que Egipto es un país extremadamente caluroso y seco, por tanto las grasas que hidrataban y suavizaban su piel eran una necesidad,… Los ungüentos y perfumes les resultaron imprescindibles. No olvidemos que Egipto es un país extremadamente caluroso y seco, por tanto las grasas que hidrataban y suavizaban su piel eran una necesidad, que ellos a lo largo de su historia fueron convirtiendo en lujo. Es más, parece lógico que añadieran elementos aromáticos a estos ungüentos, en parte por placer, y en parte para disimular el olor a rancio que, sin duda, tendrían los aceites y grasas. Así, los perfumes jugaron un importante papel a la hora de mitigar los olores corporales y ambientales derivados del calor.

Desde las primeras dinastías, los perfumes y ungüentos formaron parte del ajuar funerario (recordemos los 7 aceites sagrados) y resultaron indispensables en los ritos de los templos. La calidad y el exotismo de los perfumes egipcios hizo que fueran conocidos en todo el mundo antiguo, de manera que en el IM ya se comerciaba con todo el Norte de Africa y con Creta. Así, los perfumes y las materias para su elaboración viajaron con profusión por el Mediterráneo.

Encontramos referencias a este comercio en naufragios, yacimientos, en tablillas asirias, en Turquia en Creta y en Grecia. Incluso en Arabia (país famoso por su devoción a los perfumes) buscaron cosas nuevas en Egipto. La evidencia más clara de esta afirmación la constituye el naufragio en la costa sur de Turquia de un barco de carga que había estado haciendo la ruta por diversos puntos del Mediterráneo cargando mercancías. Entre ellas había una partida de resinas. La fecha aproximada de este hecho nos viene dada por un sello de oro con el cartucho de Nefertiti, es decir, alrededor del 1350 a.C. Dicho cargamento constaba de cerca de cien vasijas de resina identificada como Pistacia terebinthus, un árbol que crece en Chipre, en Kios y en Palestina, y destinadas a Egipto para elaborar perfumes. Abundando en estas referencias, en un fragmento de vasija hallado en Amarna encontramos la siguiente inscripción:

“Resina fresca perteneciente al capitán Ini, purificada para el fabricante de ungüentos Jaemuaset”

El tal capitán Ini pudo muy bien haber sido patrón de un barco similar al del naufragio de Turquía al que antes nos referíamos. Lo cual no hace más que darnos pistas sobre el constante comercio de sustancias aromáticas por el Mediterráneo. El clima de Egipto favorece el crecimiento de multitud de flores y plantas aromáticas silvestres. Pero además, los egipcios cultivaron otras muchas especies en sus jardines, a veces traídas al Valle del Nilo desde otros países.

Ellos se sentían orgullosos de sus jardines, que les proporcionaban frescor, sombra, frutos y flores, y que constituían un lugar muy apreciado de la casa. Vemos con frecuencia pinturas en las que aparecen los jardines, y en las que especifican cada una de las especies que allí aparecen. Eran jardines ordenados, y casi siempre rodeaban un lago. Para ilustrar el tamaño de algunos jardines, baste el ejemplo del jardín de Nebamun en el que había:

–          170 palmeras datileras


– 120 palmeras dum


– 5 higueras


– 2 moringas


– 12 viñas


– 5 granados


– 16 algarrobos


– 5 espinos


– 8 sauces


– 10 tamarindos


– 5 acacias


– 2 mirtos


– 5 árboles desconocidos

Sabemos que los egipcios contaban con dioses para casi todos los aspectos de su vida cotidiana y para el Mas Allá. En el caso de los perfumes, tambien tenían sus patrones. El dios que habitualmente se tiene como patrón de los perfumes es Nefertum, dios habitualmente representado como un niño, o un joven surgiendo de una flor de loto, en clara referencia al ciclo solar puesto que esta flor se abre al amanecer orientada al este y se cierra y desaparece bajo el agua en la oscuridad. Su nombre significa simplemente “El Loto”, y ya aparece citado en los TT.PP. como “el que no tiene igual” y “la flor de loto perfumada en la nariz de Ra”. Todos estos aspectos lo convirtieron en el dios de los aromas y los ungüentos.

Pero aún tenemos otro dios relacionado con los perfumes, se trata de Shesmu, que ya aparece en los TT.PP.. Es este un dios de figura antropomorfa, que a veces aparece como dos halcones que retuercen una red en la prensa. Lleva el título de “Maestro de los Perfumes” en los templos de Edfú y Dendera, por lo que aquí tendríamos al dios de los perfumistas. Quizás este patronazgo se debiera a su cualidad de “prensador”, ya que prensaba los cuerpos de los pecadores para obtener vino que dar a los difuntos y otorgarles fuerza. Por esto también se consideraba dios de las bodegas y del vino. Por tanto, pensamos que sea esta característica de manejar la prensa lo que le hace dios de todo cuanto se obtiene a traves de prensa. Era un dios beneficioso en general, aunque maligno para los pecadores. Su contrapartida femenina es la diosa Shesmetet.

Los Perfumes en el Cristianismo
Los animales no estuvieron ajenos a la simbología de los perfumes, y su entrada al mundo aromático se efectuó de la mano del Bestiario. Los perfumes dedicados a los Dioses no tienen precio a escala humana, nada es lo suficientemente bueno o valioso para deleitarlos. El hombre ha recurrido a la ofrenda de aromas para ser aceptado y escuchado en sus plegarias por sus divinidades. Los objetos mediadores entre Dios y el hombre se revisten de sacralidad (Croatto, 2002:54) y como tales, los perfumes adquieren valor sagrado. Los perfumes pertenecen al Dios y no al hombre (Albert, 1990:218), pero con la llegada del cristianismo, Dios permitió al hombre compartir su agrado divino por los perfumes, y por ello, marca a sus elegidos con fragancias deliciosas: María, Pablo, Magdalena, Marcos. Les otorga la gracia de “morir en olor de santidad”, de transformarse ellos mismos en objetos mediadores revestidos de sacralidad.

El aura de misticismo religioso que rodea a los perfumes no es casual. No es casual que se les atribuyan tantas y variadas propiedades, algunas auténticas, otras mera expresión de deseo de una humanidad que busca consuelo en sus divinidades. Es que los aromas tienen el poder de transportarnos a un mundo ya conocido de emociones y sentimientos profundos, no sólo religiosos. Porque de los sentidos, el del olfato es el único que le permite al hombre vivir dos veces el mismo instante. Los perfumes amados, conocidos, dormidos en nuestra memoria, son tan verídicos y reales como los sueños mientras los soñamos. No se narran ni se evocan: se viven.

Almizcle (Musk), Estimulante Sexual

 

El almizcle, musk, es utilizado en el tantra sexual. Conozca sus propiedades.

Es una substancia marrón, amarga, volátil, extraída de una glándula excretoria cercana a los genitales de una especie de ciervo ( almizclero, moschus mosquiferus, musk-deer ) originario de Asia Central (vive en montañas de Siberia, China, Tibet, Persia). Los homeópatas le dan el nombre latino de Moschus. El órgano que lo contiene es una bolsa peluda, larga, de 9 a 10 cm. situada debajo del vientre del macho, cerca de las partes genitales (prepucio) y el producto que lo contiene es un humor graso, negro-amarronado. Las bolsas de almizcle son exportadas encerradas en capas de plomo para conservar sus propiedades odoríficas.

Hay 3 clases:

De China, proveniente del Tibet y de Tongking.

De Siberia, cerca de la zona polar.

De Bengala, en la húmeda selva de la India.

El mejor es el primero, se lo recibe en bolsas del grosor de un huevo de paloma, más o menos redondas, cubiertas de pelos, que contienen cada una de 15 a 20 gr. Tiene el aspecto de sangre coagulada, y consiste en pequeños gramos marrón oscuro, suaves y untuosos al tacto, ligeramente húmedo. En Persia y Tibet el almizcle es usado en comidas por sus propiedades eróticas. En Occidente y Oriente tiene una amplia utilización en perfumes (también se emplea el extracto sintético); se supone que sus efectos se deben a la presencia de un alto contenido de feromonas en las glándulas sexuales que la producen.

El almizcle en la literatura:

Un escritor árabe comenta la importancia de perfumarse a sí mismo con musk como una ayuda antes de involucrarse en un acto sexual. De acuerdo al Kama Sutra, el olor del musk es asociado con la mujer ideal, la más erótica y sensual. Frecuentemente aparece en historias chinas como un factor de seducción y atracción sexual. Los más antiguos libros de Medicina relatan casos de varones que en sus 80 años fueron revitalizados en su poder sexual gracias a esta valiosa sustancia.

Musk o Moschus en homeopatía:

Para Kent -el gran Maestro Homeopático- este remedio estaría indicado en mujeres cuya afección principal es la histeria, pero en la modalidad de la obstinación, donde los síntomas variados están siempre al servicio de obtener lo que ella quiere: conseguir su voluntad, bajo el imperio de una poderosa represión sexual, que este remedio suele levantar, devolviendo a la paciente el impulso sexual reprimido. Actúa también sobre varones con tendencia al dramatismo, a la expresividad desmesurada de su padecer, con los síntomas más “terribles” que prontamente se disuelven como un tipo de “histeria de conversión” freudiana que tiene su origen en vagos temores sexuales del tipo de miedo a la enfermedad, al contagio genital, al embarazo y a la vagina femenina en general.

Funciona como excitante en la sexualidad reprimida por motivos histéricos.

En aromoterapia se usa en los rituales tántricos (yoga sexual) y mágicos como poderoso estimulante olfativo que produce estados de arrobamiento y poderoso deseo erótico. Es el perfume de mayor poder erótico y atractivo: una onza de musk guarda su poder olfatorio durante decenas de años y un solo gramo es capaz de llenar una habitación de un aroma penetrante que tarda días en evaporarse pudiendo resultar sumamente alérgico, motivo por el cual debe diluirse decenas de veces y usarse con sumo cuidado y en manos de especialistas. La Medicina antigua lo usaba también como estimulante difuso en los estados asténicos.

Es uno de los elementos más caros de la industria del perfume, junto al esperma de ballena y al ámbar gris (es de destacar que también poseen feromonas)

“Todo parece exhalar el olor de una mujer.”
Emile Zola

“¡Que dulce goce el olor del
que me nutre mi amada, con su cuerpo
untado de almizcle y mirra!”
Harum Al-Ferez, poeta árabe, siglo I a. de C.

 

Los perfumes sagrados

El perfume Sagrado en el Antiguo Egipto: kyphi, Incienso, Dios
Los perfumes sagrados en el Antiguo Egipto.

Uno de los principales usos que tuvieron los perfumes fue en los cultos diarios de los templos. La naturaleza de los aromas, su sutileza, su volatilidad, parece que los convierte en el vehículo adecuado para entrar en contacto con lo divino Se decía que el perfume era de “origen divino – salía de los huesos de los dioses y de sus ojos” y se los asociaba al ojo de Horus. Así, cuando el sacerdote mojaba el dedo meñique en el ungüento y ungía la estatua del dios, Thot le devolvía el ojo sano. Hay muchas inscripciones que nos muestran la importancia que dieron al incienso en el culto, como por ejemplo esta:

Llega el incienso
El perfume está sobre ti
El aroma del ojo de Horus está sobre ti
El perfume de la diosa Nejbet
Que llega desde Nejeb
Te limpia, te adorna
Se hace sitio entre tus manos
Saludos oh incienso
Trae contigo el ojo de Horus
Tu perfume está sobre ti

Tras los complicados ritos diarios de despertar al dios y hacer las ofrendas sólidas de comida, se procedía al aseo y purificacion de la estatua. El incienso tenía la cualidad de apaciguar con su aroma la serpiente del ureus de la frente de la divinidad. Esta serpiente podía atacar al sacerdote si consideraba que los ritos no estaban correctamente realizados, y el dios era molestado.

Además de las fumigaciones con incienso se aplicaban los siete óleos sagrados de los que hablaremos luego. En la purificacion de la imagen se incluía igualmente un rito de lavado de la boca con natrón disuelto en agua, igual que hacían los mortales. En los templos existían “laboratorios” donde almacenaban los ungüentos sagrados. Pero no parece probable que se elaboraran allí dentro, ya que todos ellos requerían una larguísima cocción y no se han hallado restos de fuegos grandes en los templos. Esta inscripción de una jamba de Karnak así lo atestigua:

Su Majestad ha construido una cámara de almacenamiento de incienso para fabricar bolitas cada día, de manera que el templo esté siempre envuelto en el aroma del país del dios. Las fórmulas en las paredes no sólo nos indican que allí fueron almacenados, sino que servían para asegurar el secreto y la correcta preparación y se perpetuaba el suministro. Igualmente se daba cuenta de lo “sagrado” del perfume o ungüento y su afiliación con la deidad del templo.

Sabemos que el perfume en los templos podía presentarse de tres maneras:

–          Quemándolo, como un incienso


– En aceite


– Como ungüento

Las fórmulas podían provenir del “Libro de los Ungüentos” citado en las paredes de Dendera, y las diferencias en el aroma podrían atribuirse a la base: grasa de buey, semillas secas o aceites perfumados.

El Kyphi:

La palabra “kyphi” es la deformación griega de la palabra “kapet” (del verbo jeroglífico k3p,

Que significa quemar cualquier sustancia para fumigaciones, al igual que nuestra palabra “perfume” viene del latin pro-fumo que significa “Para quemar”, tambien incienso viene de incendere). El kyphi es el perfume más recordado y conocido de entre los que fabricaron los egipcios. No era uno de los ungüentos sagrados, sino que tenía dos utilidades primordiales. Una era la de servir de incienso y la otra como remedio de diferentes dolencias. E incluso si se ingería era antídoto contra la mordedura de serpientes y para tratar el asma. Tenemos varias recetas para la fabricación del kyphi, que, aunque básicamente son iguales, si que presentan alguna variación. Las citamos por orden de antigüedad:

Papiro Ebers – 1500 a.C.
Ramsés III – 1200 a.C.
Maneton (via Plutarco) – 300 a.C
Edfu y Filae – 200 a.C
Dioscórides – S I
Rufus de Efeso – S I
Receta Siria – S II

De las recetas para fabricar kyphi que han llegado a nuestros días, dos permanecieron en griego. Galeno en el año 200 d.C lo menciona en un ensayo titulado “De los antídotos” Luego un tal Damócrates (médico ateniense) hace referencia al kyphi diciendo que ni crece en los árboles ni en la tierra, mientras que otros fumigadores como el incienso o la mirra si lo hacen, y que constaba de más de un ingrediente.

Plutarco nos desvela en su Iside et Osiride los dieciséis ingredientes con los que se preparaba el kyphi: miel, vino, pasas, juncia, resina, mirra, palo-rosa, seseli, lentisco, brea, junco oloroso, romaza, enebro gigante y enano, cardamomo y cálamo. De todas maneras ninguna de las recetas se pone de acuerdo en cuanto a ingredientes, y algunas de ellas llegan a citar cincuenta, mientras que otras, como la de Dioscórides, solo cita once, diez de los cuales aparecen en todas las recetas, sean griegas o egipcias.

Las referencias clásicas a los perfumes egipcios nos son de mucha utilidad a la hora de saber los usos que se daban a los perfumes. Por ejemplo Plutarco dice que en los templos se hacían fumigaciones tres veces al día:

Por la mañana incienso
Al mediodía mirra
Al atardecer kyphi

EL kyphi se utilizaba igualmente como inductor del sueño, por lo que podría considerarse como el precursor de la aromaterapia, que los egipcios no solo conocían, sino que dominaban y practicaban.

En tiempos anteriores a Ramses III el kyphi era también usado por la gente para perfumar sus casas y sus ropas, y para combatir el mal aliento. También se usó para aliviar el dolor de cabeza y la epilepsia, el dolor de oídos, y el dolor de estómago e hígado. El kyphi perduró a lo largo de toda la historia de Egipto, e incluso en el S VI aún se conocía y usaba este preparado. Esto lo sabemos por una receta copta en la que se prescribe kyphi mezclado con mejorana y vino para tratar una enfermedad de la piel. Suponemos que usado de modo tópico y no ingerido.

La curiosidad despertada por el mítico kyphi encontró eco en nuestros días, y el día 3 de Abril de 2002, el diario francés Le Monde publicaba un reportaje en el que se daba cuenta de la investigación llevada a cabo por especialistas sufragados por una firma de cosmética, para poder revivir el aroma faraónico y presentarlo el dia 5 de Abril en El Cairo en la exposición Perfumes y Cosméticos en el Antiguo Egipto, organizada por el Museo de El Cairo, el Museo del Louvre y el Museo Arqueológico de Marsella.

El Tiryac:
Casi siempre encontramos emparejado con el kyphi otro aroma llamado Tyriac. El Tyriac no era realmente un perfume ya que solo tenía el uso medicinal, aunque era un remedio aromático. También servía como antídoto contra mordeduras venenosas, y al igual que el kyphi se usaba para relajar la ansiedad.

Hacia 1574, el veneciano Próspero Alpini visitó Egipto, y a pesar de las grandes dificultades que encontró para desvelar el misterio del tiryac, logró averiguar los ingredientes, que eran nada menos que 57 plantas, más piel de serpiente y arcilla, todo mezclado con vino añejo o vino de granada y miel. Esta era la receta de 1574 preparada para el rey de Turquía y que se llamó Tiryac de Faruk. Hay otras recetas que alcanzan los 97 ingredientes.

EL kyphi era uno de estos ingredientes para preparar tiryac.Este preparado aún se puede encontrar en los bazares y herbolarios egipcios, aunque suponemos que la fórmula no sea exactamente igual.

El apreciado perfume del 22 de Khoiak :

 

Este era otro de los misteriosos perfumes que se fabricaban en el AE, y que estaba destinado usarse en determinados ritos iniciáticos de Osiris, y cuyos ingredientes permanecieron ocultos, al igual que los del Perfume Secreto de Min. Todo lo relacionado con este perfume está escrito en el “laboratorio” de Edfú, en la parte interior para que ningún mortal pudiera verlo. Hoy en día, quien quiera y sepa leer jeroglíficos, tiene el misterio a su alcance.

Este perfume se empezaba a preparar todos los años exactamente el mismo día, la mezcla el día 15, la cocción entre el 15 y el 18, y el día 22 se retiraba el ungüento del fuego. EL concepto esencial de regeneración que sugería el color negro del preparado, se intensificaba con la incorporación de aroma de loto.

Se destinaba a ceremonias que tenían lugar en todos los templos donde hubiera algún miembro de Osiris. El misterio se centraba en una figurilla momiforme hecha de semillas de cebada, arena e incienso, tierra, pulpa de dátiles, incienso, resina y sustancias aromáticas, así como una pequeña porción de todos los minerales mezclados con agua del lago sagrado. Esta figurilla momiforme era sometida a ciertos ritos y luego ungida con aceite de moringa e incienso. Tras esta unción se escondía durante un año. Y en las ceremonias del año siguiente se hacia una figurilla nueva, y la que estaba escondida, se enterraba. Esto, al parecer, aseguraba una buena cosecha.

Como ajuar Funerario:

De todos es sabido lo importante que era para los egipcios tener un ajuar funerario que cubriera sus necesidades en el Mas Allá. Y por supuesto, cosméticos y perfumes formaban parte de esas necesidades. En muchos enterramientos se han encontrado preciosos estuches con todos los elementos necesarios para la ceremonia de la Apertura de la Boca de la momia del difunto, en los que no faltan diminutos vasos destinados a contener algunos de los aceites sagrados que ya hemos mencionado.
Existía una lista de siete aceites sagrados destinados al rito de la Apertura de la Boca, si bien no todos ellos tenían consistencia de aceite y podían parecerse más a ungüentos. Estos óleos eran:

El del festival:

El Sefet:

El Nejemet:

El Tuat:

El de Cedro:

El Tejenu:

El Hekenu: o bien:

Según Lise Manniche esta lista de siete óleos se debe ampliar a diez variedades. Los aceites añadidos son:

El Madjet:

El Tisheps:

El Secreto de Min

Hekenu:

La fórmula aparece en la pared E del laboratorio de Edfu junto a la cámara de la estatua del rey. La forma de escritura apenas difiere en el determinativo de la palabra “alabanza”

“Hekenu de resinas ab y antyw de primera clase, para ungir los miembros divinos”

El hekenu necesitaba 365 días para su preparación y se reducía mucho durante este tiempo. La base era la pulpa exprimida del fruto del algarrobo. Este árbol existía en Egipto y está descrito como de madera negra y fruto en vainas. EL fruto del algarrobo era el que daba nombre a la palabra “dulce” (nedjem).

Solo el determinativo de abstracto:

O de árbol

Las diferenciaba en el lenguaje escrito, aunque en el hablado debía ser lo mismo. Y es cierto que la algarroba es dulce. Esa planta era escogida en el mundo de los aromas no por su olor, sino por todo lo contrario, es decir su ausencia de aroma y a la vez su gran capacidad de absorber otros perfumes.

EL hekenu debía aplicarlo un sacerdote con ligeros toques del dedo meñique.

Tisheps:
También sus principales componentes eran las resinas ab y antyw. Estaba destinado a ungir a Hathor de Dendera antes de emprender el viaje a Edfu (177 Kms). Su preparación llevaba 241 días. El perfume predominante era la canela, Y lo encontramos mencionado en el relato de la expedición al Punt de la reina Hatshepsut.

Madjet:
Este aceite une los miembros del dios (en memoria de la desmembración de Osiris) y quita el mal olor. La fórmula que aparece en Edfú no es específica sino más bien genérica. Se sabe que existía un madjet para las fiestas y uno para diario. También se especifica el modo de aplicación. Había que aplicarlo con dos dedos, el que tocaba al dios enfundado en un dedil de oro.

La base era la grasa de buey. Pero no podía ser un buey cualquiera. Debía ser un buey cuya nariz no hubiera sido perforada nunca para ponerle una anilla y que se lavara cada mañana en el lago sagrado para estar purificado. Igualmente se le envolvían las pezuñas en fibras de palma. Después del sacrificio (corte de garganta), se separaban las patas y la cabeza y se abría en canal. Luego se limpiaba el cuchillo del matarife para quitar cualquier rastro de sangre, y con él se separaba la grasa que se ponía en un recipiente de piedra con tapadera y se almacenaba un año.

Llegado el momento se perfumaba esta grasa con resina de pino, aspálato, rizomas de junco, bayas de enebro y piñones. Quedaba una pasta rojiza de fuerte aroma que permanecía durante horas.

Secreto de Min:

 

Este era un ungüento pensado para reunir los miembros del dios y “para ungir toda estatua de madera o piedra.” La fórmula era un secreto transmitido de padres a hijos. Tan sólo el sacerdote que hacía la purificación era parte del secreto, y ningún ser humano debía acercarse:

“porque es un secreto que no debe saberse”

Aunque este secreto está registrado en las paredes de Edfú y en la actualidad, al alcance de cualquiera que sepa leer jeroglíficos. Por estos registros sabemos que era bastante parecido al tisheps, pero se le añadían minerales, concretamente 18 grs. de los siguientes minerales:

–          Oro


– Plata


– Laspilázuli


– Jaspe rojo


– Feldespato verde


– Turquesa


– Fayenza


– Cornalina

Todos ellos molidos muy finamente. El añadir minerales a un ungüento puede parecer curioso, pero tenía un objetivo claro, puesto que se creía que los dioses estaban constituidos por una mezcla de elementos, incluyendo sustancias minerales, vegetales y resinosas, y al transferir estos ingredientes a una estatua cuando se la ungía, la estatua adquiría la divinidad. Según esta receta debía aplicarse caliente con una espátula y el sobrante debía recogerse y reutilizarse. (era un producto negro y pegajoso) Tras este tratamiento la estatua estaba lista para la apertura de la boca. El aspecto de la estatua tras la aplicación de esta pasta debía ser la misma que presentaban las famosas estatuas negras de Tutankhamon, que seguramente serían tratadas asi, o bien representaron que lo habían sido como rito de regeneración. En los enterramientos normalmente sólo aparecían cuatro o cinco de estos ungüentos. Las vasijas que los contenían solían ser de alabastro o piedra. Ahora bien, si el personaje no tenía tantos posibles, la terracota también era válida. Pero lo habitual entre personajes no reales eran las “tablillas” para unciones que eran unas placas planas de alabastro en las que había unos pequeños huecos cóncavos para verter solo unas pocas gotas de cada óleo.

Un texto en siete columnas nos decía el aceite que contenía cada hueco. Pero tambien el simple hecho de pintarlos en las paredes y relacionarlos cumplía la función mágica de ofrenda funeraria. En las tumbas de personajes importantes podían aparecer grandes jarras como las que tenía Tutankhamon en su tumba y que contenían “Perfume del Festival”, de cedro y el de Libia o tejenu .

En la tumba de un personaje llamado Amenemhat, mayordomo del visir User, de época de Tutmosis III hay una procesión de ofrendas de perfume, cuyo texto dice:

Ofrenda del mejor aceite de cedro, el mejor Tejenu, ungüento de antyu, aceite de moringa, tisheps, para los 1000 años que tu señor Amón ha decretado para ti en la casa de los vivos, donde tienes vida, salud y justificación y la alegría de la música para siempre.

Por otra parte, justo antes de la Fiesta del Año Nuevo se celebraban los cinco días epagómenos añadidos a cada año de 12 meses de 30 días para que el calendario fuera acorde con la astronomía. Estos cinco días estaban dedicados a Osiris, por lo que era muy apropiado que los familiares honraran a sus difuntos con una ceremonia especial presidida por un sacerdote funerario, o un familiar que oficiara como tal. Esta ceremonia consistía en entrar por la noche en la tumba, encender un fuego y quemar incienso al tiempo que presentaban el ungüento madjet y recitaban una oración para que el ojo de Horus (el ungüento) estuviera vigilante e iluminara el camino del difunto en el Más Allá.

 

 

Aromaterapia

Azahar:

Sedante, relajante, mareos, desmayos, histerias, predisipone al sueño.

Ylang-Top: 

eleva el tono moral, clarifica la vista y estimula las apetencias sexuales

Limón:

refrescante diurético, desinfectante, adelgazante, hemorroides, varices, linfática, transtornos circulatorio

Jazmín:

Potente inhibidor de olores desagradables, transtornos emocionales, mejora el estado de ánimo.

Eucalipto:

Tos, catarros, asma, alergias, diabetes, expectorante muy indicado para fumadores.

Naranja:

Crecimiento, convalecencias, anemia, cansancio, enfermedades infecciosas, fortalece el corazón, inflamación de encías.

Pino:

Insomnio, bronquitis, sinusitis, vigorizante, desinfectante de gérmenes nocivos.La esencia de pino, cuando flota en el espacio de un pequeño apartamento nos puede llevar a recordar la naturaleza, lo natural, esto nos puede ayudar a relajarnos y a dirigir nuestra energía por el camino correcto. Una esencia de mirra al llenar el aire, nos recuerda y nos conduce a lugares místicos.

Romero:

Energético natural, dolores musculares, hemorroides, tensión baja transtornos circulatorios, lumbago.

Lavanda:

Dolores de cabeza, antidepresivo, reumatismo, desordenes cardiacos, padecimiento del hígado.

M. Hierbabuena:

Tónica y estimulante, nauseas, dolor de muelas, facilita la digestión, potente inhibidor del olor a tabaco.

Mejorana:

Antirronquidos, gradúa la temperatura, favorece el sudor, fortalece los nervios, dolores musculares.

Manzana:

Regula las funciones intestinales, hipertensión, enfermedades del riñón, gota, aumenta la memoria, antipolilla.

Para el insomnio

(lavanda, melisa): favorece la relajación, promueve el buen descanso.

Amor

Aplique en pequeñas cantidades en el pelo, los labios, el cuello e incluso los pies. Antiguamente se acostumbraba perfumar distintas partes del cuerpo con distintos aromas: rosa para los pezones y neroli para el vello púbico, aplicado con un cepillo. El neroli es sumamente costoso y puede reemplazarse con patchouli. Para el hombre la esencia más apropiada es el sándalo, aplicado en el cuello, vello púbico y axilar, muslos, manos y pies.

Bronquitis:

Eucalipto (b6), (c6), (i6), (m15)Hisopo (b2), (c2), (i2), (m10)Sándalo (b2), (c2), (i-), (m5)

Calambres:

Albahaca (B5), (C-), (I-), (M15), (T-)Mejorana (B5), (C-), (I-), (M8), (T-)Lemongras (B3), (C-), (I-), (M8), (T-)

Dermatitis:  

Geranio (B4), (C), (I), (M12), (T) Enebro (B2), (C), (I), (M6), (T)Benjuí (B2), (C), (I), (M6), (T)Lavanda (B2), (C), (I), (M6), (T)

Eczemas:

Bergamoto (B2), (C), (I), (M5), (T)Lavanda (b2), (C), (I), (M5), (T)Geranio (B2), (C), (I), (M5), (T)Enebro (B4), (C), (I), (M10), (T)

Reumatismos:

Eucalipto (b2), (m6), (t-)Enebro (b3), (m8), (t-)Mejorana (b2), (m6), (t1)Romero (b3), (m8), (t1)

Catarros y Resfriados: 

 Benjuí (B4), (C-), (I4), (M-), (T-)Pimienta negra (B3), (C2), (I-), (M-), (T-)Eucalipto (B2), (C-), (I4), (M-), (T-)

Dolores Musculares:

Eucalipto (B3), (C3), (I), (M8), (T)Romero (B3), (C3), (I), (M8), (T)salvia (B4), (C4), (I), (M12), (T)

Masaje contra la mala Circulacion:

   Ciprés (M15), (B5), Hamamelis (M12), (B5)

stress

lavanda, azahar: contribuye a equilibrar el sistema nervioso central, libera tensiones, genera una sensación de bienestar

Celulitis y Resaca:

Hinojo (B4), (C), (I), (M12), (T)Romero (B2), (C), (I), (M8), (T)Enebro (B1), (C), (I), (M4), (T) 

salvia (b2), (c), (i), (m8), (T)

Estreñimiento:

Hinojo (B5), (C), (I), (M15), (T1)Romero (B5), (C), (I), (M15), (T1)

Masaje contra el Dolor Muscular:

Romero (M15), Enebro (M10), Lavanda (M15)

Para Tranquilizar:

Hojas de Tilo ,Hojas de Limon y de Paraiso. 

Para la oficina

(peppermint, pino, lemongrass): despeja la mente, favorece la concentración y combate la apatía.

Para la armonización

(limón, bergamota, alcanfor): crea el clima ideal para meditar, aquieta la mente y despeja el ambiente.

Para la intimidad

(ylang ylang, rosa, jazmín): crea un clima de intimidad propicio, favorece el acercamiento.

Aceites esenciales

v

p

k

Jazmín

Sándalo

Lavanda geranio

Hinojo

Pino

Alcanfor

Incienso

Albahaca

Canela

Cardamomo

Naranja

angélica

Sándalo

Lavanda

Naranjo

Naranja citroneta

Hinojo

Menta piperita

Jazmín

Gardenia

Menta vetiver

Alcanfor

Cedro

Canela

Incienso

Clavo

Mirra

Almizcle

Poleo

Tomillo

Artemisa

Citroneta

Albahaca

Lavanda

Enebro

Romero

salvia

TIPO DE AROMA

Ejemplo

Elemento

Efecto

Florales

Rosa, Neroli, Jazmín, clavel, gardenia, orquídea, geranio, petunia o azaleas

Fuego

Afrodisíacos.

Frutales dulces

Naranja, Bergamota, Canela

Tierra

Integran, dan la bienvenida.

Frutales

melocotón, manzana, mandarina, melón o piña

hespérides

frutas como la bergamota, mandarina o limón

Ácidos, picantes

Limón, Mentol

Metal

Estimulantes mentales.

Astringentes

Mirra, lavanda

Agua

Sedantes, antiafrodisíacos

Madorosos

Sándalo

Madera

Afrodisíacos.

CÁLIDO

ÁMBAR

ARÓMATICOS

LAVANDA, ARTEMISA Y ROMERO

BALSÁMICOS

VAINILLA, BENJUÍ

NOTA DE CUERO

ABEDUL Y ALQUIYTÁN

HERBÁCEOS

ALBAHACA, MENTA Y MEJORANA

maderas

cedro, pino, sándalo y musgo

images

DULCES FRAGANCIAS INCEMENTAN KAPA

Frutas: perseverantes y ambiciosas. Altaneras y líderes naturales

Talco de bebé: mentalidad abierta, impulsiva, arriesgada, se aburren con la rutina diaria

Café: llena de energía, vive el momento

Pan y alimentos horneados: le huyen a la crítica y al rechazo, personalidad callada y sin pretensiones

Flores: cautelosa, intelectual, introvertida.

Olor a la naturaleza: idealista, organizada y productiva.

Jazmín, lavanda: rebelde, le gusta establecer sus propias reglas. Aromaterapia para el amor

Grupo

Nombre

Sistema orgánico

Acción sobre el cuerpo

Acción sobre la esfera anímica

Sentido

Plano vital

Esencia de flores (aceites de frutos y semillas)

Limón

masc

Tejido nervioso, hipófisis

Reforzamiento

Tonificación nerviosa

Concentración, lucidez

Hipófisis, sentido del yo

Conciencia global, tema: Dios

Naranja

Femenino

Glándulas hormonales

Relajación nerviosa

Intuición, susceptibilidad, impresionabilidad

Esencias de hojas (aceites de brotes)

Agujas de pino, masc

Eucalipto, fem.

Vías respiratorias

Pulmones

tiroides

Profundización de la respiración

Profundización de la inspiración respiratoria

Intranquilidad interna, ímpetu

Liberación, sosiego, tranquilidad

OJOS, SENTIDO DE LA VISTA

Poder, alegría, luz

Tema: serafín

Cerillo, masc

Menta, fem.

Sistema digestivo

Bazo

Timo

Calentamiento

Enfriamiento

Temperamento, estado de ánimo firma

Temperamento frágil

Oídos, sentido del oído

Paz, tranquilidad. Tema: el ser humano

Nardo índico

Masc, fem.

Corazón, circulación sanguínea, sistema nervioso vegetativo

Regulación de todos los órganos

Reconocimiento, percepción, compenetración, apego, integración

Todos los sentidos unidos

Todos los planos unidos, palabra. Tema: ser humano

Romero

Espliego

Metabolismo energético, hígado, páncreas

Aumento de energía

Mantenimiento de líquido, absorción

Irradiación de calor

Mantenimiento de liquido, absorción

Nariz, sentido del olfato

Ritmo, movieminto, armonía. Tema: animal

Esencias de raíces (aceites de maderas)

Madera de sándalo

Raíz de khas-khas

Metabolismo

Intestino

Glándulas germinativas

Desintegración, eliminación

Construcción, absorción

Afianzamiento, formación, ESTRUCTURACION

PIEL, SENTIDO DEL TACTO

MEDIDA, CIFRA, LEY, VERDAD

TEMA: MINERAL

Equilibran vata los aromas cálidos, dulces y ácidos: naranja y otros cítricos, clavo de olor,

anís, musk, geranio, cardamomo y vainilla. Equilibran pitta los aromas dulces y frescos:

lila, menta, canela, jazmín, rosa, sándalo, limón y pepermint. Equilibran kapha los aromas

cálidos: eucalipto, alcanfor, cardamomo, clavo, anís, patchouli, geranio y neroli.

Intérprete Energético

Materia sólida, líquida, energía radiante, gas, éter, mente, inteligencia y ego

Loto Blanco - Escuela Tradicional de Shaolin

Escuela Lianhua Jia - Shaolin Tradicional

Tai Chi and Qi Gong For Energy

Stillness is to death as movement is to life

anarkiaespiritual

Just another WordPress.com site

SUKHA

SUKHA centro AYURVEDA

Esencia de la Medicina Tradicional China

Materia sólida, líquida, energía radiante, gas, éter, mente, inteligencia y ego

Spirit Voyage Blog

Materia sólida, líquida, energía radiante, gas, éter, mente, inteligencia y ego

Kukhahnyoga's Blog

A Journey Into Yoga, Breathing, Wellness, and Health

OTRA VIDA ES POSIBLE CON SAIKU

Materia sólida, líquida, energía radiante, gas, éter, mente, inteligencia y ego

Mantar Vigyan

Materia sólida, líquida, energía radiante, gas, éter, mente, inteligencia y ego

Yoga XTC Blog

everything in the light of yoga

YOGA SU PRÁCTICA Y FILOSOFÍA

Materia sólida, líquida, energía radiante, gas, éter, mente, inteligencia y ego

espacoastrologico.wordpress.com/

A Astrologia como um direcionamento superior para a humanidade do futuro.

Sociedad Valenciana de Acupuntura

Materia sólida, líquida, energía radiante, gas, éter, mente, inteligencia y ego

Materia sólida, líquida, energía radiante, gas, éter, mente, inteligencia y ego

Alternativo21

Vidas en equilibrio con la Tierra